ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Yordan Santacruz (izquierda) es una de las piezas esenciales en el equipo cubano Foto: Ricardo López Hevia

Sin grandes cambios en sus 20 jugadores, la selección cubana de fútbol se apresta para disputar este domingo el último partido en la Liga de Naciones de la Concacaf, certamen que puede concluir su primera versión con nota positiva para los de la Mayor de las Antillas.

Los locales tendrán el duelo de despedida ante el difícil Haití. Ambos marchan invictos en la lid con nueve puntos, junto a otras cuatro selecciones. Por el sistema de desempate, Cuba aparece en el cuarto sitio con +14 goles, en tanto sus rivales de turno tienen +16.

El primer paso parece estar logrado, que es la clasificación hacia la venidera Copa Oro prevista para celebrarse en Estados Unidos y Costa Rica, del 15 de junio al 7 de julio. Solo una combinación de resultados negativos podría dejar fuera a la escuadra cubana del máximo evento de la Concacaf. Los antillanos, para no disputar la Copa Oro, tendrían que caer por goleada ante los haitianos, y que se produzcan una serie de abultadas victorias de varios equipos que tienen seis y nueve unidades en el presente.

Esa probabilidad parece una verdadera quimera. Sin embargo, el segundo objetivo, que es clasificar entre los seis mejores del evento para obtener uno de los seis boletos puestos en disputa hacia el grupo a de la Liga de Naciones de la venidera temporada, parece más complicado.
Un revés de los nuestros en Puerto Príncipe, por cualquier marcador, puede dejar a Cuba fuera del sexteto de clasificados, siempre y cuando ganen los conjuntos que más cerca están de ella (Curazao, Haití, Canadá, Jamaica, Martinica, Bermudas, San Cristóbal y Nieves, República Dominicana, Nicaragua, Guayana Francesa, Belice, El Salvador y Monserrat).

Para no depender de nadie más, los llamados Leones del Caribe tienen que salir al estadio Silvio Cator y ganar, o al menos lograr un empate, para que la tarea esté hecha. Haití igualmente con la firma de la igualdad consigue sus objetivos sin mayores sobresaltos.

El grupo que viajó a suelo haitiano es la base del plantel que derrotó en La Habana 1-0 a República Dominicana en noviembre de 2018 durante la tercera fecha de la Liga de Naciones. Un total de 17 futbolistas de aquel equipo aparecen otra vez entre los 20 convocados por el entrenador villaclareño Raúl Mederos. Solo tres caras nuevas se pondrán la playera cubana. Los jóvenes Alejandro Portal, Aníbal Álvarez y Juan Andreus recibieron el añorado llamado.

La ausencia de Maykel Reyes y Luismel Morris destaca entre los descartados. El primero no logra aún la forma física total para encarar un partido de gran rigor, tras ser operado un año atrás del peroné de su pierna izquierda. El entrenador Mederos comentó que la baja de Morris se produjo porque no estuvo al nivel que se esperaba en el entrenamiento, mientras otros jugadores hicieron méritos para ser elegidos en la escuadra definitiva.

Más allá de llamados y ausencias sobresale el hecho de escoger tres porteros para jugar un partido de 90 minutos. Esta decisión del cuerpo técnico no se entiende del todo, máxime si se podía ir con un jugador de campo más –preferiblemente otro delantero– ya que es bien raro presenciar un choque donde se tenga que echar mano a los tres guardametas.

Por lo visto en los dos partidos amistosos a finales de febrero contra Bermudas, el once titular cubano no debe tener mayores cambios con Sandy Sánchez bajo los palos y por delante de él estarían Andy Baquero, Erick Rizo, Yasmani López y Yosel Piedra. En el centro del campo es casi segura la participación de Daniel Luis Sáez, Aricheel Hernández y Yordan Santacruz. La única incógnita estaría en ver quiénes se agregan a la media cancha, siendo Neisser Sando y Reinaldo Pérez los de mayores posibilidades. En punta Luis Paradela es más que fijo.

Haití es favorito, juega en casa y tiene un plantel más equilibrado que los cubanos, pero no es invencible ni el rival al que todos temen. Las claves del éxito para Cuba pasan por cortar el juego de los haitianos en el centro del campo y presionarles lo más arriba posible cuando tengan la pelota. Cuba debe salir sin desespero y no «tirarse» atrás, reducir las faltas y conseguir que Aricheel y Santacruz se asocien al llevar el peso del ataque.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

José González dijo:

1

22 de marzo de 2019

23:03:15


En mi opinión, no se arriegaria tanto se aceptar que jugadores que quieren representar a la isla lo hagan, muchos de talento, incluso algunos que se han formado en otros países y tienen suficientes habilidades para encarar este y otros partidos que puedan ser complicados, además que ayudaría a cambiar la cara del equipo.

Jorge_GA dijo:

2

24 de marzo de 2019

08:31:25


Pues en los pies y las cabezas de los cubanos está poder mantenerse en zona de no quedar eliminados, ya que se le despejó algo el camino ayer Sábado con las derrotas de Curazao, Belize, St Kitts y Navys, Martinica y Jamaica, por lo que si se puede arrancarle un empate al menos al equipo haitiano, soñemos en grande, SI SE PUEDE..si Panamá, un equipo con un poco más de nivel que el nuestro, le pudo empatar al gran Brasil..

Dany dijo:

3

24 de marzo de 2019

21:47:36


Bueno Cuba cayó ante Haití y sólo existe una forma de acercarnos a corto plazo al primer nivel del área y eso es logrando llevar a nuestro equipo a nuestros jugadores que están jugando en ligas foráneas no hay otra variante a corto plazo

leo nardo dijo:

4

25 de marzo de 2019

11:20:02


Santa Cruz ademas de indiscuplinado sigue rindiendo por debajo de lo esperado,todavia no se me olvida el incidente de indisciplina en una copa a la cual asistio Cuba.