Aficiones

Cacharreando con Adalberto

PEDRO DE LA HOZ
pedro.hg@granma.cip.cu

Foto: Yander ZamoraSe ha ganado el epíteto de El Caballero del Son y lo honra con su fidelidad —como autor, orquestador, promotor e intérprete— a uno de los núcleos esenciales de la identidad cultural de su Patria. Ahora mismo, mientras en agosto unos pasean, otros van a la playa, y no faltan quienes esperan que el sol se marche para simplemente absorber el aire fresco de la noche, Adalberto Álvarez se las ingenia para multiplicarse en los toques finales a un nuevo disco, El son de altura (Bis Music), la organización del Festival Matamoroson, en Santiago de Cuba del 7 al 11 de septiembre, la elaboración de una propuesta para sistematizar en los barrios la práctica recreativa de las ruedas de casino, los preparativos de la Fiesta del Tinajón, prevista para noviembre en su natal Camagüey y la asunción de la Presidencia de Honor de Cubadisco 2011.

¿Qué hace Adalberto Álvarez al margen de tanta actividad? ¿Cómo se entretiene?

"Cacharreando", afirma mientras sonríe, antes de aclarar su afinidad con este término asimilado por el habla popular cubana, que tiene que ver con la iniciativa del que se aventura a solucionar problemas mecánicos o eléctricos en el hogar:

"El cacharreo para mí no solo es cuestión de resolver asuntos de la economía doméstica, el arreglo de un radio, de una grabadora, o de un equipo de audio. Es algo que me satisface en el orden personal".

¿Hiciste estudios técnicos?

"Para nada. Ni siquiera leí aquellas revistas de Mecánica Popular, muy instructivas por cierto. Soy curioso y me intereso por el funcionamiento de las cosas. Cada vez que abro un aparato, aprendo".

¿Y se te da arreglarlo?

"Si tú supieras, hasta ahora, como se dice, he dado pie con bola".

¿Cuándo te diste cuenta de que corregir defectos en los equipos era una forma de emplear el tiempo libre?

"De muchachón comencé a hacerlo. Ahora tengo conciencia acerca de que es una manera de conjugar lo útil con la relajación".

¿Recomiendas esta práctica?

"Cada persona debe cultivar aficiones. Lo que puedo asegurar es que para alguien que se dedica a la creación con intensidad, viene muy bien cambiar de actividad en determinado momento. El cacharreo también combina habilidades manuales e intelectuales".

¿Cuál es el equipo más difícil?

"El que está por reparar".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir