ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Crear más mecanismos de venta para los productos ociosos, como ferias populares, es una alternativa a explotar. Foto: Alberto Borrego

Las empresas cubanas, sin importar su tamaño o función, necesitan del aprovisionamiento y, por tanto, de la existencia de inventarios; así garantizan la continuidad de su actividad fundamental. Sin embargo, la insuficiente gestión de esos productos entre entidades y organismos ha provocado que los inventarios de lento movimiento y ociosos asciendan a cifras millonarias en la economía del país.

«En la Isla existe un gran porcentaje de inventarios inmovilizados, que representan un lastre para nuestra economía. En ese sentido, la V Feria de Negocios ha sido un espacio propicio para dar a conocer las mercancías en desuso de muchas empresas del país, y compartir experiencias sobre la gestión eficaz de esos productos almacenados», explica a Granma Lesvia Justiz Dieguez, especialista principal del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria.

Justiz acota que se consideran inventarios ociosos, según el Decreto 315 del año 2013 –cuerpo legal que regula su gestión y tratamiento–, aquellos productos o artículos  que pasan a lento movimiento y luego a inventarios ociosos ocasionándoles pérdidas a la economía del país. Son mercancías en buen estado, pero que se compraron en algún momento para un fin, y han quedado inutilizadas con el tiempo.

«No podemos alcanzar una economía sustentable mientras en nuestros almacenes permanezcan altos inventarios de productos ociosos o inmovilizados», señala.

El Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, al cierre de marzo, reportó un valor de 8 998 000 en moneda total de inventarios en esas condiciones; principalmente como resultado de la modernización de las industrias y empresas.

«Se solían comprar las mercancías en grandes cantidades, por si un día faltaban. No se tenían en cuenta las fórmulas de reaprovisionamiento del inventario, que dan a conocer a ciencia cierta lo que necesita cada empresa en su ciclo productivo, así como los inventarios máximos y mínimos», cuenta Justiz.

«Con el proceso de modernización de nuestras industrias, todas las piezas de repuesto almacenadas quedan en desuso, pero no significa que otras entidades no puedan darles un fin –dice la especialista–, y es lo que hemos comprobado durante la Feria».

Aunque con el paso de los años el país ha logrado paulatinamente encaminar esos inventarios ociosos que tanto daño hacen a nuestra economía, aún queda mucho por hacer.

«Allí donde tenemos acumulados –comenta– muchos bienes y seguimos atados a la ociosidad, hay que insistir en que no se aprueba el presupuesto con el fin de almacenar productos, sino para dar respuesta a los planes de producción y de servicios de nuestras empresas. Tenemos la responsabilidad de hacer cada día una mejor gestión de nuestros inventarios».

MÁS EFICIENCIA EN LA GESTIÓN DE INVENTARIOS

Lo primero que debemos hacer es concientizarnos. El inventario en estado de ocio es dinero almacenado, que no se va a mover por sí mismo, que no nos hace falta y a la vez está afectando el capital de nuestra empresa, resalta la especialista.

«Como empresarios, tenemos que gestionar con eficiencia esa mercancía, negociar con otras empresas, promover más ferias locales, comprar con conciencia y lograr más interrelación con el Ministerio del Comercio Interior, rector de la gestión de inventarios», asegura.

Además, añade, se necesita instaurar fórmulas de cálculo adecuadas, revisar con regularidad el contenido de nuestros almacenes, para detectar lo que está en buen estado y lo que no.

La gestión para compartir los productos entre las empresas de la Isla es aún insuficiente. La escasa divulgación y el hecho de que los inventarios ociosos no puedan ponerse a disposición de cuentapropistas y personas naturales, dificulta también el movimiento de estas mercancías, señala.

Creemos más mecanismos, exposiciones, interrelación entre las entidades del país. Será la vía más eficiente para despertar del sueño eterno a esas mercancías almacenadas por años, insta.

FERIA DE NEGOCIOS: UN ESPACIO OPORTUNO PARA EL MOVIMIENTO DE INVENTARIOS OCIOSOS

En el marco de la V edición de la Feria de Negocios 2018, muchas empresas han dado a conocer sus productos ociosos, captando la atención de otras entidades, por lo que se ha alcanzado un ambiente de intercambio oportuno, dice Lesvia Justiz Dieguez, también responsable de la exposición de productos ociosos en el pabellón del Ministerio de la Industria Alimentaria.

De las 94 empresas pertenecientes al Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, 48 asistieron a la Feria para exhibir sus inventarios ociosos.

Anays López Valdés, especialista comercial de la Oficina Nacional de Inspección Estatal, asegura que «diez empresas han estado interesadas en nuestros productos. Si se concretan las ventas podríamos recuperar cerca de 5 000 pesos en moneda nacional (CUP) en inventarios sin movimiento».

Para Taniel Rodríguez, representante de la Empresa de Bebidas y Refrescos de la provincia de Granma, «la Feria ha sido un buen espacio para continuar avanzando en nuestro desarrollo económico».

En muchos de nuestros almacenes contamos con productos que no necesitamos, y «otras empresas se han mostrado interesadas. Hemos obtenido, en intenciones de compras, alrededor de 2 000 pesos».

Entre los más de 5 000 renglones en estado de ocio de la Empresa de Bebidas, resaltan el carbón activado, que se obtiene de la madera y sirve para filtrar el ron; piezas de repuesto, como pistones, filtros de tractores, accesorios de tuberías e instrumentos para el control de presión en las industrias; y, además, trajes protectores para neveras.

Por su parte, la Empresa Procesadora de Soya de Santiago de Cuba prefacturó más de 26 000 pesos convertibles (CUC) y aproximadamente 3 000 pesos en CUP, explica Marisel Macías, económica de almacén de la entidad.

La empresa Cuba Café también ha podido encaminar un gran porcentaje de sus productos en estado de ocio.

De contar con un inventario de 305 000 pesos en el año 2015, en estos momentos solo nos quedan 16 000 pesos y, de ellos, ya tenemos más de 12 000 bajo consignación, dice Naidy Caraballo, especialista de logística de la empresa.

Los productos ociosos de la Empresa de Productos Lácteos de Matanzas ascienden a 155 000 pesos, asegura Rolando Pérez, jefe de mantenimiento de la entidad.

«Gracias a la Feria tuvimos la oportunidad de presentar esta gama de renglones en desuso, y con ellos han interactuado un grupo de empresas, de ellas 14 tienen intenciones de compra y se ha facturado un monto de 2 000 pesos», comenta Pérez.

La Empresa de Productos Lácteos de Matanzas está pensando colocar sus inventarios ociosos en una página web, para que todas las entidades interesadas puedan tener acceso a ellas. «Creo que es una iniciativa que pueden aplicarse en otras empresas, y que ayudará a dar promoción a esas mercancías inmovilizadas», explica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

eviannis dijo:

1

25 de mayo de 2018

08:13:49


Ciertamente se debe hacer un buen trabajo con los inventarios osiosos y lo de la feria estubo muy bien pero nuestro pais podria establecer tres puntos ya sea occidente, centro y oriente, dende se llevaran todos los inventarios osiosos de las entidades para que nuestros compradores no solo busque en las entidades que producen, sino que tengas ademas otro lugar. Puede ser como el mercado de venta Mayorista Mercaval y no olvidemos el tema de los precios, a parte de que debemos trabajar con la oferta y la demanda que no pueden trabajar separado.

pepe dijo:

2

25 de mayo de 2018

08:23:20


No es correcto decir que los inventarios están en estado de ocio por que El ocio ´´es un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede entregarse de manera completamente voluntaria tras haberse liberado de sus obligaciones profesionales, familiares, y sociales, para descansar, para divertirse, y sentirse relajado para desarrollar su información o su formación desinteresada, o para participar voluntariamente en la vida social de su comunidad´´ Lo correcto es ocioso que es para indicar que algo es inútil, no es productivo, sin fruto ni provecho.

Panchito dijo:

3

25 de mayo de 2018

08:29:46


Este tema de los inventarios ociosos y de lento movimiento no se acaba de resolver. Nuestro país debe despojarse de tabúes que datan de años, me refiero a la prohibición de que las empresas puedan vender libremente estos inventarios, han puesto a una empresa intermediaria que demora todo y no le interesa vender nada. ¡Por favor! ¿por qué no se autoriza a las empresas a vender directamente a cualquiera, sea entidad estatal, cooperativa, TCP o población?. Si pusieran a la venta esos inventarios, muchos de los productos podrían interesarle a cualquiera y de una vez por todas se elimina gran parte de estos ociosos, pero no, ahí está el obstáculo de la empresa comercializadora, creo que se llama COPLER.

Onier Rodríguez Hernández dijo:

4

25 de mayo de 2018

09:45:52


Considero que el factor fundamental en la acumulación de inventarios ociosos, obedece en primer lugar, a la falta de profesionalidad, la falta de conciencia y sentido de pertenencia, pues las compras excesivas e innecesarias de productos por parte de los funcionarios en una empresa a cargo de estas compra, que dicho sea de paso, como el dinero es de la empresa y no de su bolsillo, no tienen presente este detalle, que al final del camino están afectando en primer lugar, el presupuesto del estado y en segundo lugar, el bolsillo del trabajador, puesto que estos inventarios inmovilizados, después de una escasez de gestión de comercialización, terminan en su mayoría ajustándose y realizándose expedientes por perdidas, que van contra la utilidad de la propia empresa. Sin contar las limitantes que existen por las leyes vigentes, que estos inventarios no pueden ser comercializados a cooperativas no estatales como los llamados cuentapropistas. De igual manera estoy de acuerdo que primero estos inventarios sean comercializados dentro del organismo al que pertenece la empresa, después a entidades fuera del organismo, pero que una vez ninguna de estas dos necesiten estos productos, se les permita comercializarlos al sector privado, y claro todo debidamente bien controlado por los distintos factores que dirigen dicha empresa, en aras de evitar desvíos, adjudicación ilícitas y beneficios propios.

Kate Juárez dijo:

5

25 de mayo de 2018

10:57:00


Sigue sin crecer la economía,así no tendremos socialismo próspero y sostenible.