ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En la librería central están presentes las obras de los escritores chinos. Foto: Juvenal Balán

Liu Zhenyun está acostumbrado al éxito. A punto de completar seis décadas de vida clasifica entre los escritores chinos que vende más ejemplares de sus obras. En el extranjero circulan sus novelas traducidas al inglés, francés, alemán, italiano, sueco, húngaro, árabe, coreano, japonés y vietnamita.

Pero la curiosidad lo embargó cuando supo que un texto suyo en español entró en contacto con los lectores cubanos. Se preguntó: ¿interesará lo que cuento a personas que nada saben de mí? Ello ocurrió en diciembre del 2013 y la interrogante quedó rápidamente despejada. La editorial Arte y Literatura publicó la novela Teléfono móvil y el impacto favorable no se hizo esperar. El propio Liu lo constató durante aquella, su primera visita a la Isla.

Ahora, con el protagonismo de China como País Invitado de Honor a la Feria Internacional del Libro de La Habana 2018, Liu se halla de nuevo entre nosotros. Arte y Literatura publicó una segunda edición de una novela que centra su argumento en lo que acontece a Yan Shouyi, popular animador de televisión, quien un día olvida en casa su celular. La esposa lo revisa y descubre la doble vida del personaje. Es como si abriera una caja de Pandora. Por el tono humorístico y la naturaleza de las acciones, a no pocos lectores les recordó la novela una película cubana de Gerardo Chijona, Adorables mentiras.

«La aparición del teléfono celular y las tecnologías digitales de la comunicación –comenta Liu en La Habana–, ha cambiado comportamientos humanos y la misma actitud ante la vida, no importa dónde residas. Quizá de ahí provenga el interés allá, aquí y en otras partes ante Teléfono móvil».

Esa recepción no la considera a título personal: «La publicación de mis libros en Cuba hace que los lectores cubanos conozcan un poco más a los chinos, nuestro modo de encarar la existencia, nuestras tristezas y nuestra felicidad».

En el Pabellón de China, otra novela suya, publicada por la casa mexicana Siglo XXI, merece atención. La palabra que vale por diez mil, ganadora del Premio Mao Dun en el 2011, muestra la historia de una gran nación marcada por revoluciones políticas, sociales y culturales en los últimos dos siglos.

Más joven, pero ya reconocido en el medio literario de su país, es Xu Zechen. Llega a la capital cubana precedido por el marbete de ser una de las voces más sobresalientes entre los escritores emergentes en el nuevo siglo. Su título, Jerusalén, se encuentra entre las diez mejores novelas del 2014, de acuerdo con la lista de la revista Asia Weekly.

En Cuba espera por la reacción de quienes lean la novela Corriendo por Beijing, escrita en el 2008 y publicada en español por la casa China Intercontinental.

Es una narración cruda y dura, para nada vulgar, sobre personajes que viven a la sombra en una ciudad que se moderniza a pasos agigantados. Retrato vivo de un sector marginal, Xu evade tópicos –nada que ver con el realismo sucio– en la caracterización de situaciones y personajes. El laureado escritor argentino Mempo Giardinelli calificó a Xu como un autor «muy talentoso y apasionante».

«Ha valido la pena atravesar medio mundo para estar en la Feria del Libro de La Habana; muy productivos han sido los contactos con colegas, editores y lectores», confiesa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.