ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Que prevalezca el sentido de lo justo y el agradecimiento por lo que tenemos, de lo cual debemos ser los principales defensores. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Lo encontramos sentado frente a una máquina de coser, en el portal de una casa como cualquier otra. Allí tiene su negocio. Traía un pulóver de mangas cortas, un short de rayas hasta las rodillas y unos tenis. En las piernas, sobre un pedazo de tela, apoyaba un zapato de mujer, de bastante uso. También tenía dos agujas, un destornillador y una chaveta.

«Mi hermano cose en la máquina. Lo mío es a mano». Me explica mirándome, sin dejar de coser. Yo, con la vista fija en la aguja, le digo: oiga, en cualquier momento la costura le llega al dedo… «Tranquila chica, yo llevo más de 20 años en esto. Aunque también fui fresador y chofer».

Entonces usted es Jorge Luis Romero Herrera, el diputado zapatero… «Sí, yo soy el zapatero remendón. A algunos no les gusta eso de remendón, pero es lo que hago: “remendar” zapatos. Ya este es mi segundo mandato como delegado de base, de la circunscripción 24, del municipio de La Lisa; pero como diputado es la primera vez.

«Si digo que pensé llegar allí, es mentira. Sé que voy a estar con gente muy preparada, en debates importantes, en controles… Por eso tengo que aprender.  Siempre se habla de la superación de los delegados, pero eso todavía anda flojo».

«Lo que sí tengo, de sobra, son muchas ganas de aportar, de ayudar, porque a quien no le guste ayudar, no puede ser delegado.

«Yo empiezo a trabajar a las ocho de la mañana; pero cuando tengo que tramitar algún problema, salgo tempranito en mi bicicleta y amanezco en el organismo que sea. Cuando comencé en esto, me dieron una lista con los teléfonos de todas las entidades administrativas del municipio. Pero no los uso, así no se resuelven las cosas, así nadie te atiende».

Según Jorge Luis, «hay que tocar la puerta de los jefes, hablar con el primero, con el segundo… En eso, muchacha, hay que seguir trabajando: en las relaciones de la administración con el Poder Popular…».

«A mí me exigen que escoja un día para atender a la población; pero yo no tengo un día. Para el pueblo, ese que votó por mí, tienen que ser todos los días. Con orden, claro, porque tengo trabajo y familia…, pero uno tiene que saber el compromiso asumido».

«Sé que Blas Roca, el primer presidente de la Asamblea Nacional, también trabajó como zapatero cuando era joven. Eso me da tremendo orgullo…  Y ahora, chica, discúlpame, pero esas cosas me ponen los ojos llorosos…».

Tranquilo, le digo, mi papá también es así… «Yo, la verdad, quisiera cambiar eso, porque te imaginas el día que me toque hablar en el Parlamento… ¿cuántas veces voy a tener que pedir disculpas?».

SACUDIRSE LA FORMALIDAD

Novato, lo que se dice novato, no es. A pesar de sus 31 años, Isael Alfonso Graña recién inició su tercer mandato como delegado de base y el próximo 19 de abril formará parte, por segunda vez, del Parlamento.

Es por eso que de la circunscripción 14, del consejo popular de Plaza Vieja, de la Habana Vieja, sería muy difícil hacerle un cuento. «Para llegarle a todo, o a casi todo, hemos creado, como se dice en Medicina –porque es ortopédico y de ello no puede desprenderse–, un grupo básico de trabajo con el Partido, los CDR, la FMC, con todos los factores…

«En mi circunscripción funciona, aunque no en todos los lugares es así, porque el acompañamiento al delegado, desde la comunidad y desde las instancias municipales, hay que rescatarlo».

Al analizar lo hecho, y lo que falta por hacer, desde el Poder Popular para fortalecer su gestión, se detiene en el empeño de la VIII Legislatura por perfeccionar el funcionamiento de estos órganos, sobre todo a nivel de municipio.

«Pero todavía las administraciones no se involucran lo suficiente en la solución de los planteamientos; hay que acortar los plazos de las respuestas y aumentar la calidad de estas; debe ser superior la participación de las entidades administrativas en las rendiciones de cuenta, así como el uso de las facultades por parte de los gobiernos locales».

A su juicio, el completamiento de las plantillas de los órganos del Poder Popular sigue siendo un reto, al igual que la implicación de los delegados y de todo el sistema de gobierno en el desarrollo de los territorios. «Hay que seguir de cerca el uso de la Contribución al Desarrollo Local, los delegados no podemos estar al margen, porque los planteamientos de la población deben ser la primera cantera de proyectos».

En ese sentido, Marie Castillo Fiallo, quien con 26 años se estrena como diputada y delegada de base de la circunscripción 23, de Playa, insiste en que la designación del cargo de vicepresidente del Órgano de la Administración, tanto a nivel provincial como municipal, debe otorgar mayor estabilidad a la gestión administrativa y al mismo tiempo, hacer más eficiente la labor del Poder Popular y de sus comisiones permanentes.

Para esta joven enfermera del Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, constituye un desafío desterrar la formalidad en el examen que realizan los diputados a la implementación de políticas, al cumplimiento de los acuerdos de la Asamblea… De ello depende la efectividad de la fiscalización, que no es otra, que el control del pueblo.

CON EL OÍDO PEGADO A LA GENTE
Danhiz Díaz Pereira tiene 22 años, pero a la lozanía propia de la edad le cuelga toda la madurez que entraña lidiar con muchas responsabilidades.  Cursa el cuarto año de la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae), es su presidente de la FEU, así como coordinador provincial de esa organización y además, fue electo diputado al Parlamento por el municipio de Marianao.

Para todos, pero sobre todo para quienes empiezan, el primer compromiso, sostiene, «está en entender –y demostrar– que no somos el relevo, sino la continuidad de la dirección histórica de la Revolución y de su obra, sin que ello impida que aportemos nuevas ideas, nuevos modos de hacer, desde la visión y el lenguaje de nuestra generación».

Sobre los hombros de la IX Legislatura, de los 605 diputados que la componen y de los millones de cubanos que representan, está también, a su juicio, el desafío de continuar perfeccionando el socialismo y de hacer más eficiente la economía, de modo que podamos transitar hacia ese estado de prosperidad que nos hemos planteado.

También es, en su opinión, una de las responsabilidades más significativas del Parlamento, contribuir al ordenamiento jurídico del país, y a todas las transformaciones legislativas a que estamos abocados, desde la Constitución hasta las leyes que permitan la correcta implementación de políticas y lineamientos.

Y a los jóvenes, dice, «sobre todo a nosotros, nos toca involucrar a los demás, sumarlos, desde el diálogo entre generaciones, incluso desde la diversidad de criterios; pero que prevalezca el sentido de lo justo y el agradecimiento por lo que tenemos, de lo cual debemos ser los principales defensores».

Hay que vestirse de pueblo, coincide, y sentirse parte de los problemas. Hay que andar con el oído bien pegado a la gente; hay que velar porque todo lo hecho –y por hacer– responda, en primera y única instancia, a sus intereses.

Esa debe ser la esencia del quehacer diario del sistema del Poder Popular; esa fue la base sobre la cual se comenzó a construir desde sus inicios, allá por 1976; y también deberá ser directriz en los tiempos por venir.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alfredo dijo:

1

23 de abril de 2018

08:02:27


Leo el periodico Granma todos los dias soy un cubano que lleva dos meses en EE.UU pero defendiendo a Cuba ante la mentira que ellos lanzan asi sere mientras este en ese pais .Espero que Uds se conecten conmigo para mantener las relaciones de hermanos.