ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Mina Barita en Santiago. Foto: Cortesía del Ministerio de Energíay Minas

Dice Juan Ruiz Quintana, director ge­neral de Minería del Ministerio de Energía y Minas, que cuando se habla de este tema en Cuba inmediatamente se piensa en el níquel. Sin embargo, salvo este, el país no tiene abundantes recursos minerales metálicos (oro, plomo, zinc…).

«Lo que abunda en la Isla —argumenta— son los minerales no metálicos, fundamentalmente los materiales para la construcción. Tal es así que la obra constructiva de la Revolución se ha hecho 100 % a partir de recursos minerales nacionales».

Según el directivo, Cuba produce aproximadamente seis millones de toneladas de áridos anuales (arena y piedra triturada); así como también 95 000 toneladas de carbonato de calcio y 55 000 toneladas de cal, entre otras imprescindibles para el desarrollo de actividades industriales en el país, no solo en el sector constructivo. Además —también para autoconsumo—, se pro­ducen 110 000 toneladas de sal elaborada.

La minería no metálica apunta igual­mente como un segmento interesante de cara a la exportación. Tal es el caso de la zeolita, que ya sigue este camino, pero existen potencialidades para poner en otras orillas el carbonato de calcio y la sal. De acuerdo con Ruiz Quin­tana son temas aún en estudio, pero ya hay clientes identificados en países como Holanda y México.

Foto: Steyners Patiño, Dariagna Martha
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gero dijo:

1

30 de diciembre de 2016

08:55:37


El artículo esta bueno, pero me quedé totalmente perdido cuando comienzan hablar de momento de la comercializacion de productos agropecuarios y luego terminan con una infografía sobre los minerales en cuba, ¿Qué tiene que ver una casa con la otra?,,no entiendo nada......

daniel dijo:

2

30 de diciembre de 2016

10:38:39


Interesante articulo pero cuando terminan los estudios, esto algo que nos esta pasando los estudios se alargan en el tiempo, es tiempo de analizar porque estos estudios se demoran si se ponen los recursos necesarios para que estos se desenvuelvan rapidos, no poquito a poquito, si el grupo que esta en esto se dedica solamente a estos estudios o a otras actividades mas y por lo tanto se alargan. Esto es un problema en el país los estudios en varios sectores no tienen fin, como lo estamos haciendo.

Jose R Oro dijo:

3

31 de diciembre de 2016

15:33:34


Muchas gracias al director general Juan Ruiz Quintana por tan interesante informacion y opiniones sobre la importancia de los minerales no-metalicos en Cuba, que comparto por completo. Me asalta una duda cuando nos referimos en el presente articulo a la produccion de aridos, se cita una produccion anual de "aproximadamente seis millones de toneladas de áridos anuales (arena y piedra triturada)" o como expreso en el articulo "De la expectativa a la realidad" (Granma, diciembre 27, 2016) el ingeniero César Revuelta, vicepresidente del Grupo de Materiales de la Construcción,,, "en tal condición destacan los áridos –comentó– cuyas entregas en los últimos años rebasan los 6 000 000 de metros cúbicos anuales" Estamos hablando de toneladas o de metros cubicos, si es de metros cubicos (como pienso que es) seria casi el doble en toneladas. Por favor, les ruego encarecidamente aclarar este punto por su gran significado en la magnitud de la produccion de aridos. Por otra parte, quiero expresar mi conviccion de que este sector de los minerales no-metalicos y materiales de construccion, requiere una considerable inversion extranjera para crecer rapidamente a los niveles necesarios, tanto cuantitativa como cualitativamente. Hace falta acelerar los procesos negociadores, es muy importante para Cuba, como se expreso claramente en la Asamblea Nacional del Poder Popular, por los maximos dirigentes del pais. Que encima del terrible y criminal Bloqueo no nos asfixie la burocracia.