ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Anabel Díaz

Los comentarios de que “tal vez no pueda venir a votar, por la rodilla” y “a lo mejor tendrán que llevarle la boleta a la casa” se desvanecieron ante la tierna y, a la vez, imponente imagen de una familia con muchas razones y “credenciales de primeras veces” para ejercer su derecho al sufragio.

Allí, en el colegio electoral No.4 de la circunscripción 23, sito en la calle 15 esquina a 12 en el capitalino reparto del Vedado, Ramón Labañino Salazar se llenó de respeto y cariño de pueblo, con esa enorme humildad que le caracteriza y la mirada que transmite firmeza, alegría y agradecimiento. Y no era para menos el júbilo. Hacía alrededor de dos décadas que no podía realizar el derecho cívico de votar.

“Es la primera vez que los Cinco votamos… Después de tantas cosas que han pasado en nuestra historia, tenemos la oportunidad de ejercer una de las cosas más bonitas que tiene nuestro sistema, que es la democracia revolucionaria, la democracia socialista y (…) podemos disfrutar lo que es el voto democrático real, donde se eligen los candidatos cuadra por cuadra y no existe el dinero, no existe la propaganda imperialista, no existe nada de eso y, por tanto, es un momento muy bonito que disfrutamos con todo nuestro pueblo”, confesó a la prensa.

La emoción se le notaba en los ojos bañados, en las manos y el rostro sudorosos… Por ello escuchar la petición de disculpas de un HÉROE (así, en mayúsculas) ante tantos sentimientos encontrados, no pudo menos que contagiar de emoción a los que allí estábamos.

Recordó los disímiles acontecimientos acaecidos luego del pasado 17 de diciembre, con la libertad de los Cinco y el inicio de lo que él coincidió que significa una “nueva época de relaciones y un intento de acercamiento hacia Cuba del Gobierno de Estados Unidos”; también el nacimiento de Gema, la Cumbre de las Américas y la gran victoria que ha recibido Cuba en estos foros internacionales, así como los discursos de los presidentes Raúl, Cristina y Correa, y —grosso modo— el momento crucial que hoy vive América Latina. Elementos cardinales que “ayudan a este proceso histórico que estamos viviendo. Así es como lo disfrutamos y así los Cinco vinimos a votar hoy”.

¿Votar de nuevo para los Cinco después de un dilatado “stand by” en el ejercicio de este derecho, debido al injusto encierro en cárceles norteamericanas? “Uf, una emoción enorme porque, imagínate, si tú te pones a pensar hace apenas cuatro meses y unos días nosotros estábamos presos y lo menos que pensábamos era poder estar hoy día libres aquí en Cuba y votando, realizando uno de los derechos principales que tiene el ser humano: poder votar, el derecho democrático. Y para nosotros estar rodeados del calor del pueblo, del cariño de la gente, del poder por primera vez (después de muchos años) vincularnos al proceso electoral cubano, es un momento de mucha emoción y mucho simbolismo porque, además, hoy es el 54 aniversario del triunfo revolucionario de Playa Girón. Así que los simbolismos todos se unen para este momento tan bonito y tan histórico”, afirmó.

Ante la interrogante de Granma sobre esas otras emociones que él no había querido decir y que mucho tienen que ver con las “credenciales de primeras veces” que antes mencionaba, le arrancaron sonrisas continuadas que mostraron al hombre más allá del Héroe: “Sí, mira, hoy suceden cosas muy bonitas… Es la primera vez que una hija mía viene a votar, Lizbeth; en segundo lugar, es la primera vez que yo voto después de más de 20 años porque producto del trabajo nuestro realmente muchas veces la elecciones no coincidían en el momento en que nosotros veníamos de vacaciones; y en tercer lugar, es la primera vez que dentro de los candidatos está una hija mía, Laura”.

Y confiesa: “la decisión fue muy difícil, la verdad, al final voté por el futuro que es lo más importante para Cuba. Y por ese futuro hermoso que queremos para Gema y para todo el pueblo cubano”.

Delante de la prensa y con los vecinos que allí se le acercaron para agradecerle por tanto dar de sí, ya fuera dándole la mano o estrechándolo en un abrazo, Ramón ofreció sus valoraciones sobre nuestro sistema político: “Para mí, el sistema político cubano es el más perfectible que hay, nosotros tenemos la virtud de que es un sistema realmente democrático porque nosotros contamos con el pueblo para las elecciones, nosotros contamos con el pueblo para todas las decisiones importantes para el país. Creo que, desde nuestro punto de vista, es el mejor sistema que hay”.

Lo dijo sin tapujo y sin vendas, reconociendo que ese sistema no está exento de dificultades, pero con la seguridad de que “podemos corregirnos en el camino y, sobre todo, de que realmente es democrático. No es una democracia participativa simbólica, es una democracia real, en la cual el pueblo es el que decide, el pueblo es el que toma las decisiones propias de nuestro sistema y tenemos que fortalecer el poder del pueblo”.

Su hija Lizbeth tampoco puede disimular la alegría: “Es muy impresionante, ya que es la primera vez que puedo votar y mi voto va a representar algo… Me siento muy feliz y muy impresionada. Son muchas casualidades a la vez”, dijo.

Elizabeth, silenciosa, aguarda a que finalice el arsenal de preguntas a su esposo e hijas y, mientras, conversa con la que ella misma asegura que es su familia en Estados Unidos, Walter y Kay Tillow, los amigos de Kentucky que tanto le ayudaron a la familia Labañino-Palmeiro. Dos norteamericanos que también apreciaron estas elecciones parciales y reconocieron la calidad del proceso en Cuba.

Una vez concluido el intercambio con la prensa, nadie quería dejar escapar la oportunidad de acercarse una y otra, y otra vez a Ramón. Fotos, besos, apretones, palmadas en el hombro… La primera de otras muchísimas elecciones por venir y en la que siempre habrá que le agradezca no solo por votar por el futuro, sino por tanto aportar —con la fuerza del ejemplo— a la construcción de ese mañana que se escribe desde hoy. Y tampoco faltará quien, desde lo más hondo del lado izquierdo del pecho, le diga, sencillamente: “Gracias, Ramón”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Marcos Andrés dijo:

1

20 de abril de 2015

01:01:04


Nuestros cinco hermanos votaron por el fortalecimiento de nuestra invencible REVOLUCIÓN!!!! Gracias Ramón por votar en nombre de todos los que desde Miami aplaudimos el regreso victorioso de ustedes a la Patria!!! Un saludo revolucionario desde Kendall en Miami. Marcos Andrés.

rosendo alexis gutierrez caraballo dijo:

2

20 de abril de 2015

20:33:13


gracias fidel, gracias raul, gracias revolucion ,orgulloso de ser cubano desde venezuela estado portuguesa acarigua.hasta la victoria siempre.