ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Ediciones Unión, la casa editora de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), presenta en la 27 Feria Internacional del Libro de La Habana (1 al 11 de febrero) 20 títulos en un abanico de géneros, desde la novela, la poesía, el ensayo, el cuento, hasta la literatura infantil.

Para conocer acerca de cuales son esos libros y cómo es la selección para llevar un título de un escritor miembro de la Uneac a la imprenta, entrevistamos a la directora de Ediciones Unión, la escritora Olga Marta Pérez.

«Somos una editorial pequeña, y los libros que se preparan para la Feria los hacemos con el Instituto Cubano del Libro (ICL) dentro de lo que se llama Plan Especial, que son de tiradas mas grandes, entre tres y cinco mil ejemplares. Ante todo nos decantamos por reimpresiones de libros que hayan tenido una gran aceptación, que se hayan agotado, tenemos varios este año, entre ellos uno de Ciro Bianchi, Las memorias ocultas de La Habana, y libros nuevos de autores que sabemos el público busca, como es el caso de Pedro Juan Gutiérrez, de quien presentamos su novela Fabián y el caos. Tenemos otro, un ensayo, El Gallo de Morón, de un autor de Ciego de Ávila, Larry Morales, que siempre suscita interés. Tiene una historia cubana y además de España, y ha pasado al refranero cubano. Es una leyenda con una literatura detrás. Aquí está mas completa la investigación. Te cito además un texto de entrevistas, Cómo Cuba puso a bailar al mundo, de Juan Carlos Roque, sobre el Buena Vista Social Club, y sabemos que va a gustar».

— ¿Puede detallar más qué es el Plan Especial? 

—Cada editorial cubana, del ICL o no, como es el caso nuestro de Ediciones Unión, que es de la Uneac, una organización no gubernamental, presentamos una propuesta al ICL con libros que pensamos serán de interés. No se van a producir libros que se queden sin vender, porque el Estado cubano subvenciona el libro para mantener precios asequibles a la población.

—¿En el caso de los inéditos?

—Hacemos un plan anual por autor, por temas y con los premios Uneac, como el David de poesía y el Vidal de Las Tunas, que es de narrativa. Los miembros entregan sus libros originales que son evaluados y se llevan al consejo asesor que es el que dispone la aprobación final. Aquí se tienen en cuenta también, y no se puede obviar, la jerarquización, porque ésta es una editorial pequeña, no puede publicar a todos los miembros escritores, no es solo un problema de financiamiento, también de tecnología. Además tenemos una cuota para llevar a imprenta, que es menor a la deseada.

— Unión lleva varios géneros a la Feria…

—Es lógico porque así tenemos escritores en la Uneac, de literatura para niños, ensayos literarios, algunos casos de historia, poesía, cuento, novela. Es una manera de dar respuesta en parte a lo que se está escribiendo en el país. Fue Alejo Carpentier quien lo dijo, que Unión publicaba la literatura viva de la nación».

—En total son 20 títulos los que traen a esta Feria…

—Les adelanto los títulos: de crónica: La memoria oculta de La Habana, de Ciro Bianchi; dos libros de cuento: Agua dura, de Mylene Fernández, y Crimen sin castigo, de Rebeca Murga; cuatro novelas: La soledad del tiempo, de Alberto Guerra; La Tenista Rusa, de Antonio Carballo; Fabián y el caos, de Pedro Juan Gutierrez, y El paraíso de Jesús Arcángel, de Luis Cabrera; de poesía también son cinco: Obra poética, de Alberto Rodríguez Tosca; Vida y muerte, de Domingo Alfonso; Poesía Completa de José María Heredia; Historia Clínica, de Grisel Echavarría (Premio David de poesía), y Las puertas del bosque, de Bárbara Yera Leon; cuatro libros de ensayo: De la letra a la esencia: Mirtha Aguirre y el barroco literario, de Frank Padrón; Con hambre y sin dinero, de Ena Lucía Portela; El Gallo de Morón, de Larry Morales, y Las palabras y los días, de Beatriz Maggi, y el de entrevista, Cómo Cuba puso a bailar al mundo. Veinte años del Buena Vista Social Club, de Juan Carlos Roque.

—Llegamos a la literatura infantil que le es tan cercana...

—Queremos presentar cuatro libros, veremos si salen de la imprenta, de la Colección Dientes de leche: Amor electrónico, de José Raúl Fraguela; La huella del gigante, de Niurki Pérez García, y La bisabuela Maita, de Loreley Rabull. El cuatro título es La misteriosa desaparición, de la española María Luz Pontón.

— ¿Y sus libros?

—Espero que salgan, por Editorial Abril: El sol cuadrado, un álbum ilustrado, y La maga y la luna. Gente Nueva me edita Ellos se juntan, una selección personal de cuentos sueltos que han aparecido en antologías y otros para completar. Por eso Ellos se juntan. Ediciones Selvi de España preparó otro libro de mi personaje la Maga, que se llama El peine que regresa, y un pequeño libro, El sueño de la oruga, ocho poemas para niños con ilustraciones de Iris Fundora. El oficio de editor me ayuda mucho a la hora de armar un libro, que lleva su dramaturgia, un ritmo interno.

—Precisamente por su trabajo como editora y escritora, ¿cómo aprecia la situación del libro en la era digital?

—Al principio es una competencia desordenada. En el caso de las nuevas tecnologías con la cultura material nueva todo tomará su espacio. Se pensó que el celular eliminaría al teléfono fijo, pero ahora conviven, se acomodan. Cuando surgió el correo electrónico se pensó que las cartas desaparecerían, pues no, porque es importante tocar el papel. La vida material humana se enriquece a medida que pasa el tiempo, unas caducan, pero el libro no lo creo. La competencia desordenada que existe hoy día entre todo el universo audiovisual y el libro encontrará su acomodo. Fíjate, al e-book se le acaba la carga, ¿no es verdad?, pero el libro siempre está listo, lo pones en la cartera y ya está. No necesita carga. Todo coge su camino. Pero los libros hay que producirlos».

Y publicar esa literatura viva de la nación es labor cotidiana de Ediciones Unión, como apreciamos en esta XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.