ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Archivo

El periodismo es hoy más necesario que nunca. Y como nunca antes están amenazadas las bases de la profesión.

El problema, contrario a las justificaciones que se escuchan, no es que Internet haya arrebatado el monopolio que tuvieron por mucho tiempo los periódicos, estaciones de radio y televisoras.

Las redes sociales que enlazan a miles de millones de personas de todos los continentes; los teléfonos inteligentes que permiten grabar y compartir fotos y videos; los blogs que ponen opiniones e ideas personales a solo un click de distancia, todos resultan ­oportunidades para el periodismo y no amenazas.

Si se asume el nuevo escenario sin prepotencias y con capacidad de adaptación, nuestro futuro está asegurado. Siempre será necesario un profesional para buscar, interpretar y poner a disposición del público la avalancha de información de la vida moderna. Es lo que hemos venido haciendo los últimos siglos, desde Gutenberg hasta hoy.

La cuestión no es entonces que la tecnología esté matando el periodismo, lo que se desmorona en casi todos lados son dos pilares del contrato social que da vida al periodismo: la honestidad de quien reporta y la confianza de quien lee, ve o escucha.

Con honestidad no nos referimos al vilipendiado concepto de verdad, tan relativo y permeado por intereses económicos y políticos. Nos referimos a la idea básica de actuar de buena fe, de cumplir un encargo social, sin intención de manipular u ocultar información que los ciudadanos necesitan para tomar las decisiones de su día a día.

Tan engañados, ofendidos y traicionados se sienten millones de personas en distintas partes del globo, tanto por los medios como por los políticos tradicionales, que la irracionalidad, el extremismo y el populismo ganan terreno por doquier.

Cómo explicar si no el resultado del referendo en Reino Unido sobre la salida de la Unión Europea, el No de los colombianos en el plebiscito sobre la paz o la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

En todos esos casos, los medios tradicionales fueron miopes o incapaces de alertar a las mayorías sobre las consecuencias de sus decisiones. Y en los casos que lo intentaron, fue tanto su descrédito que el impacto resultó nulo.

Cada vez queda más en evidencia que los medios de comunicación son también instrumentos para mantener el status quo, adormecer las conciencias e imponer una visión hegemónica del mundo.

En Brasil ayudaron a tumbar el gobierno electo de Dilma Rousseff y en Venezuela libran una guerra encarnizada por vender la idea de una oposición pacífica que defiende la democracia, ocultando la violencia, los métodos de Guerra No Convencional y el objetivo de destruir el proceso revolucionario que puso los ingentes recursos de la nación sudamericana en función de los más desfavorecidos.

La columna que iniciamos hoy tiene el propósito de buscar otra óptica, de enfocar el mundo desde una perspectiva distinta a la que emana de los centros de poder globales.

No resulta una tarea fácil toda vez que, para informarnos de lo que sucede a pocos cientos de kilómetros en nuestro propio continente, dependemos de medios que tienen prefijadas sus agendas y que seleccionan en cada caso la parte de la realidad que mejor conviene a sus intereses. Peor aún es la situación si intentamos hacernos una idea de lo que acontece en el Sur global, en la expoliada África, el convulso Oriente Medio o la prometedora Asia.

Pero contamos con la revolución tecnológica que pone a nuestro alcance a los protagonistas de los acontecimientos, ojo crítico para navegar en el mar de información de Internet y una visión emancipada y descolonizadora que surge del núcleo de la Revolución Cubana.

Nuestros principales activos, sin embargo, serán la confianza que nos ganemos en nuestro público y la honestidad con la que contemos ese mundo a contraplano.  

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Mónica Piazza dijo:

1

14 de junio de 2017

08:22:44


Granma: Éxitos para esta nueva sección!Saludos afectuosos desde Argentina,quien también es un ejemplo de lo que describen en vuestro editorial!

EMILIO dijo:

2

14 de junio de 2017

08:23:04


El reto está planteado. Nadie es más grande que el tiempo en que le toca vivir. Grandes tareas, hacen grandes hombres. Es lo que necesita la prensa, exactamente, y es lo que lo que busca todo lector, credibilidad y arte para informarse. Hay que ser partidista, pero no puede ser un panfleto. Hay que proporcionar los contenidos que necesitan los pueblos, pero hay que ganarse ese espacio a golpe de audacia, innovación y buen periodismo. En Cuba hay una tradición donde beber, para llegar a ese periodismo de futuro que está por nacer. Les deseamos exito. Excelente iniciativa.

CFH dijo:

3

14 de junio de 2017

13:28:03


Creo que sí, es un espacio magnífico para conocer la realidad de la política internacional y tener argumentos para luchar contra esa guerra de cuarta generación que nos quieren imponer los poderosos de las comunicaciones.

Stefan dijo:

4

14 de junio de 2017

14:18:50


Excelente idea. Noticias,comentarios,analisis...Como ciudananos del mundo tenemos el derecho de conocer las opiniones (pertinentes) de todos Los lados. A mi siempre me importan las opiniones de Cuba. Soy rumano

Rogelio dijo:

5

14 de junio de 2017

15:42:57


Creo que este espacio ademas de necesario es un portal donde esclarecer y ampliar aquellas informaciones que no se ajustan del todo a lo que quiere el periodista, ya que una cosa es periodismo y otra es ser blogero o comentarista. Todos encerramos detras de nuestras palabras , unos con mas claridad que otros, una idea que queremos compartir, buscando siempre un objetivo , la verdad y sus matices. Quiero referirme en este espacio a un suceso incomprensible. En el dia de ayer el parlamento español discutio una mocion de censura contra el gobierno del partido popular español, dentro de las reacciones que provocaron las palabras del lider de la izquierda Pablo Iglesias, sobresale la de la diputada por Canarias, que en forma descompuesta e impropia de una parlamentarista aprobecho la oportunidad para acusar a Maduro de la situacion en Venezuela y acusando a Pablo Iglesias de concubernio con Maduro. La España actual es un hervidero politico enfrascado en una lucha de todos contra todos, eso es lo que aprobecha la derecha gobernante corrupta y oligarca para mantenerse en el poder. Hasta los Catalanes se debaten en un referendum que le de carta blanca para declarar la proclamacion de la "Republica", artos ya durante decadas de batallar contra la oligarquiaa española. El debate parlamentario, muy bronco con irrespetuosidades inapropiadas de la derecha que se retarato en varias ocaciones, ha dividido a la sociedad que se encuentra en niveles de pobreza nunca vista. El gobierno no hizo ninguna mension a los planteamientos de corrupcion y utilizacion de los organos del estado, incluyendo al poder judicial en sus chanchullos politicos para proteger a los corruptos a semejanza de los EEUU en los años donde Al Capone y sus bandas eran dueños de la vida publica. tambien se hablo de Cuba y de la poca accion del gobierno en el apoyo a Cuba contra el bloqueo de EEUU. Muchas de las situaciones que se dan en el mundo, por muy lejanas que parezcan afectan a toda la humanidad y espero que este marco pueda aunar comentarios he ideas a debatir de todos los ambitos. Aqui no se busca oir solamente las opiniones de los que pensamos que el mundo actual tiene problemas y debe cambiar a mejor, ni destacar solo la parte buena de lo que hacemos. pienso que una apertura para interbcambiar ideas es impresindible si queremos conocer los variados criterios en busca de soluciones para todos. Gracias por esta oportunidad de expresarnos