La prepotencia llega al colmo

El juicio de Posada Carriles pospuesto... para el 20 de mayo

JEAN-GUY ALLARD

El colmo de la arrogancia. La jueza Kathleen Cardone no solo pospuso la fecha del juicio del terrorista internacional Luis Posada Carriles, previsto para el primero de marzo, sino que fijó el 20 de mayo la vista judicial donde hipotéticamente se determinará cuándo tendrá lugar el juicio. El 20 de mayo es la fecha de la implantación del neocolonialismo en Cuba, pero del año 1902.

Al aceptar una solicitud de los fiscales federales de la "Sección antiterrorista" del Departamento de Justicia, la jueza tejana no dio explicación ninguna y se conformó con establecer la selección de un jurado para el 20 de mayo "a las 9:00 a.m.".

Mientras Posada y sus defensores quieren justificar sus crímenes por el hecho que obedecía a órdenes de la CIA, el ministerio público afirma que la mención de los vínculos de Posada Carriles con la CIA no son pertinentes para el estudio de los 11 cargos presentados.

Luis Posada Carriles, terrorista confeso.

Un debate que sirve de pretexto a una cadena de procedimientos dilatorios durante los cuales el terrorista disfruta de su libertad.

Los fiscales presentaron su solicitud de aplazamiento en un sobre sellado y la jueza valoró que la argumentación era válida y, en consecuencia, que la petición debía ser otorgada. Sin que nadie más que la magistrada tenga la posibilidad de valorar lo que sea.

Así es la justicia en la nación que mantiene a los Cinco secuestrados desde 1998, por haberse infiltrado en las filas de los que apoyan a Posada, terrorista, torturador y asesino.

Después de su entrada ilegal en Estados Unidos, Posada fue formalmente inculpado con cargos menores a partir de enero del 2007. Su juicio fue fijado, primero, para el 11 de mayo de ese año. Nunca tuvo lugar.

Cuatro años exactamente han pasado desde que Robert E. Jolicoeur, director de la Oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduana de Estados Unidos (ICE) en El Paso, Texas, le dirigiera a Posada Carriles, entonces detenido, una carta en la cual le decía: "Usted continúa siendo un peligro para la comunidad y un riesgo para los vuelos".

El lenguaje del jefe del ICE en El Paso era claro: "Su historial de participación en actividades delictivas, de vínculos con personas involucradas en actividades delictivas e intervención en actos violentos, indica que usted hace caso omiso de la seguridad del público en general y que es propenso a participar en actividades proscritas, las cuales constituyen un riesgo para la seguridad nacional de los Estados Unidos".

Sin embargo, cinco años han pasado sin que Bush ni su sucesor hayan reconocido que Posada Carriles es un terrorista y debe ser tratado en función de los convenios internacionales sobre el terrorismo.

Otra expresión bochornosa de prepotencia imperial. Ya el 20 de mayo del 2004 había sido escogido por George W. Bush para anunciar su siniestro plan de anexión de Cuba, con la presencia a su lado del señor Otto Reich, quien aprovechó, entonces, para insistir en que el Gobierno estadounidense no levantaría el bloqueo genocida contra la Isla.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir