Universidad cubana para todos, pero con calidad

Leticia Martínez Hernández

Lograr una mayor preparación política e ideológica y perfeccionar el proceso docente educativo devienen hoy prioridad para la Educación Superior, a partir del incremento de las actividades subversivas del enemigo dirigidas al medio académico, la insuficiente preparación de alumnos y docentes, y la inadecuada estructura de las carreras en las Sedes Universitarias Municipales, entre otros problemas.

El criterio de que la Universidad es para los revolucionarios será patentizado. No a manera de campaña o con un proceso de depuración, según explicó Miguel Díaz- Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y ministro de Educación Superior, sino estremeciendo las aulas con un trabajo político ideológico profundo y sistemático.

Explicó el titular que la Universidad debe elevar su gestión educativa y lograr una mejor comunicación con profesores y estudiantes. Además, la selección de los alumnos que integrarán el claustro luego de graduados tiene que ganar en calidad, no solo debe prevalecer el criterio académico, sino también sus actitudes revolucionarias y compromiso social.

Buscar rigor en el ingreso y preparar integralmente al estudiante permitirá que la Universidad salga de sus muros y se convierta en un instrumento clave para la toma de decisiones y el enfrentamiento a los problemas.

Rodolfo Alarcón, viceministro primero del MES, consideró que predomina la formación profesional por encima de la educativa. El reto radica en ubicar las dos al mismo nivel, en lo cual es un elemento esencial la preparación del profesor, quien debe llevar a la clase, además de conocimientos, valores.

René Sánchez, director de ingreso y ubicación de egresados, informó que Cuba ha logrado alcanzar una tasa bruta de escolarización terciaria de un 63,2% (representa la matrícula universitaria respecto a la población de entre 18 y 24 años), lo que impone elevar la calidad del acceso a las universidades. Por ello todo aspirante a cualquier tipo de curso tendrá que realizar y aprobar tres exámenes comunes y obligatorios: Historia de Cuba, Español y Matemática. Y se considerará aprobado quien obtenga 60 puntos o más.

Sánchez informó que este sistema de ingreso comenzará a aplicarse el próximo septiembre en las sedes municipales, y para el curso regular diurno se aplicará a los aspirantes a ingresar en el curso académico 2010-2011. Enfatizó que prevalecerán el rigor, el orden y la calidad en el acceso, el cual continuará garantizando la igualdad de oportunidades pero velará porque lleguen a la universidad quienes verdaderamente posean los conocimientos necesarios. Tal propósito reafirma las ideas de Fidel sobre la calidad de la enseñanza, la cual debe ser la misma en las sedes centrales y municipales.

Para contribuir a lograr la calidad requerida en el nivel superior también se tendrá en cuenta, a partir del próximo curso, un descuento ortográfico en los exámenes, trabajos de clase y tesis de diploma que podrá llevar a la suspensión. Esta evaluación será más flexible en el primer año de la carrera, pero luego irá arreciando en rigor.

Pedro Horruitiner, director de formación de profesionales, explicó que tales medidas permitirán que no sea necesario efectuar todos los años un diagnóstico de Gramática como el realizado a 150 655 estudiantes que cursaban los años terminales en las sedes universitarias, de los cuales 20 000 no aprobaron, y de ellos 7 900 concluían sus estudios este curso.

A partir de septiembre, y durante un año, los suspensos recibirán de manera optativa, en las facultades obrero-campesinas, clases de ortografía y redacción, luego, si pasan con éxito un ejercicio evaluativo similar, podrán concluir sus tesis y graduarse.

Otras informaciones brindadas por directores y viceministros estuvieron referidas a la integración de las estructuras municipales adscritas al MES, al MINSAP y al INDER en una nueva institución: el Centro Universitario Municipal. También explicaron sobre la implantación este curso de un periodo de vinculación del estudiante a la producción y los servicios. Los alumnos de primero a tercer año estarán hasta 30 días en labores agrícolas y de la construcción, y los de cuarto y quinto se movilizarán hacia centros afines a sus carreras.

Informaron además sobre la oferta a estudiantes de onceno grado, interesados en las ciencias básicas (Matemática, Física y Química), de cursar el último grado del preuniversitario en las facultades de dichas especialidades, donde recibirán el mismo programa de doce grado y además una mayor orientación vocacional. Ya han sido seleccionados 377 de todo el país, los cuales estudiarán en universidades de Ciudad de La Habana, Villa Clara y Santiago de Cuba, y en Camagüey y Holguín, solo los interesados en Matemática.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir