Si todos hiciéramos lo que nos corresponde, el país podría avanzar mucho más

Opinan los trabajadores en todo el país sobre el Congreso de la CTC

El llamado está hecho

MARÍA JULIA MAYORAL
ma.julia@granma.cip.cu

El XIX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) ha colocado en el primer plano del debate nacional la eficacia de la economía socialista.

Dos perspectivas íntimamente relacionadas sirven de base al cuestionamiento y al cambio que se propone impulsar el movimiento obrero. Una, de carácter inmediato: si continúa la indisciplina administrativa y laboral, el desaprovechamiento de la jornada de trabajo y la negativa correlación entre salario medio y productividad, será imposible sostener los propósitos de la Revolución de mejorar las condiciones de vida de cada ciudadano y de la sociedad en conjunto.

Nada nos "caerá del cielo"; del aumento de la producción de bienes y servicios, del ahorro y la eficiencia con que se empleen los recursos materiales, financieros y humanos dependerá el mayor o menor bienestar presente y futuro de la población cubana.

Aunque la economía interna prosigue su gradual y constante recuperación, nada puede derrocharse, más cuando todavía quedan numerosos problemas sociales sin las soluciones deseadas; para comprenderlo solo basta con pensar en el déficit habitacional y el mal estado de muchas viviendas.

La segunda perspectiva de análisis que puede inferirse de las discusiones sostenidas en el XIX Congreso, es de largo alcance. Tiene que ver con la viabilidad económica del proyecto socialista cubano.

No sería suficiente más riqueza material y economía próspera para asegurar más socialismo. De ahí la trascendencia de que el movimiento obrero se haya planteado reforzar y ampliar la participación de los trabajadores en la toma de decisiones dentro de sus empresas o unidades presupuestadas; la importancia de rectificar errores en sistemas de pago que enajenan al obrero de los resultados finales de la producción o los servicios, y la necesidad de lograr que el trabajador se sienta dueño colectivo de las riquezas de la sociedad y actúe en consecuencia.

Resulta muy positivo que en el Congreso fueran identificadas las causas de un número importante de deficiencias y problemas en los cuales la CTC y los sindicatos tienen su cuota de responsabilidad, y que también dirimieran con claridad las correspondientes a las direcciones administrativas.

Ese conocimiento de debilidades y errores debe servir para encauzar la reflexión personal y colectiva en cada centro. El debate requerirá transparencia, disposición para escuchar las opiniones de la gente, capacidad de persuasión, vocación para continuar consolidando la unidad, y soluciones concretas. El concurso de los trabajadores es vital para conseguir las transformaciones esperadas. Ellos son la fuerza esencial y en sus manos están las respuestas a la combativa exhortación que acaba de hacer el XIX Congreso.

Los portuarios en la avanzada

Lo que dijo Raúl fue muy oportuno, pues abordó el tema de la labor sindical que debe partir de la base, con los trabajadores, enfrentando los problemas reales que existen y movilizando voluntades para resolverlos. La Revolución nos convoca a un trabajo más profundo para que cada obrero se sienta de verdad, como lo es, dueño colectivo de las riquezas de la sociedad, defienda consecuentemente ese principio y actúe con la responsabilidad necesaria en cada puesto de trabajo. Los portuarios santiagueros, para saludar el XIX Congreso de la CTC, descargamos un barco con 19 000 toneladas de arroz en solo siete días, labor realizada de forma simultánea con uno de frijoles, a razón de unas 1 500 toneladas por día. (Leonardo Naranjo Oyarzábal, jefe de brigada de estibadores en el puerto Guillermón Moncada, de Santiago de Cuba)

Trabajo político ideológico sistemático

Las palabras de Raúl fueron medulares sobre la necesidad del rescate de la disciplina laboral, por lo que esta incide en la productividad del trabajo y en la eficiencia. El Segundo Secretario del Partido precisó el rol que les corresponde a los trabajadores en la defensa de la Patria. El trabajo político ideológico tiene que ser hoy más que nunca sistemático y consecuente con lo que necesita la Revolución y el país para su desarrollo económico, y por eso Raúl enfatizó en esta vía de educación, tanto de los laboralmente activos como del resto de la población. (Emilio López Gutiérrez, mecánico de la Empresa de Mantenimiento a Centrales Eléctricas)

Guía para el futuro

"El discurso de Raúl deviene importante guía para el movimiento sindical, sobre todo en temas como la disciplina laboral, el aprovechamiento de la jornada, la productividad y el enfrentamiento a las ilegalidades, el delito y la corrupción". En sus palabras tenemos una sólida herramienta para arreciar el combate contra esos fenómenos, dañinos a la sociedad y a la existencia misma de la Revolución. (Hipólito Portuondo, obrero de almacenes farmacéuticos, Guantánamo)

Un Congreso para todos

Vivimos unos días de profundos análisis sobre temas importantes de la labor de los sindicatos. Como obrera digo que fue un Congreso de todos y para todos. Por eso, asumo, tengo que realizar mi mejor esfuerzo, tratar de incrementar la producción y productividad, combatir las indisciplinas, los actos corruptos e ilegales, los delitos y favorecer la eficiencia económica del centro. Si actuamos como nos corresponde consolidamos nuestras conquistas y la Revolución proseguirá su avance. (Odalys Acosta Cruz, torcedora de tabaco de Holguín)

La unidad como bandera

Ahora toca a la masa obrera materializar los objetivos que se discutieron en el conclave sindical. Hay que poner como premisa para lograrlo la unidad y la solidaridad entre todas las fuerzas productivas, educacionales y de la defensa del país. Ante el sindicato se abre una nueva óptica que va más allá de la defensa del trabajador, para convertirse en defensores constantes de los intereses de la Revolución en pleno. Ahora la misión del movimiento obrero es defender la Revolución socialista, que es en realidad el garante de todos los trabajadores. (Orestes Rodríguez Contreras, Héroe del Trabajo de la República de Cuba en Villa Clara)

Se sabe quién es quién

Del tema hemos hablado mucho desde ayer. Fue un discurso directo, en lenguaje claro, comprensible. Raúl dijo lo que había que decir. Llamó mucho la atención la reflexión que hizo acerca del difícil reto ideológico que es lograr que el trabajador se sienta dueño colectivo de las riquezas de la sociedad y actúe en consecuencia. El esfuerzo en este aspecto debe ser mayor, más profundo, pues en el centro todos sabemos quién es quién, y no es preciso tolerar nada que entorpezca la producción y la eficiencia, jamás permitir actos de indisciplinas. (Ibrahim Ríos, mecánico de la textilería de Jarcias, en Matanzas)

Exigencia, orden y control

Los dirigentes sindicales enfrentan un reto muy grande: la labor ideológica para lograr que el trabajador se sienta dueño colectivo de las riquezas de la sociedad, y actúe en consecuencia. Raúl hizo un llamado a que ellos materialicen su labor en el centro de trabajo, pues en definitiva será el pueblo quien emprenda la lucha por la defensa de la Revolución. Él mismo advirtió que cuando hay un peligro inminente que amenaza a la Revolución, la gente acude de inmediato a ese llamado; el problema está en la batalla cotidiana. Para ganarla tenemos que buscar mayor exigencia, orden y control, combatir el delito, y trabajar con organización y sistematicidad. (Silvia Rodríguez, maestra de la secundaria básica Octavio Hernández, en Madruga, provincia de La Habana)

Un país cada vez mejor

Considero que este Congreso es muy importante, y que sus acuerdos van a contribuir a que tengamos un país cada vez mejor. Lo que planteó el Segundo Secretario del Partido creo que sirve a cualquier trabajador, y hasta para jugar pelota, porque en todo debemos mejorar y es imprescindible lograr un alto nivel de disciplina. Ya estamos entrenando y confío en que en la próxima temporada el papel de nuestro equipo va a ser superior. (Pedro Luis Lazo, lanzador de los equipos pinareños y de la selección nacional)

Cuidar lo que a todos pertenece

Cuidar es la palabra de orden y , a la vez, corregir lo que no está bien. Lo que planteó Raúl fue que es preciso trabajar para darle un vuelco total al panorama de hoy. En mi caso particular es no permitir el desvío de recursos y que la documentación de los camiones no esté adulterada y estos salgan con las mercancías consignadas en las facturas, una de las formas de luchar contra las ilegalidades. (Caridad Carbonell Gutiérrez, custodio en los molinos arroceros de Camagüey)

Criticar siempre cara a cara

Lo primero que debe hacer un trabajador es cumplir sus deberes y velar por que el resto de su colectivo lo haga. Tenemos la responsabilidad de ser exigentes con lo orientado para el centro de trabajo, garantía del triunfo. Yo, por ejemplo, debo acudir a la hora indicada a mi puesto laboral, aprovechar la jornada e influir sobre mis compañeros para que los resultados nos favorezcan a todos. Hay que reconocer cuando nos equivocamos, y si es el caso, como planteó Raúl, decirle al otro que no tiene razón, criticar siempre cara a cara. (Luis Ramírez Villasana, pedagogo de Granma)

No darle tregua a la ineficiencia

Las palabras de Raúl transmiten confianza y seguridad frente a los constantes peligros, las pretensiones del gobierno estadounidense de anexarse a Cuba. Y sus palabras deben tener el más absoluto respaldo de nuestro pueblo. En lo interno, enfrentar todo lo que dañe esta gran obra y concentrarnos en lo decisivo, en la batalla frontal contra las ineficiencias y por ser cada día más útiles y productivos. (Sergio Dule Rodríguez, profesor de la Universidad de Ciego de Ávila)

Seguir, no detenernos...

El discurso de Raúl fue una intervención que tocó la realidad, sin paños tibios, "al pan pan y al vino vino" y todos esperábamos eso. Ahora nos toca cumplir. Yo desde aquí busco soluciones para ser eficiente, con el papel desechable confecciono file y tarjetas para tenerlo todo en orden. A las personas que reciben nuestro servicio debemos ofrecerles toda la explicación posible acerca de las limitaciones. De esa manera las respetamos. Eso es lo que hacemos aquí, y no detenernos. (Rita Villafuerte Consuegra, de la Facultad de Estomatología, Raúl González Sánchez, en Ciudad de La Habana)

Es hora de mirarnos por dentro

Es evidente que hay vicios que dañan la imagen de nuestra Revolución, pero el país debe vencerlos, no podemos estar cruzados de brazos, cada revolucionario en este país sabe el lugar que le corresponde ocupar en la defensa de la Patria. Raúl expuso la necesidad de aprovechar la jornada laboral, rescatar la disciplina en los centros de trabajo, aspectos deprimidos en los años duros del periodo especial y que ahora constituyen elementos decisivos para el logro de la eficiencia económica. Es hora de mirarnos por dentro y aportar cada día más. (Marleny Valdivia, trabajadora de la Poligrafía)

Más responsabilidad colectiva

Pueden estar seguros Fidel y Raúl que los cubanos fortaleceremos la unidad en cada centro de trabajo, donde si bien las administraciones tienen la obligación de escuchar más a los trabajadores y atender sus inquietudes, los trabajadores debemos exigir con más responsabilidad colectiva y revolucionaria, y no cansarnos de velar por salvaguardar la salud y pureza de la Revolución. (Vivian Santos Duque, producción de medicina natural en la Isla de la Juventud)

Darlo todo por nuestro país

Dar todo por nuestro país significa consagrarnos al trabajo con disciplina, sin perder tiempo, motivando lo bueno y enfrentando lo mal hecho. Tengo mucha fe en el salto que puede darse a partir de este Congreso, tanto en la vida sindical como en la actitud ante las negligencias. (Bienvenido Mantilla Estrada, Héroe del Trabajo de la República de Cuba, Las Tunas)

Entevistaron: Orlando Guevara, Jorge Luis Merencio, Armando Sáez, Ortelio González, Pedro Mora, Enrique Atiénzar, Ronal Suárez, Joel Mayor, Ventura de Jesús, Katia Siberia, José A. Fulgueiras, Alexis Rojas, Juan A. Borrego, Pastor Batista y Diego González

Fotógrafos: Jorge Luis Guibert, José M. Correa, Luis Álvarez, Otilio Rivero, Rafael Martínez, Milagros Rivas, Juan Pablo Carrera

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Especiales |

SubirSubir