La integración gana fuerza desde Sinahota

SINAHOTA, Bolivia, 26 de mayo.—Este remoto punto de la geografía boliviana, en pleno Chapare, se convirtió en eje irradiador del ALBA para todo el continente, con la presencia del presidente Evo Morales, el mandatario venezolano Hugo Chávez, y el vicepresidente cubano, Carlos Lage, quienes reafirmaron el camino de la integración latinoamericana por la cual lucharon Bolívar, Martí y otros próceres de Nuestra América.

Ante miles de bolivianos, en su gran mayoría indígenas, se firmaron acuerdos de gran importancia para el futuro de este sufrido país, esquilmado durante siglos, y que ahora brega por su verdadera y definitiva independencia.

Evo se pronunció por la unidad y la ampliación de la Alternativa Bolivariana para las Américas y el Tratado de Comercio de los Pueblos, y fustigó los tratados de libre comercio con los que Estados Unidos y algunos gobiernos del área condenan el futuro de esos pueblos.

Chávez denunció la conjura que ya se ordenó desde Washington contra Bolivia, y suscribió con Evo trascendentales acuerdos en materia energética, que propiciarán la industrialización de los hidrocarburos bolivianos y fomentarán la nacionalización de ese recurso.

Lage llevó el mensaje solidario de Cuba, reafirmó la cooperación en materia de salud y educación y el apoyo de Fidel y su pueblo a los procesos que tienen lugar en Venezuela y Bolivia.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Especiales |

SubirSubir