Imprescindible labor de las Casas de Orientación a la Mujer

Luz María Martínez Zelada

La atención de unos tres millones de personas en las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia de Villa Clara durante 19 años, ratifica su impacto social en la comunidad.

En la cabecera provincial surgió la pionera de esas instalaciones en Cuba el 8 de septiembre de 1990, como una importante esfera de trabajo de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la cual creó una red nacional con 170 de estos centros.

El objetivo principal de las Casas es encauzar inquietudes vinculadas a la real igualdad de los géneros, educación en el hogar, guía jurídica y la preparación en varios oficios de la población desvinculada del trabajo y el estudio.

Mayelín Díaz, miembro del secretariado de la FMC en el territorio, dijo a la AIN que la organización cumple sus 49 años el próximo día 23 con un reconocido trabajo en este frente.

Al quehacer cotidiano se suman nuevos proyectos como los Tribunales de Familia, asesoría ofrecida sobre temas legales acerca de la pareja y los hijos, agregó.

La labor de estos centros llega a la población con acciones orientadas a la comunicación interpersonal, violencia familiar, y a la prevención del alcoholismo, el SIDA y las drogas.

Idalmis Pedroso, profesora de belleza, imparte cursos de peluquería y cosmetología desde hace 18 años en una de esas instituciones ubicadas en esta ciudad.

Explicó la importancia de los cursos que facilitan un oficio a hombres y mujeres que no estudian ni trabajan, para contribuir a su incorporación más plena a la vida social.

Las 17 Casas de Orientación de la central provincia cubana cuentan con la participación voluntaria de medio millar de profesionales entre psicólogos, maestros, juristas, defectólogos y médicos.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir