ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: FIVB

La selección cubana de voleibol incumplió su objetivo de clasificar a la final del Grand Prix (GP), señalada para el sábado y domingo de esta semana en Almaty, la capital de Kazajstán.

¿Era un propósito inalcanzable llegar al epílogo del evento? Se presumía que, a partir del ejercicio acumulado por cinco de las seis regulares del equipo en clubes de la República Checa y Perú, la escuadra ofreciera una respuesta superior, en contraste con la vista en la edición del GP 2015, cuando tampoco llegó a la etapa conclusiva del evento para terminar en el lugar 25 entre 28 participantes, aun cuando militaron en el tercer nivel cualitativo,  último de la lid.

Ante esta realidad cabe preguntarse si, aunque el elenco clasifique para el GP 2017 en la próxima Copa Pa­na­mericana del 2 al 10 de julio en Re­pública Dominicana, sería me­nes­ter enviarlo por tercera ocasión consecutiva para competir en el mis­mo tercer nivel del certamen en el que recientemente concluyó fuera del cuarteto animador de la fiesta en Almaty. Considero que en iguales condiciones del equipo no debemos concurrir.

Algunas de las cinco voleibolistas contratadas en ligas foráneas (Me­lissa Vargas y Sulian Matienzo en la República Checa, además de Jenni­fer Álvarez, Regla Gracia y Daimara Lescay en Perú) sumaron más de 30 partidos jugados en aquellos escenarios, resultado que forjó la esperanza de que la actuación de Cuba en el GP 16 rebasaría a la precedente.

No se debe pretender basar un resultado satisfactorio en un evento apoyado en la contratación. Si no hay desarrollo del voleibol en Cuba, no es posible aspirar al éxito.

ANTE TODO, EL COMPROMISO
Partimos del precepto de que la contratación de voleibolistas en ligas foráneas es un paso acertado para con­­tribuir a la elevación del nivel competitivo de los nuestros, y favorecer sus condiciones de vida y la de sus familiares gracias a la retribución monetaria recibida por ellos, que es del 90% de los montos firmados en cada caso.

Ahora bien, elevar el rendimiento y la experiencia deportiva será factible solo si se aporta una alta cuota de entrega, de esfuerzo diario en los entrenamientos, cuidado del peso corporal, además de seguir al pie de la letra los planes de preparación que les fueron orientados por la dirección de la Escuela Nacional de Voleibol antes de sus viajes hacia la República Checa y Perú. Cuando no concurren estos requerimientos, el resultado in­me­dia­to en lugar de contribuir a hacer de nuestros jugadores hombres y mujeres integrales, los deformará.

Responsable ha sido el proceso de­sarrollado por el Inder con los re­pre­sentantes de clubes extranjeros para fijar las condiciones de la contratación de los atletas, donde ocupa un lugar preponderante el tema de la garantía de la salud y el cuidado de estos jóvenes durante sus estancias en el exterior. Melissa Vargas, que an­tes de salir hacia la República Che­ca junto a su madre y Sulian Ma­tienzo siguió un tratamiento médico para aliviar su dolencia en el hombro derecho, fue visitada en aquel país —para comprobar cómo marchaba su recuperación— por Ramsés Ray­mond, médico del equipo Cuba, y Roberto García, director técnico del plantel.

Antes de la partida a los países mencionados, explicó Omelio Cas­tillo, jefe de la delegación al GP 2016, las voleibolistas recibieron conferencias explicativas sobre las características del mundo del voleibol profesional, en el que se insertarían apegadas a los principios de nuestro de­porte re­volucionario; además se sostuvieron contactos con ellas para explicarles sus objetivos durante esas estancias, explicó el federativo.

Para los clubes lo primordial es ob­tener de esos muchachos los máxi­mos rendimientos, como han sido los de Javier Jiménez y Rolando Cepeda en el PAOK de Grecia, al cual el primero de ellos ha contribuido al ascenso del plantel en las dos últimas campañas, sumado este año al destaque de Cepeda en su debut.

Conociendo que en esos países receptores se juega más y se entrena menos que en Cuba, a las mujeres en las ligas antes citadas no se les pue­de aceptar que lejos de aportar a la elevación de los dividendos en el GP 2016, tres de ellas regresaran pa­sa­das de peso y, aun con algunas se­manas de preparación in situ para la cita, no aportaran lo esperado.

VARÍA UN CONCEPTO
Nuestros atletas, desde su génesis en las Escuelas de Iniciación Depor­tiva (Eide) y hasta los equipos de ma­yores en el alto rendimiento, van de la mano de sus entrenadores, mé­dicos, sicólogos, fisioterapeutas, di­rec­tivos y demás personal de sus respectivas federaciones. Pero ahora la pasantía en clubes extranjeros varía el anterior concepto, y los escogidos para jugar en esas ligas han de convencerse de que serán ellos quienes cuiden de su salud, imagen pública y ejemplo irradiado hacia los demás, porque ya no contarán con el entrenador nacional a la mano durante sus meses de contratación.

Respetar y respetarse, ese ha de ser el principio para que esta puerta abierta hacia eventos foráneos cumpla sus objetivos de elevar la calidad de nuestro deporte.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis Hernández dijo:

16

16 de junio de 2016

09:19:53


Nosotros siempre luchamos contra el profesionalismo y lo veíamos como un monstruo sin pensar que es en el deporte la excelencia pero me parece que es un problema de la persona que sólo ve el mercantilismo y no la entrega a la camiseta de quien te vió nacer y un caso a imitar son los futbolistas que realmente son millonarios y se mueren por representar a sus países en competiciones oficiales que no les aportan dividendos monetarios sino lo hacen por patriotismo loque parece no tienen las voleibolistas

eduardo dijo:

17

16 de junio de 2016

09:25:57


Al Grand Prix hay que ir si no en que competencia vamos a participar, además el resto de los equipos de este nivel llevan 2-3 años compitiendo en el y ninguno ha dejado de intentarlo y no creo que lo hagan. Confieso que la primera vez que vi a este equipo me llené de esperanza jugadoras muy jóvenes pero con un físico envidiable (varias sobrepasan 1.84 m de estatura) algo pocas veces visto en equipos cubanos salvo las jugadoras centrales. Ahora estoy convencido de que este equipo no va a funcionar jamás, de entrada no tienen la actitud y esa es la principal virtud de los deportistas cubano. Sigo diciendo además que no todas las regulares son tal y las que están no ocupan las posiciones ideales. No saben recibir y que cosa puede hacer, una sola pasadora que además no tiene buenas manos cuando el primero no funciona, faltan habilidades en el ataque que es indudablemente nuestra mejor arma, tambien falta desplazamiento en la net para lograr agrupar el bloqueo otra de nuestras armas de antaño sin olvidar el ataque central que es imposible utilizar si el recibo no funciona. Melissa la líder indiscutible del equipo desde el punto de vista de la puntuación que logra en cada partido no lo es desde el punto de vista anímico, dicho sea de paso creo que es el momento de darle descanso porque con la cantidad de intentos de ataque que realiza en cada partido, fallidos o no, si no se resupera, la vamos a perder antes de tiempo. Sigo diciendo tambien que (y he sido criticado por ello en este espacio) que el 5-1 no es nuestro sistema, no con nuestro recibo, no con nuestras pasadoras de no tan buenas manos. Y vuelvo a decir, también sin miedo, que cualquiera de nuestras pasadoras sabe atacar, eso es algo que genético en los volibolistas cubano, no hay un solo pasador que en un entrenamiento no intente atacar una bola, sencillamente a todos nos gusta y lo ejecutamos con bastante "maestría", lo he visto siempre. Sencillamente hay que seguir buscando las jugadoras, dentro de las que tenemos, aunque sean mas jóvenes aun pues estas no son.

Jose E dijo:

18

16 de junio de 2016

10:14:13


Parece que el juego de Cuba contra Corea en la liga mundial va a ser transmitido gratis for youtube en unas 17 horas a partir del momento que escribo este comentario (10:13 am hora de Cuba). Estoy viendo un vinculo similar a los que aparecian en los juegos del grand prix, pero ahora en la pagina de la liga mundial.

VC dijo:

19

16 de junio de 2016

11:14:31


Señor periodista usted se equivoca al decir que por jugar más se preparan menos, de dónde saca usted esas conclusiones? Todos los equipos del mundo profesionales adaptan sus entrenamientos y demás según su calendario de competiciones por lo que esa teoría no cuadra, sino el Madrid, Barcelona por solo citar dos ejemplos no se entrenan mucho porque juegan sábado, miércoles y sábado todo el año y al final son los mejores. Si fuera así en la liga española debiera ganar el Sporting de Gijón por solo jugar los fines de semana y tener más tiempo para su preparación. En este caso lo que paso es lo siguiente, nuestras muchachitas no están acostumbradas a jugar gran cantidad de partidos de voleibol al año y como es la primera vez lógico que regresen agotadas, lo del sobre peso puede ser que al final de las ligas se relajaron un poco con la comida, pero solo habría que recordarles que tienen compromisos con la selección nacional y ya. Si muchos se pudieran acordar lo mismo pasó con los varones cuando empezaron a jugar en las ligas foráneas. Con estas chicas tiempo al tiempo, el año que viene ya estarán mejor adaptadas y posiblemente veremos un gran rendimiento con la selección y así en el transcurso de los años. No creo que seguir jugando entre nosotros mismos y entrenar 3 meses sin un tope sea el camino correcto al éxito. Espero me publiquen saludos

jorge dijo:

20

16 de junio de 2016

11:23:32


Hay que avaluar criticamente la experiencia de las volibolistas y rectificar, pero no ausentarnos de nada porque sería condenarnos a futuro. Si de bajos rendimientos se trata, quizás peor sea la situación del beisbol de cara al Clásico Me temo que llevaremos un equipo tan discreto que los resultados lastimen nuestro orgullo nacional.