ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El Foro de Sao Paulo llega a La Habana para relanzar la izquierda latinoamericana. Foto: Jose M. Correa

Este lunes 16 de julio tuvo lugar la segunda jornada del Foro de Sao Paulo (FSP), evento regional que por estos días aporta a La Habana un clima diferente: de unidad e integración latinoamericana y caribeña.

EMANCIPACIÓN FEMENINA Y HUMANA

Con la presencia de Teresa María Amarelle Boué, miembro del Buró Político del Partido y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y de la miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Olga Lidia Tapia Iglesias, inició el encuentro de la FMC con las asistentes al FSP, un panel mayoritariamente femenino.

Uno de los retos para el movimiento femenino actual es aumentar su intervención en los principales espacios de concertación política, para así hacer frente al patriarcado, fuerte exponente de la violencia de género en la actualidad.

¿Qué podemos hacer nosotras?, fue la interrogante de Lorena Peña, luchadora salvadoreña por los derechos femeninos, quien recalcó la importancia de una agenda de acción común entre todas y todos.

«Hay que reaccionar ante la agudización de las políticas neoliberales llenas de prácticas sexistas. Hasta para atacar a los hombres se refieren a las mujeres», declaró Peña.

También se debe reconocer la existencia de una precarización del trabajo femenino y de hábitos patriarcales que se manifiestan como elementos culturales hasta dentro de las fuerzas izquierdistas.

«Este Foro no puede darse el lujo de tener como una cuestión secundaria nuestros derechos», agregó.

Existen muchos retos todavía. La representación femenina en el poder, la libertad de decidir sobre sus vidas y cuerpos (aborto), el fortalecimiento de la integración regional, y el mayor, el logro de la unidad entre hombres y mujeres, pues todos y todas deben trabajar en pos de sociedades más justas e inclusivas.

Y es que resistir significa luchar, no cruzarse de brazos, tal y como lo hacen ellas en su cotidianidad.

LA ASAMBLEA, VIVO REFLEJO DE LA SOCIEDAD CUBANA

En este XXIV Encuentro hubo un momento además para que parlamentarios cubanos dialogaran con sus homólogos de otras latitudes.

El espacio se centró en reconocer, desde este grupo, que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa, por lo que debemos trabajar juntos priorizando tareas e impidiendo que el enemigo pueda debilitarnos.

«Nos impulsa el objetivo de intercambiar opiniones, fortalecer la acción de legisladores y legisladoras en todas las tribunas nacionales, regionales e internacionales (...)», explicó durante su intervención Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Igualmente, en el intercambio parlamentario, la fundadora del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, de El Salvador, Nidia Díaz, dijo que articular es lo más importante e invitó a crear una red social de parlamentarios para hacerle frente a la derecha.

INFLUIR DESDE LA CULTURA

Ante el ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto Jiménez, varios panelistas coincidieron en que el más grande desafío de la izquierda latinoamericana y caribeña consiste en influir. Y para ello resulta imprescindible una alianza entre arte, cultura, política y ciencias sociales.

Se habló del rol de los medios de comunicación en este escenario como transmisores de la realidad de nuestros pueblos y mediadores entre los gobiernos y la ciudadanía.

Asimismo, se comentó el caso de la industria musical donde la promoción de algunos géneros responde a definiciones racistas, por solo mencionar un elemento discriminatorio. Hay una prevalencia de propuestas artísticas hegemónicas en una sociedad universal de consumidores donde los ritmos locales y nacionales casi no tienen cabida.

UNA GUERRA DE SÍMBOLOS

El  colonialismo 2.0 y los desafíos en la concepción de productos comunicativos desde la izquierda, así como el uso de los medios de difusión y las redes sociales y su relación con los procesos judiciales contra los líderes izquierdistas de América Latina y el Caribe, fueron algunos de  los temas abordados en el Taller de Comunicación Política y Medios, el cual sesionó ayer como parte del Foro.

Jorge Drkos, del Frente Transversal de Argentina; Raúl Llarul, del FMLN de El Salvador; y Deborah Baldín, del PT de Brasil; compartieron sus experiencias, que reflejan la realidad comunicacional y política de cada uno de sus países.

También se escucharon las intervenciones de Raúl Garcés, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, y de Rosa Miriam Elizalde, vicepresidenta primera de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

«Necesitamos avanzar en la confección de una agenda comunicacional común supranacional», afirmó Elizalde.

Así, los participantes en el Taller decidieron construir, sobre la base del debate generado, una resolución final que oriente las acciones a seguir para contrarrestar la arremetida de las oligarquías nacionales y del imperialismo contra los procesos progresistas y de izquierda en la región, donde los medios de comunicación masiva y las nuevas formas de socialización y gestión del contenido han sido empleadas como punta de lanza contra nuestros territorios.

En dicha declaración se reafirmó la necesidad de emprender profundas transformaciones en materia comunicacional y de enfrentar los procesos de concentración de la información, los medios y la cultura.

«Se requieren reformas profundas que democraticen el acceso a la información y respeten la diversidad de opiniones, culturas e historias; que estén al servicio de nuestros pueblos», reza el documento.

PARA NO SER DOMINADOS

Son diferentes las etapas en que se desarrollan los golpes blandos a los gobiernos revolucionarios en la región, y un rasgo importante de las mismas, resulta que los jóvenes pueden ser empleados como carne de cañón para la creación de ejércitos y la realización de levantamientos populares.

Eso bien lo saben los integrantes del Encuentro de Juventudes, que tuvo lugar ayer como parte del FSP.

No obstante, la juventud no debe caer en la trampa y los jóvenes latinoamericanos más que nunca deben unirse y concertar posturas frente al imperialismo y las oligarquías nacionales, ávidas de implantar la hegemonía de sus valores.

Diosvany Acosta, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), opinó que la juventud debe tener más cuidado porque la dominación se presenta de forma sutil en su afán de descontentarla, desmovilizarla, alejarla de sus realidades, y convertirla en terreno fértil para la contrarrevolución y la desvinculación entre generaciones.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.