Para importar menos medicamentos

Joel Mayor Lorán
Joel@granma.cip.cu

Solo en el primer semestre del año, mediante la sustitución de importaciones de medicamentos, el Grupo Empresarial Farmacéutico Quimefa ha ahorrado al país 1,4 millones de dólares. Pero ese no es el único beneficio conseguido: el aumento de la disponibilidad para el pueblo entraña otra invaluable satisfacción.

Foto: Raúl López Mediante el reemplazo de medicamentos adquiridos en el exterior por similares obtenidos en Cuba, la industria farmacéutica ha ahorrado al país 2,5 millones de dólares en dos años.

TALENTO Y EMPEÑO

Ramón Arango, director de Calidad y Desarrollo de Quimefa, ofrece estos datos y explica que el Cuadro Básico de Medicamentos (integrado en el año 2009 por 562 de producción nacional y 307 importados) constituye la principal referencia, en el afán de reemplazar los fármacos adquiridos en el exterior por similares obtenidos en Cuba.

Los centros del Polo Científico acompañan al grupo en el empeño, con medicamentos genéricos, vacunas y otros productos biotecnológicos.

Talento y tesón apuntan a los 307 medicamentos que hasta ahora es preciso comprar allende los mares. También incluyen otros que resultan novedosos. Todos son estudiados con tal de precisar su importancia terapéutica, efectividad económica y economía de escala.

Foto: Yaimí RaveloEl objetivo básico del proceso de investigación y desarrollo de medicamentos consiste en sustituir importaciones, con lo cual ahorrar divisas y aumentar la disponibilidad para la población.

Cada uno se somete a la comprobación profesional. Asimismo, se evalúa qué cuesta más, producirlo o importarlo; a veces, aunque sea un poco más costoso o no reporte ganancia alguna, la decisión de producirlo alude a su importancia terapéutica, e incluso estratégica. El otro requisito obedece a que la demanda lo justifique.

De cumplir con ambas exigencias, el mecanismo echa a andar. Y cuando la investigación rinde frutos, se torna aún más perceptible la diferencia entre el costo y el precio en el mercado internacional.

EL PUEBLO PRIMERO

La de los medicamentos es una de las empresas de mayor beneficio económico en el planeta. Sacan partido de que sus productos no pueden ser desdeñados por los pacientes, expresa Arango. "Las investigaciones son costosas, conllevan largos periodos de estudio; sin embargo, usualmente el costo no guarda relación con el precio".

Cuando en Cuba logramos sustituir un medicamento, podemos llevarlo a su costo real y comercializarlo a un precio razonable, añade el directivo de Quimefa. En muchas ocasiones, el Estado asume subsidios, a fin de no afectar a la población.

"Además, no solo cubrimos el volumen que introducíamos en el país, sino que lo multiplicamos: cada frasco de cinco mililitros de Cloruro de Sodio Hipertónico —un colirio para afecciones de la vista— suponía la erogación de dos dólares; producirlo nosotros, apenas 30 centavos. Ahora los pacientes disponen de cinco veces más frascos que los 5 000 de antaño."

Vladimir Díaz, director de Inversiones del laboratorio farmacéutico Roberto Escudero, sostiene: "En el mundo esta industria es una mina de oro, un negocio privatizado con la mera intención de obtener ganancia. En cambio, Cuba sigue apostando por atender al pueblo, sin reparar en cuán costoso sea. La nueva línea instalada en nuestro centro implicó invertir más de un millón de dólares; desde luego, garantiza calidad, rapidez y duplica la producción".

Este laboratorio es el único dedicado a cremas, ungüentos, óvulos y supositorios, desde San Antonio a Maisí. Entre sus dos líneas logran 50 000 tubos diarios. Al momento de nuestra visita, la brigada compuesta por Caridad, Jenny, Beatriz, Raúl, Daisy, Yordanka, José Antonio y Felipe, laboraba con tal de cubrir la demanda de Miconazol.

AHORRO DE MILLONES

La usual fuente de riquezas para los capitalistas, se transforma —por obra y gracia de un sistema que piensa en cada uno de sus miembros— en una mina que ahorra el oro de todos.

De acuerdo con Ramón Arango, el programa previsto para el periodo entre el año 2007 y el 2012 incorpora 73 medicamentos, de los cuales 31 sustituyen importaciones y 42 se introducen al cuadro básico por resultar novedosos.

Abarcan diferentes grupos farmacológicos como antibióticos, oftálmicos, cardiovasculares y dérmicos; también antinflamatorios, antiasmáticos y antiparasitarios.

Durante el año 2008, los seis productos logrados por Quimefa permitieron el ahorro de 1,1 millones de dólares. Mientras, en el primer semestre del 2009, con otros 10 que dejó de ser necesario importar, se evitó la erogación de 1,4 millones de dólares.

"El objetivo básico del proceso de investigación y desarrollo de medicamentos consiste en reemplazar importaciones, con lo cual ahorramos divisas y aumenta la disponibilidad para la población. A la par, actualizamos el cuadro básico (con fármacos más efectivos terapéuticamente) y ampliamos la cartera de productos para exportar.

"En el caso de las exportaciones, somos fieles a la premisa de no comerciar ninguno que pudiera faltar en la red nacional."

COBERTURA AL 96%

Sobre el mercado interno, el representante del grupo Quimefa alegó que trabajan con el propósito de abastecer, no por plan (pues a veces existen situaciones imprevisibles, como la pandemia AH1N1), sino a partir de estudios de demanda, tomando en cuenta la morbilidad y en base al principio de uso racional.

"No siempre las materias primas y los recursos están al alcance de la mano, fenómeno agudizado por el bloqueo y los efectos de la crisis económica mundial, además de los términos de propiedad intelectual que ejercen una marcada influencia. Estos factores y otros de carácter productivo, condicionan que en un momento determinado pueda escasear un medicamento. Sin embargo, la cobertura supera el 96%.

"Ni siquiera Estados Unidos puede autoabastecerse del total de los medicamentos o materias primas para producirlos. Nuestro país inició el programa de sustitución de importaciones de fármacos en 1991; desde entonces, hemos introducido unos 400, con talento y esfuerzo en la investigación y desarrollo, y la prioridad concedida por el Estado mediante el financiamiento requerido".

La voluntad y la inteligencia juntan energías. El Centro de Investigación y Desarrollo de los Medicamentos (CIDEM), el Centro de Ingeniería e Investigación Química (CIIQ), los laboratorios farmacéuticos, todo el capital humano formado en 50 años trabajan para dos beneficiarios que son uno solo: el Estado... y el pueblo.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir