Lo más importante es la vida

Alberto Núñez Betancourt
alberto.enb@granma.cip.cu

Tenemos voluntad de vencer, de enfrentar estos fenómenos naturales y sacar las enseñanzas pertinentes porque hay que convivir con ellos y lo más importante, lo principal, es la vida, afirmó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al intercambiar con damnificados del poblado tunero de Guayabal, en el municipio de Amancio Rodríguez, duramente golpeado por las penetraciones del mar que trajo consigo el huracán Paloma.

Fotos: Geovani Fernández Raúl durante el diálogo con los vecinos de Guayabal.

El Segundo Secretario del Comité Central del Partido dijo que las medidas preventivas son costosas, pero valen la pena por tal de preservar las vidas humanas, y citó que esta vez fueron evacuadas más de 1 200 000 personas. De no ser así, quién sabe cuántas víctimas hubiese costado ese meteoro con el engañoso nombre de Paloma, se preguntó.

Sería una vergüenza para la Revolución que una vida se perdiera por no tomar a tiempo una medida, enfatizó. Lo que nosotros hacemos en ese sentido no lo hacen ni los países ricos, añadió. Y puso como ejemplo lo ocurrido en Nueva Orleans cuando el huracán Katrina.

"Raúl en Guayabal¼ ". La voz se corrió rápido y en pocos minutos la población lo rodeó para manifestarle su confianza en el Partido y la Revolución justo en esta hora crucial.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros explicó a los presentes que debemos prepararnos para eventos de este tipo, cada vez más frecuentes e intensos, pues ellos son reflejo de los cambios climáticos debidos, en buena medida, a la irracionalidad humana. Mencionó que los científicos estiman que si la isla de Groenlandia se derrite —algo que empieza a suceder—, en el lapso de un siglo el nivel del mar puede elevarse hasta 80 centímetros, altura que pondría en peligro no pocos territorios del mundo. ¡El planeta está dando señales!, exclamó.

Fotos: Geovani Fernández Un total de 110 viviendas fueron totalmente destruidas en el poblado tunero.

Acompañado por los miembros del Buró Político José Ramón Machado Ventura, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y el general de cuerpo de ejército Ramón Espinosa Martín, jefe del Ejército Oriental, el general de cuerpo de ejército Joaquín Quinta Solá, viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Jorge Cuevas Ramos y Julio César Fernández, presidente de los consejos de Defensa en Las Tunas y Amancio Rodríguez, respectivamente, Raúl conoció que en ese sitio de 273 viviendas, más de un centenar fueron totalmente destruidas y el resto tuvo daños parciales de distinto tipo, como consecuencia de las penetraciones del mar hasta alrededor de 700 metros, a una altura de hasta un metro.

Frente a la casa averiada de la familia Sosa, y ante el panorama de todos los postes eléctricos derribados, el Presidente cubano sugirió que por tratarse de un terreno arenoso, deben adoptarse medidas para hacerlos más resistentes, según aconsejen los especialistas.

Puntualizó que aunque inicialmente, y por los cálculos preliminares, se había informado una cifra superior a los 5 000 millones de CUC, en realidad al concluir las evaluaciones, el paso demoledor de Gustav y Ike reporta un costo de 8 656 millones de CUC, que representan 9 349 millones de dólares al valor del cambio actual.

GUSTAV significó pérdidas de 1 919 millones de CUC (2 072 millones de dólares).

IKE ocasionó daños evaluados en 6 737 millones de CUC (7 275 millones de dólares).

Comentó que por las nuevas afectaciones como consecuencia del huracán Paloma, sin duda la cifra de los daños ocasionados por los tres meteoros que azotaron al país en poco más de dos meses, se aproximará a los 10 000 millones de dólares.

PALOMA SOBRE CAMAGüEY

Acerca del impacto del huracán Paloma en el territorio agramontino fue informado Raúl a las siete de la mañana del lunes al asistir a una reunión del Consejo de Defensa Provincial, presidido por Julio César García Rodríguez, quien ofreció detalles de los perjuicios en Camagüey y en particular en los municipios de Santa Cruz del Sur, Najasa y Guáimaro.

Fotos: Geovani Fernández A primera hora, Raúl y otros dirigentes asistieron a una reunión de Consejo de Defensa Provincial de Camagüey.

García Rodríguez expuso que en total fueron evacuadas 239 957 personas, casi 20 000 procedentes de Santa Cruz del Sur.

Apuntó que en 24 horas los valores más significativos de lluvias al paso de Paloma y posterior a su desintegración se registraron en Najasa, con más de 400 milímetros; Guáimaro, más de 280 mm; Martí, 264 mm, y Cascorro 245,6 mm. Llaman la atención los 160 mm reportados en Sibanicú en solo dos horas.

El primer secretario del Partido en la provincia añadió que los embalses están a un 93 % de su capacidad de llenado y alivian 21 de las 53 presas.

Las precipitaciones han provocado inundaciones en poblados como Cándido González y Haití, y obstrucción en carreteras de acceso a varios territorios.

El inventario inicial arroja afectación en el sistema electroenergético, al quedar sin electricidad los municipios de Santa Cruz del Sur, Najasa y Jimaguayú, y sufrir perjuicios Camagüey, Sibanicú y Vertientes.

Resultaron dañadas también plantaciones de caña, viandas y hortalizas, fundamentalmente en los municipios del sur.

Raúl felicitó a las estructuras de los consejos de Defensa del país por la organización con que han trabajado para enfrentar tres meteoros en alrededor de 60 días, y reiteró que la destrucción causada por esos fenómenos semeja en algunos lugares la de un golpe nuclear, pero afortunadamente sin muertos gracias a la prevención y responsabilidad de las autoridades y el pueblo. Es que nosotros empleamos un concepto integral de defensa, precisó.

CON LOS DAMNIFICADOS DE SANTA CRUZ DEL SUR

Ya en horas de la tarde, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros visitó a centenares de damnificados de Santa Cruz del Sur —en su mayoría mujeres, niños y ancianos, pues los hombres han iniciado las labores de recuperación—, ahora alojados en la Universidad de Camagüey. A todos ellos les transmitió un saludo del líder de la Revolución, Fidel Castro.

Fotos: Geovani Fernández Durante el intercambio con Elia Rosa y Wilfredo Nemesio, quienes vivieron la tragedia de Santa Cruz del Sur, en 1932.

Raúl explicó el esfuerzo que lleva adelante la dirección del país, que en el presente utiliza importantes reservas estatales para paliar el azote de los fenómenos naturales.

Agregó que en los casos de Santa Cruz del Sur y Guayabal, golpeados ahora como hace 76 años, es sensato replantearse la construcción de nuevas viviendas alejadas del litoral, al igual que en otros poblados costeros expuestos frecuentemente a las penetraciones del mar.

Propuso la idea de que a pesar de la compleja situación generalizada en el país, con 47 municipios muy afectados (35 por los huracanes Gustav y Ike, y 12 por anteriores eventos meteorológicos, en los que aún no habíamos concluido la recuperación de los daños, a los que hay que sumar ahora los afectados por el último fenómeno, sobre el cual Raúl ironizó que en vez de llamarlo Paloma debieron nombrarlo "águila Imperial"), es justo dar prioridad a estos territorios por la presión sicológica que sienten sus habitantes debido al embate del mar, peligro real incluso más allá de la temporada ciclónica. Espero que el resto de los damnificados comprendan, expresó.

Esta vez, las viviendas destruidas o averiadas en el municipio de Santa Cruz del Sur llegan a 9 889, de ellas 1 353 con derrumbes totales. Según testigos y comprobaciones, en tierra el mar avanzó hasta 1 ½ kilómetros y el nivel sobrepasó los cuatro metros de altura.

Fotos: Geovani Fernández Los damnificados expresaron su confianza en el Partido y en la Revolución. Al cierre de esta edición la Agencia de Información Nacional reportaba que el servicio eléctrico en Guayabal estaba casi restablecido.

Durante su estancia en el centro de evacuación, el Segundo Secretario del Comité Central del Partido conversó con los esposos Elia Rosa Pérez y Wilfredo Nemesio Sánchez, quienes siendo niños vivieron la tragedia de 1932. Ahora, les aseguró Raúl, trabajaremos para que vuelvan a tener una casa bonita.

Tras constatar el optimismo de los santacruceños, dijo que ese es el espíritu que nuestro pueblo ha demostrado siempre en los 50 años de Revolución, ante agresiones armadas, actos de terrorismo y bloqueo genocida.

Los revolucionarios no se rinden ni contra los enemigos ni frente a los huracanes, sentenció.

Y concluyó con la frase: "Confíen en la Revolución, como nosotros confiamos en ustedes".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir