Presidente boliviano prepara examen
ante organizaciones sociales

LA PAZ, 9 de agosto (PL).— Fiel a su estilo diferente de gobernar, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se apresta hoy a presentar un informe del primer semestre de su administración ante un encuentro de organizaciones sociales.

Al mandatario boliviano no le bastó en tal sentido exponer los logros y los problemas de su gobierno el pasado domingo ante el Congreso, cumpliendo lo que manda la Constitución, y ahora quiere hacerlo ante las bases populares.

Consciente de lo importante que será la segunda comparecencia, a realizarse dentro de una semana en la ciudad central de Cochabamba, el mandatario anunció que prepara minuciosamente lo que ha definido como un examen ante el pueblo.

Dijo que será "una especie de examen (...), después de seis meses de gobierno, para recoger sus propuestas e iniciativas" y conocer la visión que los dirigentes sociales tienen de la gestión gubernamental.

La comparecencia de Cochabamba congregará a las confederaciones campesinas y de colonizadores y las agrupaciones de mujeres agrarias, rentistas jubilados y panificadores, entre otras agrupaciones.

La convocatoria fue la primera decisión del mandatario tras el largo feriado terminado el lunes, en el que se realizaron los festejos del aniversario nacional y la instalación de la Asamblea Constituyente en la sureña ciudad de Sucre.

El jefe de Estado retomó sus obligaciones tras anunciar en esos festejos que priorizará en adelante el trabajo en las áreas sociales, dejando la misión de llevar adelante los cambios estructurales en manos de la Constituyente.

Morales anunció ayer reuniones con sus ministros y viceministros para realizar ajustes del ejecutivo para alcanzar mayor eficiencia en la gestión gubernamental y en la ejecución de las inversiones sociales.

Esas reuniones serán, dijo, "una autoevaluación, una autocrítica interna para mejorar nuestro trabajo".

La actividad del infatigable gobernante boliviano guarda coherencia con la severa evaluación que hizo del trabajo del ejecutivo en áreas sociales, en particular en el sector vivienda, a tiempo de adelantar que este año deberá construirse diez mil casas para sectores populares.

Para analistas locales, el jefe de Estado se vio revitalizado por el gran calor popular y la gran participación indígena en las recientes celebraciones.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Especiales |

SubirSubir