ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Serie Nacional de Béisbol

A partir de ahora cada jugada, lanzamiento o cada error y batazo, serán decisivos. Es la hora donde una equivocación cuesta, por eso la cabeza fría –que no quiere decir pasividad–, y no el impulso es lo que debe regentear el terreno de pelota. Y es que cuando concluyan los desafíos de hoy, la 58 Serie Nacional entrará en el último tercio de su calendario.

Vendrán los últimos 15 partidos de la temporada y aún no hay nada decidido. Ninguno de los equipos está eliminado, aunque es cierto que se hallan más apremiados industrialistas y holguineros, que aparecen en este instante fuera de la zona de clasificación.

Son estos los llamados juegos de alta demanda y esa categoría no solo incluye a los peloteros, que como protagonistas principales son responsables de las carreras anotadas y permitidas, sino también a directores, entrenadores, árbitros y a las autoridades del béisbol en el país, y hasta nosotros, los periodistas, estamos incluidos en esa altísima responsabilidad, como nos han exigido Elcino Paneque u Omar Expósito.

Sobre el jugador recae la carga de hacerlo bien y de no perder la compostura ante lo que considere erróneo, sea del árbitro, del contrario o de cualquier integrante de su propio elenco. Si él genera una situación de indisciplina y es expulsado, pierde el equipo, pierde la afición que lo fue a ver y le sigue cada noche, pierde el espectáculo, pierde la pelota. Y cuando la pelota es dañada, le hacemos daño a Cuba. Cada vez que se sobreponga a momentos como esos estaría contribuyendo a las aspiraciones de su plantel y a la calidad de nuestro pasatiempo nacional.

Y si el pelotero es clave, el director del conjunto es crucial, porque su rol no se ciñe solo a lo estratégico o a lo táctico, es por encima de todo conductor de un proceso, que aunque deportivo y en consecuencia competitivo, esencialmente es pedagógico, formativo. El que tiene la llave de las soluciones para ganar el juego, o ante una escena compleja, el que tiene el antídoto para evitar actos fuera de control, es él. Si la pierde, también perderá el campeonato.

No hay orden ni disciplina si no hay árbitros, es decir, son imprescindibles e insustituibles. Pero eso no les da privilegios, sino la mayor responsabilidad de un ser humano en el terreno de juego, pues son los encargados de hacer cumplir lo reglamentado. Y ahora en estos últimos 15 desafíos tienen que estar aún más preparados, tanto como los propios peloteros.

No los puede sorprender una jugada, el conocimiento previo de los protagonistas, en cuanto a sus cualidades y defectos, incluso hasta del carácter, es de vital importancia para su trabajo. Y han de elevar su comportamiento ético, ellos cantan out o quieto, strike o bola, pero no están para encararse con nadie, solo exigir lo dispuesto.

José Martí dijo, «en prever está todo el arte de salvar» y esa máxima es aplicable a todas las figuras de nuestra temporada beisbolera, lo mismo el bateador que el fildeador, el lanzador que el árbitro y también las autoridades deportivas en su función de garantizar desde la seguridad, hasta que la visita al estadio sea acogedora. Si una gradería con 20 000 personas, como hemos visto en esta campaña, lo que ve en el escenario es anarquía, se contaminará y reproducirá lo que ve; si tiene delante un buen espectáculo, entrega de los héroes, bellas jugadas, con decisiones tácticas o estratégicas arriesgadas, poniendo sobre ellas toda la riqueza de este deporte que es único, entonces la tribuna estalla en aplausos y salvamos la pelota.

Hasta el pasado sábado, en 84 choques se había tenido que lamentar la expulsión de ocho peloteros, cinco directores y cuatro entrenadores; hasta ese día 756 000 aficionados disfrutaron en el estadio de una reñida contienda. Vistamos a la Serie con lo que más nos gusta, un buen béisbol, son muchos los atributos de nuestros jugadores para alcanzarlo. Y aunque no se conoce que Martí haya jugado pelota, pongamos en cada lance sobre el diamante otra de sus ideas, cual recta de más de 90 millas por horas: «Solo las virtudes producen en los pueblos un bienestar constante y serio».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

fidelds dijo:

6

3 de diciembre de 2018

13:16:29


Buen comentario y oportuna reflexión, pero en lo que al arbitraje se refiere estamos de mal en peor, ya no basta que la zona de strike es todo un misterio, sino que el arbitro que tabajó en home el día de ayer en el juego Holguín- Villa Clara, cantó out a Cesar Prieto por batear fuera de cajón. Yo llevo muchos años viendo pelota y no había visto eso.Parece que se preocupó por la majadería de Anglada y sus reclamaciones de que Viscaino bateaba fuera, yo vi, por ejemplo a Ulacia o a Amado Zamora hacer mucho lo que hizo César y grandes ärbitros nuestros lo admitían, además la repetición fue clara, el contacto con la bola se produjo cuando los pies estaban aún en el cajón. Necesitamos más profesionalidad en nuestros árbitos, es este un factor decisivo si pretendemos elevar la calidad de nuestro beisbol, porque ahora, para seguir con el ejemplo, el muchacho, César, tendrá que batear clavado en el home como si fuera un sluger. saludos Oscar.

Iglez dijo:

7

3 de diciembre de 2018

13:41:17


buen comentario Oscar, solo agregar que generalmente el trabajo arbitral es malo, principalmente en la zona de strike que no existe coherencia entre los árbitros al cantar, unos tienen una zona estrecha y otros ni se sabe, otras veces titubean al cantar la jugada que si bien no son máquinas la prontitud define e impide existan malos pensados. en otro orden, ya comente en cubadebate y lo reitero aquí, porque se permite el mismo número en dos integrantes del mismo equipo, ejemplo lo fue, victor mesa y su hijo con el 32 en mtz e industriales, en ciego de ávila Mario vega y el pitcher de refuezo con el 42, en villa clara riscar y romero el pitcher con el 16, además que misael villa en su uniforme ahora es viña. que es esto, nadie lo observa?,en ningun beisbol del mundo he visto esto, me disculpan el comentario si está permitido en las reglas.

pirilampo dijo:

8

4 de diciembre de 2018

06:44:41


deberian publicar los errores de los arbitros para que sean mas profesionales