ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Juan Padrón. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Premio Nacional de Cine 2008, el caricaturista, realizador de dibujos animados, ilustrador, historietista y guionista Juan Manuel Padrón Blanco (Matanzas, 29 de enero de 1947), es al decir de la escritora Laidi Fernández de Juan, «el más grande historietista que ha dado Cuba» y, además, «el rey de la historieta contemporánea en la Isla».

Padre del personaje Elpidio Valdés, el cual creó y dio a conocer en 1970 cuando trabajó en el Semanario Pionero, convertido en su principal creación literaria y cinematográfica; de Kashibaschi, un samurái –que también vio la luz en Pionero–; y de los Filminutos y Quinoscopios, así como de los Vampiros en La Habana, Padroncito –como le llaman algunos de sus amigos– es también el creador de otros personajes como los terribles verdugos.

Estos últimos son de una etapa anterior, cuando el artista multifacético aparecía con sus dibujos en la publicación humorística El Sable, de Juventud Rebelde, en épocas en que el director era otro grande del humor cubano: El Gallego Posada.

Sin embargo, poco duraron Los verdugos de Padrón, ya que tras una nueva dirección se entendió que aquellos personajes que dibujaba no eran un buen ejemplo para los niños y los jóvenes. Los verdugos, por supuesto, se asociaban al humor negro, humor que Padrón prefiere llamar, al cabo de tantos años, «un humor gris claro».

Nada de lo sucedido lastró la decisión del historietista de seguir su camino como humorista gráfico y, sobre todo, no hizo mella en su gran dosis de humor.

Con su entrada al Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (Icaic) en 1972, Padrón inició una importante etapa productiva en su vida, que lo llevó a estrenar en 1974, Elpidio Valdés contra el tren militar, junto a José Reyes. A partir de ahí inició una zaga de dibujos animados de este mismo personaje que al decir del destacado historietista cubano Jorge Oliver, «se ha convertido en uno de los hechos culturales más importantes en nuestra producción cinematográfica y literaria de los últimos 30 años».

«Si Cuba tuvo un Liborio, con Torriente; un Bobo, con Abela; y un Pucho, con Virgilio, cada uno en su tiempo, dijo Jorge Oliver durante la presentación del libro  Elpidio Valdés. Los inicios, publicado por Ediciones La Memoria, este país se merecía un Elpidio Valdés».

Fue Oliver quien recordó cómo en una de las tiras que hizo Padrón de Kashibaschi, un día, apareció un hombrecito con un pequeño bigotico y en guayabera. ¿Saben quién era?, preguntó, pues ya se lo pueden imaginar: Elpidio Valdés.

Presentación del libro ¨Elpidio Valdés, sus Inicios¨, autor Juan Padrón Foto: Ariel Cecilio Lemus

Y si hace casi 50 años que Los inicios no se publicaba, más o menos igual sucede con Los verdugos, que también acaba de dar a conocer la colección La Memoria, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

«Las obras de Juan Padrón, afirmó Laidi Fernández de Juan, obligan al estudio y la revitalización del humor que se hace actualmente. Sus obras son una verdadera delicia. Sus dibujos poseen una frescura que solo alcanzan los grandes. Nadie como él para manejar la ironía, el sarcasmo, el chiste».

Mientras, Oliver aportó datos de la vida profesional de Padrón, entre ellos, su paso por los Estudios Fílmicos de las FAR y su trabajo con la Unión de Pioneros de Cuba. Esta última resultó decisiva en la formación de Padrón y en todo el trabajo de Elpidio Valdés.

Según contó Juan, él se centró en el personaje de Elpidio, sin embargo, en encuentro con los niños por todo el país fue recogiendo sus diferentes opiniones. Así fue que creó el personaje de María Silvia o le dio más importancia a Palmiche, que no resulta un caballo cualquiera, sino un mambí más.

De todas las satisfacciones que Elpidio Valdés le ha dado a Juan Padrón está precisamente la aceptación que este ha tenido en los niños. Sobre ello explicó en la Sala Guillén.

«Para mí fue una suerte trabajar con la Unión de Pioneros de Cuba, que era como se llamaba entonces a la actual Organización de Pioneros José Martí. El contacto con los niños me sirvió para enfocar mejor la historieta. Hice a Elpidio pensando siempre en los niños, nunca en los adultos, después ellos se han apropiado también del personaje.

Sobre todo está dirigido a los niños entre las edades de diez y 11 años, que es en las que se sueña generalmente con los héroes.

«Yo había visto muchos filmes de cowboys y me fijé en que muchas veces no utilizaban las armas que realmente se usaron en esa época. Entonces me propuse estudiar, investigar bien todos los aspectos referentes a las armas que se utilizaron en la guerra de independencia: cómo era la vida de los mambises, de los españoles, incluso, busqué en los archivos que en Madrid, España, recogen toda la historia de cómo fue la guerra, porque yo quería presentar la verdadera historia, no inventar nada, ser lo más leal posible a la historia y creo que lo he logrado.

«A mí me han hecho anécdotas, que pueden ser leyendas, no sé, de que en un examen de historia un niño, a la pregunta que le hacían de que mencionara el nombre de algún líder cubano en la guerra, el niño puso junto con Maceo, a Elpidio Valdés. Eso es muestra de que está vivo en la mente de la gente que lo quiere. Yo no sé si eso tiene que ver en cómo ha influido el personaje de Elpidio en el imaginario popular sobre la guerra de independencia, lo que sí te puedo decir es que Elpidio Valdés y su tropa de mambises son vistos por muchos niños, incluso, por adultos como si fueran reales, como si fueran de verdad mambises que lucharon en la guerra».

Foto: Cortesía Centro Pablo

Los cubanos quieren mucho a Elpidio Valdés, explicó Padrón al auditorio, desde que empezó a publicarse me mandaban cartas a la revista Pionero, a Zun Zun, o sea, los niños siempre han estado conectados a la figura de Elpidio Valdés. Yo no trato de dar lecciones históricas, yo no digo en esta fecha hubo tal o más cual combate. Elpidio Valdés es un personaje situado en la guerra de independencia y lo que yo he tratado es que los niños conozcan cómo eran las armas, los grados, lo que comían los mambises, los españoles, cómo eran los fortines, el imaginario de esa guerra, que visualicen cómo era la guerra.

«Yo sabía mucho de los vaqueros y de los indios siux, de las praderas, sabía qué era un Winchester, sabía dibujar a un soldado americano, pero no a un mambí.

«Cuando hice el primer Elpidio yo tenía 23 años. Las primeras aventuras que hice fueron fuera de Cuba hasta que empecé a documentarme, visitar museos, a leerme libros, meterme en la Biblioteca Nacional. Todo eso que yo aprendía lo ponía en la historieta. Pienso que fue un aprendizaje del público, del lector y mío también».

¿Qué está haciendo hoy Juan Padrón?, le preguntó Granma, una vez que concluyó la presentación de sus libros.

«Estoy haciendo El Libro del Mambí, una nueva edición, con la editora del Icaic, que tiene ya casi 400 páginas con todo lo que yo encontré hasta ahora, del ejército español y de los mambises, que será más completo que el primer libro. Además, estoy tratando de volver a hacer historietas de Elpidio Valdés y hacer otras nuevas películas.

«Estoy tratando de buscar un equipo de jóvenes entusiastas que les guste Elpidio Valdés y hacer otra temporada de películas cortas de Elpidio Valdés. También estoy pensando en hacer otros largometrajes con estas primeras historietas de Elpidio Valdés y sus inicios. Ahora me cuesta un poquito más lo de la animación, porque cambió el sistema de trabajo, de verdad que me siento fuera del agua, por eso prefiero que sean los jóvenes los que las hagan.

«Mis primeras historietas me traen muchos recuerdos. Que se publiquen ahora me satisface. Se publicaron una sola vez, Los verdugos se publicó en 1987 por la UPEC. Hay varias generaciones de cubanos que no las han visto, espero que ahora puedan hacerlo».

ALGUNOS DATOS REALES EMPLEADOS POR PADRÓN PARA LAS HISTORIAS DE ELPIDIO

El Enemigo colonialista

- En la Guerra de los Diez Años, el arma del soldado español de línea era el fusil Remington (Long Tom), de fabricación norteamericana.

- Estados Unidos vendió a España una gran cantidad de lanchas rápidas o cañoneras, que servían para patrullar las costas y evitar la entrada de armas y pertrechos en Cuba con destino al Ejército Libertador.

¡Los mambises!

- Para transmitir las órdenes a la tropa, los jefes contaban con un corneta de órdenes o clarín. El corneta estaba junto a ellos en todo momento, indicando con sus toques todos los movimientos a realizar.

- El machete, instrumento de trabajo, se convirtió en arma terrible en manos del combatiente cubano.

- Entre las armas utilizadas por los mambises se encontraban los cañones de cueros.

Datos tomados de El Libro del Mambí, de Juan Padrón. Casa Editora Abril.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Juan Rodriguez dijo:

1

7 de febrero de 2018

11:45:00


Fue una suerte vivir tus años.Padrón, Elpidio tambien es parte de la cultura política de nuestro pueblo. Sería muy bueno ver de nuevo la continuidad de tu talento. Gracias, tocallo

John Kirsigal dijo:

2

7 de febrero de 2018

11:50:41


Buenas tardes Sr.Padron todos los cubanos llevamos en nuestra sangre a Elpidio Valdes,lo tenemos presente con las cargas al machete de Maximo Gomez, de Antonio Maceo y los Ilustres Generales de las Guerras de Independencia y para sellar aquellos hombres mambises que lucharon con ellos en contra de los españoles y en los primeros tiempos contra la ocupacion extranjera. Pero fijese Sr. Padron cada persona interpreta como piensa y ese Elpidio Valdes,Representa con su Machete a Maximo Gomez,con el Bigote a Antonio Maceo y con el Caballo a Jose Marti y la Ropa a las huestes mambisas de todas las guerras. Sr. Padron la Historia la escriben los hombres y mujeres y lo convoco a usted a seguir con Elpidio Valdes rememorando cada guerra,cada accion de nuestros mambises y con ese toque que usted conoce estara cooperando a que las nuevas generaciones de cubanos no se olviden de quienes lo dieron todo a cambio de nada y sin pedir nada a nadie "Al Combate Caray Padron" Con eso honrrara usted a mi bisabuela "la mambisa" a las ordenes del Mayor General Antonio Maceo. Gracias JK

aliozha dijo:

3

7 de febrero de 2018

13:14:49


MAgnifico por Juan Padron.

Otelo dijo:

4

7 de febrero de 2018

13:43:59


!!!! Viva el Coronel Elpídio Valdes, con su Tropa y Su Padre, el General, de la Caricatura Patriotica Cubana, Juán Padrón !!!!.