ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. O, mejor dicho, lo que es posible hacer. Estados Unidos está enfrascado en una escalada verbal contra el gobierno de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), pero sus principales analistas descartan la opción militar y llaman a una solución negociada.

El presidente Donald Trump amenazó en la ONU con destruir completamente el país si se viera obligado a actuar y se dirigió a las autoridades de Pyongyang en tono irrespetuoso, algo que sus antecesores en la Casa Blanca evitaron en todo momento.

Según fuentes de medios estadounidenses, las ofensas y amenazas más duras de Trump estaban fuera del libreto aprobado por sus asesores y habrían sido producto de su propia inspiración.

La reacción de la RPDC no se hizo esperar. Consideraron los insultos de Trump como una declaración de guerra y aseguraron que su represalia sobrepasaría los pronósticos de Washington.

La situación en la península coreana es ahora más tensa que nunca antes.

Pero, ¿es posible que las palabras pasen a los hechos? Muchos lo ponen en duda.

Aunque no se puede descartar que, dado el nivel de tensión, un incidente aislado se salga de control y pueda de-sencadenar la guerra, las consecuencias de una conflagración en la península son tan grandes que cualquiera en sus sanos cabales lo pensaría dos veces antes de apretar el botón de ataque.

Los cálculos más conservadores cifran en un millón de muertos el saldo de la primera hora de conflicto. Otros cientos de millones de personas en la región estarían en riesgo si se prolongaran las acciones. El número de desplazados sería inédito desde la Segunda Guerra Mundial.

Antes de plantearse la opción militar, Washington tendría que garantizar la seguridad de Seúl, la capital sudcoreana donde viven más de diez millones de personas, que se encuentra al alcance de la artillería convencional de su vecino. El Pentágono sería incapaz de deshabilitar en el corto plazo los miles de baterías de obuses y misiles que se encuentran desperdigadas en el sur de la RPDC, incluso si sus servicios de inteligencia contaran con información fiable.

Pero a este escenario se suman desde el año 2006 las probadas capacidades nucleares de Pyongyang, cuyas últimas pruebas han sido exitosas y han desencadenado fuertes represalias de la comunidad internacional.

«Los estadounidenses no atacarán Corea del Norte, ya que no es que sospechen, sino que saben con seguridad que tiene armas nucleares», aseguró recientemente el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

Incluso si fueran interceptados los misiles intercontinentales de que dispone la RPDC, el país cuenta con cientos de corto y mediano alcance que suponen una amenaza para las bases militares estadounidenses y los países vecinos.

Algunos analistas aseguran que la distancia geográfica a la que se encuentra Estados Unidos le da cierta ventaja, pero Washington tiene desplegados más de 30 000 efectivos en Corea del Sur y otros tantos en Japón. En caso de guerra, sus fuerzas estarían en riesgo directo.

Pero el saldo de un posible conflicto no solo se mediría en bajas civiles y militares. Corea del Sur es uno de los principales proveedores de productos manufacturados y de alta tecnología de Occidente. Una guerra paralizaría las fábricas y el impacto en el comercio tendría alcance global.

Desatadas las acciones bélicas, tampoco se podría descartar que China, que tiene frontera con la RPDC, o Rusia se vean obligadas a intervenir en el conflicto por motivos de seguridad nacional, poniendo a la humanidad al borde de una guerra mundial de consecuencias incalculables.

Si la Guerra de Corea, entre 1950 y 1953, le costó a Estados Unidos cerca de 20 000 millones de dólares de la época y 50 000 vidas, una reedición escalaría esas cifras a números estratosféricos.

Los llamados internacionales, como el que hizo el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla en la ONU, se centran en la desnuclearización total de la región, con respeto a la soberanía de los países y sin injerencias extranjeras. «Solo a través del diálogo y las negociaciones se puede lograr una solución política duradera, que debe tener en cuenta las preocupaciones legítimas de todas las partes involucradas», añadió.

Lo único que cabe esperar es que prevalezca el sentido común.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose R Oro dijo:

1

27 de septiembre de 2017

01:31:31


Dijo en la ONU en 1960, el Comandante en Jefe Fidel Castro: “La historia del mundo ha ensenando trágicamente que las carreras armamentísticas han conducido siempre a la guerra; pero, sin embargo, en ningún minuto como este la guerra significa una hecatombe tan grande para la humanidad y, por lo tanto, nunca la responsabilidad ha podido ser mayor”. Hoy, 57 años después, estas extraordinarias visiones de un gran estadista, son solo una verdad acrecentada y un testimonio de su sin igual talento. No se interpreta de manera completa lo que dijo Lavrov en la ONU, si fuera de la forma en se menciona en el articulo, por que entonces Rusia (y China y Bolivia) en el Consejo de Seguridad no veto las sanciones, o al menos se abstuvo, sino lo hizo a favor de las sanciones y de la RPDC? Cuba no dispone, porque nuestro gobierno es muy sabio, de armas de exterminio en masa que poner en esos incógnitos misiles que usted menciona alcanzan al territorio de los EE.UU. La invulnerabilidad militar de Cuba no se basa en bombas atómicas o misiles de cualquier alcance, sino en la doctrina de la Guerra de todo el Pueblo, por la que Cuba podrá ser invadida, pero no conquistada, y quienes la invadan serán derrotados. La invulnerabilidad política de Cuba se basa en el trabajo inmenso de solidaridad con otros países y pueblos, algunos que comparten la ideología del estado cubano, otros muchos no. Una aplastante mayoría de 191 países votaron en la Asamblea General de la ONU contra el Bloqueo, con solo dos abstenciones EE.UU. e Israel. Eso quiere decir que los dos vecinos de los EE.UU. Canadá y México, votaron a favor de Cuba, todos los aliados estadounidenses de la OTAN, votaron a favor de Cuba. Japón, Corea del Sur, Singapur, votaron a favor de Cuba. ¡El gobierno de Mauricio Macri votó a favor de Cuba! Eso no se logra con bombas atómicas, sino con prestigio, transparencia, contribución a la salud, colaboración con todos nuestros vecinos y países lejanos, pero hermanos. Eso es lo que protege a Cuba, un balance de la Guerra de todo el Pueblo y de la hábil y principista política internacional de su gobierno, a pesar de un ambiente mediático mundial sumamente desfavorable.

Rogelio Respondió:


27 de septiembre de 2017

16:22:56

estimado Jose, totalmente de acuerdo contigo, es mas la historia da nuestro proceso despues de la crisis de los misiles ha demostrado lo certera de la política y doctrina militar. El peligro actual no es Corea, por mucho que se alimente mediaticamente la teoria de agresividad de Kim Jon Il, el peligro esta en los artistas de los conflictos . Los EEUU por primera vez se enfrentan a una potencia nuclear. Corea la ha utilizado como muro de contención a la agresividad de los militaristas norteamericanos. Las otras potencias nucleares Rusia y China votaron a favor de las sanciones contra Corea, pero plantearon que en caso de agresion exterior estarian del lado de los Coreanos. Esto neutraliza todo intento de un ataque contra Corea, y sirve de contención al uso de armamento atómico norteamericano ya que automaticamente seria una amenaza para los paises fronterizas China y Rusia. Ahora estan estudiando en el pentágono la utilizacion de armamento atómico de baja intensidad , asi como otro armamento no atómico. La idea de los norcoreanos es que si atacan , con cualquiera que fuese el armamento responderiancon armamento atómico. Por eso de momento estaremos ante la presencia del peligroso juego estratégico del raton y el gato.

Jose dijo:

2

27 de septiembre de 2017

05:36:51


Esperemos que prime el sentido común aunque está difícil con Trump y el Kim de turno. Ambos son lo más alejado a la diplomacia que uno puede imaginar. El Sufrimiento que provocaría al pueblo coreano, da igual si es al norte o al sur del paralelo 38, un conflicto sería terrible. La humanidad no puede permitir eso.

Miguel Angel dijo:

3

27 de septiembre de 2017

05:37:27


Magnífico el análisis realizado por el periodista Sergio Alejandro Gómez, bien argumentado, con datos bien actualizados. La situación es muy complicada y peligrosa, con graves consecuencias no sólo para la península sino para la humanidad. Si se utilizara el AN, se producirían resultados muy nefastos, la contaminación radiactiva y el ascenso de grandes nubes de polvo provocarían el invierno nuclear en todo el planeta, la desaparición de la vida. Esperemos, por el bien de todos, q se imponga la sensatez y se resuelvan los diferendos a través del diálogo.

Amparo dijo:

4

27 de septiembre de 2017

08:03:47


El presidente de EEUU se siente todopoderoso, pensando que sus millones serán su coraza y no piensa en el pueblo estadounidense que sufrirá las calamidades propias de una guerra, la cual costará a ese país y a él mismo todo lo que tienen. Siempre el diálogo será la mejor opción para todos.

ernesto dijo:

5

27 de septiembre de 2017

08:13:58


Sergio A. Gómez, su crónica es acertada, pero cabe preguntar ¿Prevalecerá el sentido común por parte de EU? recuerde que aunque siempre han ladrado y no muerdan porque ya se les han caído los diente en numerosas ocasiones, el perro huevero anque le quemen el hocico siempre trata de comerlo y si no lo hacen, pasará lo mismo siempre, hacerse los guapetones predicando moral desnudos y con la mano en los bolsillos.