Cumbre de la Sociedad de Información

JOAQUÍN RIVERY TUR

¿Qué es la Sociedad de Información?

Esta pregunta no tiene una respuesta difícil si nos basamos en lo que vemos todos los días prácticamente en cualquier esfera de la vida. No es concebible ninguna actividad sin la información, por cualquiera de las vías por las que ella transcurre. Con la información nos topamos cuando encendemos la televisión, cuando manejamos una computadora, cuando leemos un periódico, cuando hurgamos en libros o manuales los textos que nos hacen falta para una cosa u otra, e incluso cuando transmitimos verbalmente a otra persona datos, recados e incluso órdenes.

Con el desarrollo de la ciencia y la técnica nos hemos encontrado de pronto en un mundo donde priman las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC, las llaman los expertos). Actualmente, prácticamente una parte del planeta vive inmersa en estas tecnologías y pasa una buena parte del tiempo empleándolas de una forma u otra.

¿Todo el mundo tiene acceso a estas nuevas tecnologías?

No exactamente. El despliegue de estas tecnologías de punta ha sido privilegio de los países más desarrollados, mientras las naciones atrasadas, las pobres, no han tenido los recursos suficientes para que llegue a todos los lugares.

En primer lugar, debemos recordar que 2 000 millones de personas en el planeta no tienen acceso a la electricidad, y sin la fuente de energía, ¿cómo van a ver televisión, pasar un E-mail o enlazarse con Internet? Esas personas se encuentran concentradas en un Tercer Mundo, donde a veces hasta se ignora la existencia de las TIC en los sitios más recónditos.

No se puede decir que los más de 800 millones de analfabetos vivan sin electricidad, pero viven sin información ninguna, pues no tienen ninguna posibilidad de leer ningún mensaje informativo, aunque esté impreso en las letras mayores posibles. Solamente pueden captar información por la vía auditiva. Y no podemos olvidar que los pregoneros del neoliberalismo están muy interesados en mantener la ignorancia.

Por otra parte, si en la Tierra hay ya 500 millones de usuarios de Internet, eso significa que más del 90% de la población del planeta no ha "navegado" nunca por el ciberespacio, y que esa posibilidad está concentrada en un pequeño número de países del Norte.

¿Qué es la Cumbre de la Sociedad de Información?

Se trata de un gran evento convocado por las Naciones Unidas con el propósito de facilitar el desarrollo efectivo de una sociedad muy informatizada y ayudar a colmar la brecha de tecnología digital que existe entre las naciones, como ya vimos.

Su nacimiento se puede situar en el 21 de diciembre del 2001, cuando la Asamblea General de la ONU adoptó la Resolución 56/183 para convocar la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, planificada en dos fases: en el 2003 en Ginebra, Suiza, y en el 2005 en Túnez.

Según se previó, la primera fase de la Cumbre, que tendrá lugar del 10 al 12 de diciembre próximo, deberá adoptar una Declaración de Principios y un Plan de Acción con la ya anunciada meta de reducir el abismo entre los países pobres y ricos mediante el análisis de todos los temas que guardan relación con la sociedad de información, y se espera la participación de algunas decenas de jefes de Estado o Gobierno.

La segunda parte será como un seguimiento de la primera, se efectuará en Túnez del 16 al 18 de noviembre del 2005 para profundizar en la aplicación de los dos grandes documentos que se deben aprobar en la fase inicial.

¿Hay discrepancias entre los países?

A pocos días de abrirse las puertas de la Cumbre de la Sociedad de Información, los dos documentos básicos del evento no están listos. Según Mark Furrer, secretario de Comunicaciones de Suiza, las discrepancias abarcan al 85% de los textos.

Por ejemplo, la creación de un fondo para mitigar las diferencias entre naciones atrasadas y países ricos son un punto donde no hay acuerdo ninguno.

Esos desencuentros también alcanzan al papel de los medios de comunicación, el gobierno de Internet, los límites de la propiedad intelectual, los derechos de autor y otros tópicos, sin contar con el financiamiento de las infraestructuras de información y telecomunicaciones en los países subdesarrollados, donde los del Norte insisten en aplicar las reglas del neoliberalismo.

¿Puede Cuba aportar algo en este evento?

Las experiencias de Cuba —que, además de las plenarias, participará en la Mesa Redonda número tres: Las TIC, una herramienta para alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio— podrían ser valiosísimas hasta para los países industrializados.

El empleo de la computación en la enseñanza de todos los niveles, sobre todo en primaria y secundaria, utilizando una cantidad mínima de recursos podría ser un buen ejemplo para muchos. Solo en primaria la Revolución ha instalado 24 000 computadoras (17 con un solo alumno y 75 con dos educandos) y casi 23 000 más en otros tipos de enseñanza, con el consiguiente esfuerzo en la preparación de los docentes y el adiestramiento de los maestros y profesores normales, que requerían estar por lo menos al nivel de los alumnos.

En toda la enseñanza se introdujo la norma de no más de 20 alumnos por aula (15 en secundaria) y en todas las aulas se instaló un televisor y una videocasetera (a algunas, dos). Las sesiones por televisión y la computadora hacen un complemento magnífico para la interacción con los alumnos, pues en las simples clases curriculares por televisión los alumnos se veían en un papel pasivo.

El plan de los Joven Club suma 300 en todo el territorio nacional, además de cuatro laboratorios móviles y cuatro palacios de Computación en los que el número de máquinas es siempre superior a 30. Todos se están interconectando y ya tienen en su haber casi 600 000 graduados desde que se inició este plan. Con los 300 existentes se pueden graduar 120 alumnos cada año en dos ciclos de cuatro meses cada uno y la intención es duplicar el número de Joven Club en el país.

Otro aspecto destacable en Cuba es la red telemática de Infomed, de nivel nacional, que se extiende para enlazar a todos los centros de Salud, a los que les brinda todos los servicios posibles de las bibliotecas.

Se debe tener en cuenta que todos los usuarios de Infomed están provistos de mensajería electrónica internacional y muchos de los centros interconectados tienen ya un acceso a Internet que se va ampliando rápidamente.

En resumen, Cuba puede ofrecer ejemplos de creación de condiciones para desarrollar la llamada sociedad de información de alcance verdaderamente social, partiendo precisamente de los más jóvenes, aquellos que en el futuro manejarán máquinas y redes y gobernarán el país, pero con un gran énfasis en la ética de la enseñanza, sin olvidar el internacionalismo que ha caracterizado a la Revolución durante más de cuarenta años y que es una de sus banderas distintivas.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Temas |

SubirSubir