El ingreso más inmediato que puede tener nuestro país
es el ahorro

Lázaro Barredo Medina

Como Fidel ha dicho insistentemente, el ingreso en divisas más inmediato que puede tener nuestro país es el ahorro.

En las condiciones extraordinarias provocadas en el mundo por la grave crisis económica y financiera, esa política se convierte en algo vitalísimo. En el decir del Presidente del Banco Central, Francisco Soberón, la gravedad del problema planteado es de tal naturaleza que si políticamente decimos "Patria o Muerte", sin un ápice de exageración pudiera decirse en el ámbito económico "ahorro o muerte".

Y junto al ahorro, la eficiencia, una palabra tantas veces mencionada, que su contenido se percibe solo en un campo de abstracción como una perorata vacía, cuando debiera devenir en rasero único de medición a partir de un grupito de indicadores mínimos para hacer todo mejor y que deje de ser la consigna de un momento que permanece fría e indiferente en tantos murales y pancartas.

Puede resultar reiterativo, pero el problema planteado en este momento es lo imprescindible que resulta enfrentar la pasividad en los colectivos de trabajadores y el formalismo de nuestras organizaciones que no exigen lo suficiente por todo lo que se deja de producir o se derrocha.

Es preciso una mayor comprensión y disposición de todos los trabajadores y los dirigentes por ahorrar, producir con mayor rendimiento y prestar servicios que aunque modestos, satisfagan a la gente, y hacerlo todo con racionalidad, porque las complicaciones financieras nos obligan a realizar reajustes económicos bajo circunstancias extraordinarias.

El país requiere que se bajen los gastos obligatoriamente para no hipotecarnos, usar más la planificación, revisar los inventarios, establecer normas de consumo unitarias.

Los imperativos de la vida ahora no son otros que evitar el despilfarro de los recursos, que no se desvíen, que rechacemos las tendencias de acapararlos e inmovilizarlos y buscar fórmulas para la elevación de la productividad que solo se logra si se crean las condiciones organizativas imprescindibles, se hace una evaluación sistemática de la manera en que se aprovechó la capacidad de cada trabajador y, por supuesto, se remunera en correspondencia con su aporte real.

En otras palabras, hacen falta respuestas para producir, no desperdiciar la potencialidad de aprovechar la jornada laboral y "sacarles el jugo" a las máquinas y a las inversiones, porque no es posible sostener el desequilibrio en el Comercio Exterior registrado en los tres primeros meses de este año, cuando las importaciones fueron el 78%, y las exportaciones, el 22.

En la clausura del XIX Congreso de la CTC, el compañero Raúl subrayaba que uno de los más difíciles retos del trabajo ideológico es lograr que el trabajador se sienta dueño colectivo de las riquezas de la sociedad y actúe en consecuencia.

Por eso es preciso que las colectividades exijan mucho más a las administraciones cuando las informaciones y la rendiciones de cuenta a los trabajadores no tienen toda la profundidad para facilitarles una participación consecuente en todos los asuntos del centro laboral.

El país no necesita burócratas ni tecnócratas, necesita administradores que sean celosos guardianes del Estado socialista y que obren como dirigentes de sus colectivos.

Cabe preguntarse si debe permitirse que administre o dirija una actividad aquel que no tiene en cuenta que su función principalísima es precisamente cumplir con estas obligaciones, así como exigir y controlar por el cumplimiento del plan y que el dinero y los recursos que el Estado ha puesto en sus manos tengan un uso eficiente.

A los cubanos nos gustan los refraneros para dibujar una determinada situación. Así que para esta, "hay que amarrarse los pantalones" y no es posible enfrentar esta batalla con pasividad. Fidel dijo una vez que los que no quieren buscarse problemas, los tolerantes, los que congenian con lo mal hecho, son los que más daño hacen a la Revolución.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir