ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Barack Obama tenía una política hacia Cuba. Decimos esto no porque prefiramos sus discursos de encantador de serpiente a la retórica burda de la Guerra Fría; los métodos sutiles a la agresión directa, al estadista que al novato.

Decimos que Obama tenía una política hacia Cuba porque tuvo el valor de reconocer que el bloqueo era una política fracasada que había causado daños al pueblo cubano y aislado a los propios Estados Unidos.

Porque si bien nunca dejó de buscar influir en los asuntos internos de Cuba y mantuvo la injerencia imperial que está impregnada en el Despacho Oval, puso el mínimo de respeto necesario para que Cuba se sentara en una mesa de negociaciones y se abriera la posibilidad de una convivencia civilizada entre los dos países a pesar de sus diferencias.

Lo que anunció el presidente Donald Trump el pasado viernes en Miami no fue un cambio de política, fue un triste y ofensivo ejercicio de politiquería.

Habló de lo que no sabía y dijo lo que quería oír el grupo de mercenarios, terroristas y vendepatrias reunidos en el teatro Manuel Artime de Miami, que lleva el nombre de un traidor que murió soñando con ver a los marines desfilar por el Capitolio.

Complació a dos legisladores de origen cubano, especialistas en la manipulación y el chantaje, en detrimento de los intereses y la opinión de la mayoría del pueblo estadounidense y de la comunidad cubana en ese país, que se reunió en las afueras del teatro a protestar por el retroceso en el acercamiento entre La Habana y Washington.

Y lo hicieron no porque sean partidarios del gobierno cubano, lo hicieron porque quieren lo mejor para sus familias en Cuba, para la nación que los vio nacer y en muchos casos les dio la educación con la que se abren camino del otro lado del estrecho de la Florida.

Trump se perdió en el laberinto que le dibujaron personajes que nunca han estado en Cuba y desconocen la realidad de la Isla.

Después de décadas de propaganda sobre cómo el gobierno cubano desconectaba a sus ciudadanos del mundo exterior y les impedía viajar, ahora es Washington quien pone muros para que los estadounidenses no puedan visitar Cuba.

A la ultraderecha de Miami le quita el sueño que cientos de miles de norteamericanos puedan ver con sus propios ojos la realidad de una isla a solo 90 millas de sus costas que les estuvo vedada durante el último medio siglo o que conversen libremente con su gente, se bañen en sus playas y prueben su ron.

Obama creía que sus ciudadanos serían los principales embajadores del modo de vida estadounidense. Nosotros, que el pueblo y la sociedad cubana, conocidos de primera mano, eran la mejor carta de presentación.

Tres días en La Habana o cualquier otro destino del país pueden ser suficientes para descubrir el engaño al que han sido sometidos los estadounidenses todos estos años. Aquí se encuentran con un pueblo que jamás ha sentido odio hacia sus vecinos, pero que le corre por las venas el amor por la patria de sus héroes y el antimperialismo de Playa Girón.

Las políticas, cuando tienen el apoyo de las mayorías, suelen pasar la prueba del tiempo; la politiquería rara vez supera el juicio siempre severo de la historia.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pedro Pablo dijo:

1

20 de junio de 2017

22:51:29


Cuba ha desarrollado su proyecto revolucionario sin el apoyo del imperio. Nuestro invicto comandante en jefe manifestó en disímiles ocasiones que no necesitábamos de ellos,mas bien cuba logró ser independiente y soberana. No permitamos que exploten nuevamente a los cubanos o subviertan el orden con los muchos espías que mandan a cuba.cuba seguirá adelante a pesar del imperialismo yankee. Socialismo o Muerte Patria o Muerte Venceremos.

emilio Fernández lobeiras dijo:

2

21 de junio de 2017

06:22:20


Eso queda claro, y que tomen nota los "monaguillos" de Mr. Trump. Política, es la ética del gobernante, hacia los gobernados, hacia el pueblo y en función para lo que es nombrado: Servidor Público. Lo contrario, es el show político de Mr. Trump, hacia los medios de comunicación descalificándolos, descalificando a los contrarios, estableciendo la controversia eterna...incluso con sus correligionarios...eso es politiquería...pero de la peor.

pacheco dijo:

3

21 de junio de 2017

08:26:33


HACIA YA UN TIEMPO QUE NO ESCUCHÁBAMOS ESOS LADRIDOS DESCOMPUESTOS DE UN MUY MAL ACTOR DE TEATRO EN UNA ESCENA CARGADA DE ENERGÍA FACISTOIDE, QUE SI NO FUERA POR EL TERROR Y LOS MALOS AUGURIOS QUE INFUNDEN BIEN VALDRÍA LA PENA NOMINARLA A UN OSCAR Y PREMIARLA CON UNA ESTRIDENTE CARCAJADA PSICOPÁTICA. A FIN DE CUANTA COMO CASI SIEMPRE SUCEDE, EL SEÑOR DE LA IMPERTINENCIA TENDRÁ QUE ATRAGANTARSE SU RETORICA ANTICUBANA Y MORDERSE LA LENGUA MAS TEMPRANO QUE TARDE. LO APUESTO.

Lázaro dijo:

4

21 de junio de 2017

08:46:10


Trompetiiiiiiiila para Trump.En Cuba no se conoce el miedo.

Roselit dijo:

5

21 de junio de 2017

08:57:04


Nosotros los cubanos tenemos la dicha de vivir en este país hermoso que nos ha dado la Revolución, un país Libre y Soberano, que todo el que no lo alla visitado aún se lo pierde, así como se lo pierde el presidente títere de los EUA Donald Trump, ya que es títere de aquellos que se piensan que no son cubanos por vivir en ese país. El no se da cuenta que a pesar de los obstáculos que cuba ha tenido ha salido hacia delante y que los cubanos nunca nos vamos a dejar caer aunque no quiten nunca el bloque.

Marilin Respondió:


21 de junio de 2017

13:26:22

Como podemos confiar en esos CUBANOS de alla si lo que siempre proponen es mas bloqueo en contra nuestra, como nos quieren eh, cada vez es mas evidente que los Presidentes en EU son marionetas, con el mayor respeto para el Sr Trump