40 años de Granma

Continuamos navegando hacia el futuro

Hoy, 4 de octubre, se cumplen cuatro décadas de la publicación del primer número del diario Granma. La víspera, en ocasión de la presentación al pueblo del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Fidel Castro anunció desde el teatro Karl Marx la decisión de crear un nuevo periódico, en lugar de los existentes Hoy y Revolución, y que como "símbolo de nuestra concepción revolucionaria y nuestro camino" llevaría el nombre de Granma.

El barco de papel comenzó ese día a navegar como órgano del Comité Central y de la Revolución cubana. En sus más de 14 mil ediciones publicadas desde entonces en las páginas del Granma diario han estado siempre, sin concesión alguna, la línea política del Partido, el pensamiento martiano y marxista-leninista y las ideas revolucionarias de Fidel.

Las luchas del pueblo cubano frente a las agresiones y amenazas imperialistas, la firme y larga resistencia frente al criminal bloqueo económico, las luchas por la construcción de una nueva sociedad en el orden político, económico y social, los gloriosos capítulos del internacionalismo y las hermosas páginas de la solidaridad con los pueblos del mundo han estado reflejados, día tras día, en editoriales, artículos, informaciones, fotos y caricaturas en este instrumento político e ideológico de la Revolución.

Continuador de El Cubano Libre, de Céspedes, Maceo y Che en tres etapas diferentes de la lucha del pueblo cubano, y del periódico Patria, la obra periodística más trascendental de José Martí, Granma ha desempeñado en todos estos años, junto a otros medios de prensa revolucionarios, un papel importante en la batalla por consolidar la independencia de Cuba y exponer la verdad ante su pueblo y el mundo.

La historia enseña que Granma ha sido una expresión sintetizada de la unidad de los revolucionarios cubanos. Recursos humanos y materiales se unieron en 1965 procedentes de los periódicos Revolución y Noticias de Hoy, hasta entonces instrumentos políticos del Movimiento 26 de Julio y del Partido Socialista Popular. Sin dejar de reconocer el importante papel desempeñado por esos periódicos y organizaciones en la lucha por la independencia y la libertad de Cuba, los periodistas, linotipistas, cajistas, trabajadores de las áreas de grabado, rotativa y administración se convirtieron en una nueva familia que seguiría marchando junto al pueblo y a su Revolución.

En sus inicios Granma se editaba los siete días de la semana. A partir de febrero de 1967, apareció de lunes a sábado. Con el Período Especial, ante la imposibilidad de disponer de recursos financieros para adquirir el papel y otros insumos, su frecuencia de salida se redujo a cinco días a la semana. En 1999, con la reanimación económica del país, Granma volvió a ver la luz seis días a la semana.

La familia de Granma creció a partir de 1966 cuando en ocasión de la Conferencia Tricontinental comenzó a publicarse en inglés, francés y español el Resumen Semanal de Granma, devenido Granma Internacional, que hoy se edita en esos idiomas y también en portugués y alemán. También en ese año nació Granma para las Montañas que después se convirtió en Granma Campesino. En 1981 nació el Granma Internacionalista, dirigido a informar y orientar a los trabajadores internacionalistas cubanos en distintos países del mundo sobre la situación de la Patria.

Granma fue de nuestros primeros medios en insertarse en Internet. Tanto el Granma Internacional como el Granma diario tienen una alta receptividad en la red de redes, en varios idiomas. El mensaje de la Revolución cubana no puede hoy ser silenciado fácilmente por los que sienten temor ante la propagación de su ejemplo y de sus ideas en contra de la guerra, el terrorismo y las injusticias.

Muchos han sido los que han navegado en la travesía de este barco de papel, algunos ya no están entre nosotros. Por haber dejado una huella imborrable es justo que mencionemos en este aniversario a sus primeros directores Isidoro Malmierca y Jorge Enrique Mendoza; al motor impulsor del Resumen Semanal, Alberto Rubiera; a los prestigiosos periodistas y comentaristas Elio E. Constantín, Félix Pita Astudillo, Vicente Cubillas, Bobby Salamanca, Jaime Gravalosa, José González Barros, Agustín Pí, Pedro Luis Padrón, Francisco Pividal, Oscar Pino Santos, Daniel Reguera, Mario Rodríguez Alemán y Ariel Rojas; a los fotógrafos José Agraz y Osvaldo Salas; a los diseñadores Santiago Armada (Chago) y Jacques Brouté; al caricaturista Horacio; al jefe de la rotativa José (el Gallego) RuizÁ, representativos, en fin, de muchos otros sobresalientes trabajadores.

Y en este recuento no podemos dejar de recordar a la flor Celia Sánchez y a los comandantes Jesús Montané y Manuel Piñeiro. Ellos, junto a Fidel y a otros dirigentes de la Revolución, dedicaron numerosas madrugadas a sugerir y compartir decisiones sobre artículos, fotos y el diseño de Granma, o a recorrer sus talleres y la redacción de este barco de papel. Nuestro órgano tiene el honor de haber contado con la pluma siempre aguda y oportuna del líder de todas las batallas de la Revolución.

Orgullo sentimos todos los que hemos trabajado en Granma, en su etapa inicial o en su etapa actual, por la travesía recorrida, pero no total satisfacción. Reconocemos que no siempre hemos logrado en el orden profesional cumplir con las expectativas de un lector que, gracias a la Revolución, ha elevado progresiva y sustancialmente su nivel educacional, sus conocimientos y cultura política, y demanda mucho más de su periódico en lo informativo y en las argumentaciones y análisis para enfrentar los desafíos que enfrenta el país en un mundo lleno de complicados y gigantescos obstáculos.

Inspirado en la misma fe que le dio origen, marchando junto al pueblo combatiente y a la humanidad progresista, nuestro barco de papel mantiene enfilada su proa hacia el futuro. Lo dijo Fidel en una ocasión: "El porvenir nos pertenece por entero". El porvenir es del socialismo, la justicia social y la paz. Ese es el camino de que habló Fidel cuando nos dio el nombre de Granma. Conquistarlo para todos los tiempos, enfrentando y venciendo olas gigantescas y vientos huracanados, sigue siendo nuestra misión. Lo indecible por conquistarlo, eso haremos. Este colectivo continuará trabajando por hacer realidad ese sueño de todos.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Especiales |

SubirSubir