DETRÁS DE LA NOTICIA

¿A quién le importa la paz?

Ni derechos humanos ni leyes internacionales se anteponen a los intereses de Israel. Para "refrescar" memorias, en la madrugada del lunes lanzó un recordatorio doloroso, que implicó no solo a palestinos, sino a más de medio centenar de países, al secuestrar violentamente la Flota de la Libertad, confirmó el canal qatarí Al Jazeera.

El Mavi Marmara zarpando del puerto de Estambul como parte de la Flotilla de la Libertad.

En una injustificada y brutal intervención comando, su armada impidió que seis barcos, con 750 tripulantes, arribaran a la bloqueada y ocupada Franja de Gaza con 10 000 toneladas de artículos de ayuda humanitaria.

Como para enfatizar su posición de nación por encima de la ley, ajena a todo empeño de orden terrenal, las aguas neutrales del Mediterráneo fueron el escenario de la nueva agresión sionista, cuyas víctimas fatales son al menos 19, y los heridos superan la treintena.

Con el cinismo acostumbrado, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, expresó que el ejército había actuado en defensa propia, "para proteger sus vidas", de acuerdo con una información de EFE.

A pesar de las contundentes pruebas reflejadas por la prensa mundial, el presidente Barack Obama no condenó estos asesinatos, solo lamentó la pérdida de vidas humanas y pidió conocer todos los hechos y las circunstancias que rodearon el ataque antes de emitir un juicio reprobatorio hacia su fiel y estrecho aliado.

La mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad, reunido en sesión urgente este lunes, condenaron el crimen, pero una vez más no se aprobó ningún documento contra el agresor.

El riesgo de un pronunciamiento por parte de Naciones Unidas no le quita el sueño a Tel Aviv, que desde 1947 tiene una larga historia de resoluciones por acatar sobre el cruento conflicto.

El mensaje es claro: Israel es un peligro para la paz mundial, pues cuando se tienen amigos tan poderosos como Washington, poco importa la casi unánime posición de rechazo de la comunidad internacional. (Anneris Ivette Leyva)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir