ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Dos costosas derrotas ante Colombia y Venezuela privaron a la selección nacional cubana de avanzar a la Súper Ronda del XIII Campeonato Panamericano Sub-18, que otorgará cuatro plazas para el próximo mundial de la categoría, que se disputará el venidero 2019 en el Gijan-Hyundai Dream Ballpark, de Sudcorea.

La escasa información procedente de las dos ciudades sedes, Santiago de Veraguas y Chitré, en Panamá, dan cuenta de que Cuba quedó fuera al caer sucesivamente ante Colombia 4-5, y ante Venezuela, 5-10. Este martes jugaba frente a la selección de Canadá, invicta en tres salidas y, aunque los nuestros salieran airosos, quedarían fuera.

El torneo fue dividido en tres grupos de cinco equipos cada uno. En el A compitieron Estados Unidos, República Dominicana (ambos con 3-0 y definían este martes el primer puesto), Brasil, Honduras y Perú. En el B alinearon Canadá, Venezuela, Colombia, Bahamas y Cuba, y en el C, Panamá, invicto en cuatro salidas, Nicaragua, Argentina, México y Guatemala.

De ellos pasaron a la Súper Ronda Estados Unidos, Panamá, Canadá, República Dominicana, Nicaragua y el ganador del choque Venezuela-Colombia. Los dos primeros discutirán la medalla de oro el domingo 2 de diciembre.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alberto S. dijo:

1

28 de noviembre de 2018

00:01:08


Un espejo de lo que sucede en las categorías mayores. El futuro pinta gris con pespuntes negros.

Aldo dijo:

2

28 de noviembre de 2018

06:37:06


Según los comentarios de los dirigentes del beisbol en Cuba la pelota goza de buena salud, los resultados siguen diciendo que noooo, fuera del mundial sub 23 y ahora también fuera del sub 18, ahí está el futuro, entonces...., NO HAY FUTURO...

juan mariño dijo:

3

28 de noviembre de 2018

07:59:21


Es evidente que se fue al evento sin la preparación debida y así no es posible ganar nada. La responsabildad (o irresponsabilidad), pienso, no es de los atletas sino de dirigentes deportivos encargados de cumplir. Es imprescindible que se interiorice más lo que significa el béisbol para el pueblo cubano. Es una cuestión de honor.