ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Un día de tregua y la pasión beisbolera cobrará vida nuevamente cuando hoy, a las 7:15 p.m. en el estadio Augusto César Sandino villaclareño, la afición desborde la instalación, como aconteció en Las Tunas, para apoyar a las dos selecciones finalistas de la Serie Nacional.

Precisamente acerca de lo vivido en los dos primeros encuentros, Granma recogió estas opiniones de algunos de sus protagonistas.
 

Dariel Góngora. Foto: Ricardo López Hevia

NO LANCÉ PENSANDO EN UN RÉCORD
«El récord solo salió, yo no sabía nada, y tal vez no saberlo fue lo que me ayudó, porque de otra manera me hubiera sentido un poco tenso».

Así declaró a la prensa el lanzador camagüeyano Dariel Góngora (refuerzo Leñador), quien es el máximo ganador del campeonato, con 14 victorias, y el primero que en nuestro béisbol le gana seis juegos al mismo equipo en una temporada.

A sus 24 años muestra madurez deportiva y confianza en sí mismo, lo que ha sido clave para sus resultados en la presente campaña.

«Soy un lanzador que estudia mucho a los contrarios, así lo hice con Villa Clara en el primer juego, para conocer a los bateadores. Me empeño en los entrenamientos porque un pitcher, si quiere resultados, tiene que sacrificarse el doble. Entreno bien la hora antes de pichear, me concentro en el juego y eso me ayuda a tener control, que es mi fortaleza principal».

Carlos Benítez. Foto: Leidys María Labrador Herrera

LA HISTORIA AÚN NO ESTÁ ESCRITA

Tras el segundo partido del play off, la balanza se inclina a favor de los Leñadores de Pablo Civil, sin que eso quiera decir que ya la historia está escrita.

Así piensa Carlos Benítez, el camarero granmense que ahora alinea como refuerzo con los Leopardos azucareros. Resultó el hombre más destacado a la ofensiva por su equipo en el segundo choque, con jonrón incluido en la primera entrada.

«Nuestra meta era tratar de sacar una victoria en el Mella, pero Las Tunas es un equipo en buena forma, con un director que sabe mover muy bien sus piezas y saca el extra de los jugadores cada día en el terreno.

«Yo siempre les hago a mis compañeros la anécdota de que el año pasado en la final, como capitán del equipo Granma, también perdimos los dos primeros; luego les ganamos a los tuneros y fuimos campeones».
 

Yosvany Alarcón. Foto: Ricardo López Hevia

LA RESPONSABILIDAD DEL CAPITÁN

Un equipo sin un gran capitán no puede llegar lejos. Es por eso que, desde que sus compañeros le dieron esa responsabilidad, Yosvany Alarcón la ha asumido poniendo el corazón.

«Mi mayor aporte al equipo es siempre apoyarlos y, en un momento clave o que pueda afectarlos sicológicamente, acercarme a ellos. Me toca también guiar el juego de la mejor manera y no defraudar esa confianza que me han otorgado ellos.

«De estos nuevos Leñadores me quedo con que hemos logrado ser una familia, algo que nos faltaba desde hace tiempo. Es eso lo que nos ha llevado a cada triunfo, y la manera en que vamos al terreno».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jesús Fernández Romero dijo:

21

15 de enero de 2019

20:26:28


Villa clara sentimos mucho que a pesar de haber llegado tan lejos sean arrastrados por las tunas, cogieron muchos jugadores de industriales y se les pegó el maleficio.