Actualizado 230 p.m. hora local

UJC, con la incondicionalidad por delante

El compromiso de las nuevas generaciones de defender la Revolución, como obra hecha por y para todo el pueblo deja un profundo espíritu de trabajo en el proceso de balance de La Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), con más de 600 mil miembros en toda Cuba.

La intervención de Miriam Yanet Martín, miembro del Buró Nacional de laorganización, en la asamblea de San Cristóbal en Pinar del Río, refirió entre los temas fundamentales el funcionamiento interno, la defensa de la patria y la formación de valores, los cuales se debaten desde la perspectiva de patentizar el carácter de vanguardia de la militancia en su entorno.

El balance- dijo- deberá ser útil para profundizar las transformaciones en la vida de los Comités de Base - por encima de 52 mil en la nación- y en cuanto hacer en pos de lograr la participación real y efectiva del joven comunista en su realidad, donde le corresponde movilizar, a partir de la creatividad propia de sus años y de la fuerza de su ejemplo.

Cumplir cada tarea en el lugar que nos encontremos es hacer Revolución, señaló la también presidenta de la Organización de Pioneros José Martí, quien exhortó a no olvidar el componente espiritual imprescindible para salvaguardar las conquistas del país y a tener presentes la historia y los preceptos de cultura ética heredados de los grandes pensadores cubanos.

Disímiles misiones evidencian el protagonismo juvenil en la Batalla de Ideas emprendida por el regreso del niño Elián en el año 2000, sin embargo, acotó, en las asambleas son frecuentes los pronunciamientos por impedir que entren a la UJC el conformismo, la falsa solidaridad y el paternalismo.

Miriam Yanet resaltó en San Cristóbal el ejemplo de Alexis Graverán, el maestro de enseñaza primaria capaz de laborar en varias aulas, en sesiones alternas, en la comunidad montañosa de Machuca, situada en una depresión de 13 kilómetros de profundidad, a la vera del Pan de Guajaibón, mayor altura de occidente, hasta donde llegaron la computadora, el televisor y el vídeo.

Ingresar a esta organización es orgullo, no por portar un carné, sino por ser comunista en el sentido más cabal, pues en la medida que los jóvenes seamos más dignos de este pueblo, la obra revolucionaria será más invulnerable, concluyó. (AIN)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir