Nacionales
Internacionales
Culturales
Deportivas
18/11/2001
Portada de hoy

El viejo, el mar y el Capitán Gregorio

FÉLIX LÓPEZ

No es auténtica la jerarquía que no se funda en la experiencia. Lo sabe el viejo Gregorio Fuentes, que a los 104 años de edad acaba de ser ascendido de patrón del Pilar a Capitán de la Asociación Internacional de la Pesca Deportiva (IGFA). Un título por el que hubiese votado, sin pensarlo dos veces, el propio Ernest Hemingway, quien encontró en el pescador cubano una inspiración para escribir su novela El viejo y el mar.

Foto: REUTERSHilary Hemingway, sobrina del escritor norteamericano, en el homenaje a Gregorio Fuentes, patrón del Pilar

Difícilmente exista alguien que conociera mejor al Hemingway de los mares. Desde 1928, la lejana fecha en que el famoso novelista norteamericano conoció en Cojímar a Gregorio Fuentes, nació una amistad a primera vista que nunca ha sido traicionada. Diez años después de aquel encuentro, Fuentes se convirtió en el patrón del yate Pilar y entró definitivamente en la vida del Papa.

Juntos, Gregorio, Hemingway y el Pilar, recorrieron los escenarios reales de la novela Islas en el Golfo; pasaron días enteros al vaivén de las corrientes en el Estrecho de la Florida; compartieron sol, ron y luna; y hasta pusieron a prueba sus habilidades para ver quien atrapaba el mejor pez. Hemingway, lo dejó entrever más de una vez en su obra, se sentía a gusto con su Patrón, y este último se sabía cómplice de las aventuras literarias del norteamericano.

Todas esas imágenes deben haber pasado, como las corrientes del Golfo, por la mente del viejo Gregorio, mientras la sobrina del novelista, Hilary Hemingway, expresaba ante los presentes en la ceremonia: "En nombre de la familia Hemingway, de mi tío Ernest y de la IGFA, me gustaría honrar a un gran pescador: Gregorio Fuentes..., un hombre que con 104 años se mantiene alegre e invicto".

Respondiendo al gesto de Hilary y de la IGFA, organización que agrupa a 197 ilustres Capitanes en todo el mundo, el viejo Gregorio desató los cabos de la imaginación, se separó el habano de los labios y le dijo a los visitantes: "Me siento muy contento, porque es un premio muy significante para mi pueblo".

Así de humilde ha sido siempre el viejo Gregorio Fuentes, hijo de Lanzarote, en España, donde nació el 11 de julio de 1897, y de Cojímar, en La Habana, donde ha pasado la mayor parte de su vida. Allí frente al mismo mar que frecuentaba con Hemingway, es visitado hoy por turistas estadounidenses, aprendices de pescadores o investigadores de la vida y obra del afamado escritor norteamericano.

18/11/2001

Subirtop.gif (129 bytes)

Portada de hoy