ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Serie Nacional de Béisbol

A partir de ahora cada jugada, lanzamiento o cada error y batazo, serán decisivos. Es la hora donde una equivocación cuesta, por eso la cabeza fría –que no quiere decir pasividad–, y no el impulso es lo que debe regentear el terreno de pelota. Y es que cuando concluyan los desafíos de hoy, la 58 Serie Nacional entrará en el último tercio de su calendario.

Vendrán los últimos 15 partidos de la temporada y aún no hay nada decidido. Ninguno de los equipos está eliminado, aunque es cierto que se hallan más apremiados industrialistas y holguineros, que aparecen en este instante fuera de la zona de clasificación.

Son estos los llamados juegos de alta demanda y esa categoría no solo incluye a los peloteros, que como protagonistas principales son responsables de las carreras anotadas y permitidas, sino también a directores, entrenadores, árbitros y a las autoridades del béisbol en el país, y hasta nosotros, los periodistas, estamos incluidos en esa altísima responsabilidad, como nos han exigido Elcino Paneque u Omar Expósito.

Sobre el jugador recae la carga de hacerlo bien y de no perder la compostura ante lo que considere erróneo, sea del árbitro, del contrario o de cualquier integrante de su propio elenco. Si él genera una situación de indisciplina y es expulsado, pierde el equipo, pierde la afición que lo fue a ver y le sigue cada noche, pierde el espectáculo, pierde la pelota. Y cuando la pelota es dañada, le hacemos daño a Cuba. Cada vez que se sobreponga a momentos como esos estaría contribuyendo a las aspiraciones de su plantel y a la calidad de nuestro pasatiempo nacional.

Y si el pelotero es clave, el director del conjunto es crucial, porque su rol no se ciñe solo a lo estratégico o a lo táctico, es por encima de todo conductor de un proceso, que aunque deportivo y en consecuencia competitivo, esencialmente es pedagógico, formativo. El que tiene la llave de las soluciones para ganar el juego, o ante una escena compleja, el que tiene el antídoto para evitar actos fuera de control, es él. Si la pierde, también perderá el campeonato.

No hay orden ni disciplina si no hay árbitros, es decir, son imprescindibles e insustituibles. Pero eso no les da privilegios, sino la mayor responsabilidad de un ser humano en el terreno de juego, pues son los encargados de hacer cumplir lo reglamentado. Y ahora en estos últimos 15 desafíos tienen que estar aún más preparados, tanto como los propios peloteros.

No los puede sorprender una jugada, el conocimiento previo de los protagonistas, en cuanto a sus cualidades y defectos, incluso hasta del carácter, es de vital importancia para su trabajo. Y han de elevar su comportamiento ético, ellos cantan out o quieto, strike o bola, pero no están para encararse con nadie, solo exigir lo dispuesto.

José Martí dijo, «en prever está todo el arte de salvar» y esa máxima es aplicable a todas las figuras de nuestra temporada beisbolera, lo mismo el bateador que el fildeador, el lanzador que el árbitro y también las autoridades deportivas en su función de garantizar desde la seguridad, hasta que la visita al estadio sea acogedora. Si una gradería con 20 000 personas, como hemos visto en esta campaña, lo que ve en el escenario es anarquía, se contaminará y reproducirá lo que ve; si tiene delante un buen espectáculo, entrega de los héroes, bellas jugadas, con decisiones tácticas o estratégicas arriesgadas, poniendo sobre ellas toda la riqueza de este deporte que es único, entonces la tribuna estalla en aplausos y salvamos la pelota.

Hasta el pasado sábado, en 84 choques se había tenido que lamentar la expulsión de ocho peloteros, cinco directores y cuatro entrenadores; hasta ese día 756 000 aficionados disfrutaron en el estadio de una reñida contienda. Vistamos a la Serie con lo que más nos gusta, un buen béisbol, son muchos los atributos de nuestros jugadores para alcanzarlo. Y aunque no se conoce que Martí haya jugado pelota, pongamos en cada lance sobre el diamante otra de sus ideas, cual recta de más de 90 millas por horas: «Solo las virtudes producen en los pueblos un bienestar constante y serio».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Eusebio Ramón González Utria dijo:

1

3 de diciembre de 2018

01:25:43


Óscar esencial su artículo, es bueno que los intervienen en esta SN 58 lo lean y lo interiorisen. Gracias y saludos

Dieudome dijo:

2

3 de diciembre de 2018

04:43:29


A veces es deplorable la actitud de los àrbitros. Eso es feo.aunque es difìcil autocontrolarse,coincido con el autro del artìculo, en que los actos de indisciplina no ayudan al equipo,ni a la aficciòn. Como dato adicional, les dirè que es cierto que Martì jugò pelota. Una vez realicè una investigaciòn sobrela actividad deportiva de los pròceres de nuestras guerras y descubrì en un periòdico local de la època que nuestro Josè Martì y Pèrez jugò la posiciòn de Short stop (campo corto), en Camagüey.

enrique15 dijo:

3

3 de diciembre de 2018

08:07:17


Muy oportuno su comentario Oscar, porque creo que para solucionar un problema, hay que ir a identificar todas las causas, y en el tema de la disciplina, siempre, siempre, se habla de los jugadores y de los directores pero pocas veces se menciona el trabajo de los árbitros y si se hace, lo que se les critica es no haber sido más severos ante las indisciplinas de los jugadores y directores y nunca o casi nunca, de lo que contribuye la mala calidad del trabajo arbitral en ocasiones, a que ocurran esas indisciplinas. No estoy diciendo que eso justifique las indisciplinas, estoy diciendo que mientras más calidad tenga el trabajo que hace el árbitro, menos posibilidades habrá de que el jugador cometa faltas de respeto e indisciplinas. Veo pelota desde el aó 70 más o menos y por eso ví trabajar a árbitros de la talla de Pedro Izquierdo, Iván Davis y muchos otros, que imponían respeto no solo por la autoridad que infundía su carácter sino porque pcas veces se equivocaban y además eran muy inteligentes. Recuerdo aquella anecdota que hacía creo que Osvaldo Oliva (tercera base de los equipos Las Villas) o Enrique Oduardo, no recuerdo bien, en que durante un juego que ellos ganaban por paliza, bajo un sol tremendo, él, que estaba loco por salir del juego ya, protestó airada y exageradamente una jugada en segunda que era out de calle. El árbitro era Izquierdo y este se le acercó y le dijo bajito: Puedes protestar lo que quieras que no te voy a botar, este sol tremendo nos lo vamos a meter todos hasta el final. Mire usted qué forma tan inteligente y a lavez autoritaria de imponer la disciplina, Oduardo se tuvo que callar y aceptar la decisión tranquilito. El trabajo de los árbitros es fundamental para el espectáculo. Y nuestro arbitraje, desgraciadamente, tiene muchas lagunas aún.

alexis dijo:

4

3 de diciembre de 2018

09:48:20


Excelente comentario Oscar lo felicito, ud lo ha dicho todo, haga cada cual la parte que le toca y la obra será perfecta,slds

Armando Guerrero Suárez dijo:

5

3 de diciembre de 2018

11:45:57


Buen comentario, como los que sabe hacer Ud. Casi un millos de cubanos han disfrutado y sufrido de esta Serie Nacional. Ahora bien... Lo que no entiendo es lo relacionado con la divulgación del desarrollo de la misma, aspecto que he comentado pero no se publican. Comenzo la Serie Nacional y por primera vez no se publico la nomina de los 16 equipos, como siempre se hiso, ni el Granma ni Juventud Rebelde. Desde principio de octubre el Granma no ha publicado nada de los resultados, sólo comentarios que escribe S Barro, que por lo menos yo no pierdo tiempo en leerlo, porque la noticia requiere frescura y eso no lo ofrece. Cómo es posible que si Ud quiere concer mediante la prensa escrita como anda la posición de los equipos y los protagonistas no lo pueda encontrar en este medio. Lo asombroso fue ayer Domingo en la TV ( Noticiero Nacional) se comentó brevemente sobre los resultados de los juegos de ese dia y a continuación una noticia del resultado de la Liga Española de Futbol entre el barcelona y el Villa Real, en directo con Villar.... quien paga los gastos de esto.... que tiene que ver el resultado de la Liga Española con Cuba.... eso irrita a muchos cubanos y estos tiempos no son bueno para ello

irene Respondió:


3 de diciembre de 2018

13:50:13

Estoy completamente de acuerdo, muchoas veces abro el periódico para saber los resultados de los juegos y el estado de los equipos, y nada; se habla de peloteros, de táctica en general, etc. pero no del día a día de la pelota nuestra. Coinicido en qué para qué Villar va a España a hablar del Real Madrid, ¿quién asume esos gastos? Estuvo un mes en Rusia en el mundial de football, ¿para qué tanto? Creo se podría inverti ese dinero en otras cosas del deporte.