ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Manuel Alarcón fue una estrella de nuestro béisbol en la década de los 60. Foto: Archivo de Granma

Si se realizara una encuesta sobre cuál es el índice más utilizado y con mayor popularidad entre la afición para medir la efectividad de un lanzador, estoy seguro de que sería el pcl, promedio de carreras limpias. Y en segundo lugar se ubicaría una estadística mucho más moderna, el WHIP.

Pero, existe una tan sencilla como muchas veces olvidada: el average rival. El promedio de los bateadores contra cada lanzador o, dicho de otra forma, cuántos jits les conectan. Si es menos de 250 resulta muy bueno, si es superior a los 300 no es nada envidiable, pues a más hombres embasados mayores son las posibilidades del equipo rival de anotar carreras.

Revisando las dos tablas estadísticas caemos en cuenta de que de los 20 integrantes solo dos están en activo, ambos en las Grandes Ligas, Clayton Kershaw y Max Scherzer. De los participantes en nuestras series nacionales la mitad ha fallecido y la otra mitad se retiró del deporte activo años atrás. Y es lógico: con los tiempos de abundante ofensiva en que vivimos resulta muy difícil ostentar bajos promedios de average rival.

Por supuesto, esto no es sinónimo de victorias. Un ejemplo: el average rival de Cy Young es de 252, ocupante del lugar 149 entre todos los serpentineros de Grandes Ligas, lo cual equivale a un jit cada cuatro turnos al bate. Pero Young ganó más que todos y le anotaban menos de tres carreras por juego, lo cual demuestra también que el average de bateo muchas veces es sobrestimado. Se puede promediar 300 y ser improductivo.

Antes de entrar en las características de algunos de los mejores en este departamento valga una aclaración: en la tabla de Grandes Ligas la primera columna a la izquierda es la de bateadores enfrentados (BE) debido a que ninguno de los dos sitios web más prominentes de ese béisbol, MLB y Baseball-Reference, recogen las veces al bate (VB). Pero los promedios están bien sacados.

MAELS, PÉREZ PÉREZ, ALARCÓN

El 22 de diciembre de 1999 hizo historia en el estadio José Antonio Huelga al retirar por su orden a 27 bateadores del equipo Las Tunas, consiguiendo el único juego perfecto en Series Nacionales. El espirituano Maels Rodríguez poseía una recta supersónica que llegó a marcar las 100,5 millas, con la cual estableció una marca que permanece hace ya 17 años, al estrucar a 263 rivales en la temporada del 2001. Su carrera duró solo siete años. Se lesionó seriamente el hombro derecho, marchó rumbo a Estados Unidos en el 2003 y ahora, ya con 39 años, no ha podido lanzar en liga alguna. Su average rival de 177 es el mejor de todos entre los lanzadores con más de 900 entradas trabajadas.

Todavía los amantes de este deporte lamentamos la aparición de la pistola láser después de que Juan Pérez Pérez había puesto fin a su carrera. Estoy convencido de su poder para tirar cien millas, por eso solo le batearon para 192 de average.Y, por esa misma razón, propinó cinco cero jit, cero carrera en su vida: uno cuando era juvenil, otros tres en Series Nacionales frente a los conjuntos de Citricultores, Serranos y Cafetaleros y uno en el Campeonato Mundial de 1973 en La Habana, a costa del equipo de Venezuela, el 29 de noviembre en el estadio Latinoamericano. Falleció el 17 de octubre del 2013 a consecuencia de un infarto cardíaco.

Nació en la finca El Aguacate, cerca de un pueblito llamado Canabacoa, municipio de Bartolomé Masó, provincia Granma, en las faldas de la Sierra Maestra. ¡Quién le iba a decir a ese guajirito que justo a los 20 años de edad iba a estar parado en el box del estadio Latinoamericano! Manuel Alarcón Reina solo lanzó en series nacionales siete años. Sin embargo, eso le bastó para convertirse en el «Dios de cobre de los Orientales», los que no olvidan su forma de lanzar, enseñando el número en la espalda para esconder mejor los lanzamientos, una recta de respeto y una curva difícil de batear, al extremo de permitir menos de un jit cada cinco turnos al bate. Los duelos de él y otro derecho de enorme calidad, tocayo suyo, Manuel Hurtado, llenaron el Coloso del Cerro en la década de los 60, a pesar de ser unos desconocidos comparados con los Camilo Pascual y los Pedro Ramos de la precedente pelota profesional cubana.

La adversidad le pasó factura y en medio de su mejor momento, a los 27 años, una hernia discal acabó con el pitcher que un año antes había ganado 17 juegos y ponchado a 200 hombres. Así es el béisbol. Así es la vida.

Como ya resulta costumbre, Temas beisboleros le dedica menciones al zurdo Santiago «Changa» Mederos, el lanzador de su mano más dominante de su época; al ya desaparecido Rigoberto «Bulto de ropa» Sánchez, cuya velocidad le permite estar en el grupo de menos de 200 de average rival, y al yumurino Jesús Torriente, integrante de equipos Cuba.

RYAN, KOUFAX, WILHEM

Otra vez el «Expreso de Refugio» clasifica como primero en un departamento importante de pitcheo. Era lógico que el llamado «Rey del Ponche», cuya velocidad pasaba de las cien millas y era capaz de mantenerla por mucho tiempo (al extremo de lanzar dos juegos de cero jit, cero carrera cuando contaba con 43 y 44 años) fuera también el puntero en menor average rival. Nolan Ryan no era solo un lanzador de rectas, su curva era grande y la soltaba a una velocidad increíble para un lanzamiento de rompimiento. De él dijo un bateador dos veces seleccionado Jugador Más Valioso: «Nolan Ryan es el único lanzador del cual tú empiezas a preocuparte por lo menos dos días antes de enfrentarte a él. Es muy difícil conectarle un jit».

Si Ryan era difícil, ¿qué decir del zurdo Sandy Koufax? De 1961 a 1966 Koufax fue el mejor serpentinero de las Grandes Ligas. En el último de esos años ganó 27 juegos para los Dodgers y su pcl fue de 1,73. En Series Mundiales ganó cuatro juegos y su promedio de limpias fue un minúsculo 0,95. Su mecánica de lanzar era impresionante, pues tiraba por arriba del brazo, al contrario de muchos zurdos que trabajan por el lado.

Durante toda su carrera Koufax se valió de dos lanzamientos fundamentalmente: la recta de cuatro costuras, con un movimiento ascendente, y una curva rotada con el dedo medio, además de que, ocasionalmente, utilizaba también un cambio de velocidad y el tenedor.

Lamentablemente la carrera de este fenomenal lanzador solo duró 11 años. Una artritis que comenzó a molestarlo desde los inicios de su vida deportiva lo obligó a retirarse cuando solo contaba con 31 años. Cinco años más tarde se convirtió en el jugador más joven en entrar al Salón de la Fama de Cooperstown. Llegó a tirar un lanzamiento a 102 millas, lo que hizo exclamar a otro miembro del Salón de la Fama, el torpedero-inicialista Ernie Banks: «claro que me ponché. No se puede batear lo que no se ve».

Los dos primeros lanzadores, Ryan y Koufax, son claros ejemplos de monticulistas dominantes por su velocidad. Este era todo lo contrario. Hoyt Wilhem es recordado por todos como el maestro de la bola de nudillos. Llegó tarde a las Grandes Ligas, cuando contaba con 29 años, pero se fue tarde también pues estuvo lanzando durante 20 temporadas, hasta casi arribar al medio siglo de edad.

Su nudillo era tan difícil de recibir por los catchers, al extremo de que en 1959 los máscaras de su equipo, Orioles de Baltimore, cometieron 49 pasboles.

Lanzó en Cuba y en la temporada de 1950-51 resultó el líder en promedio de limpias, 2,36, militando en el equipo Habana. Wilhem trabajó en más de mil partidos durante su carrera, estuvo en nueve conjuntos ligamayoristas diferentes y resultó ser el primer lanzador relevista en ingresar al Salón de la Fama.

LOS DIEZ DE MEJOR PROMEDIO

SERIE NACIONAL

Nombre                         VB        H      AVE
Maels Rodríguez            3208     569      177
José Antonio Huelga      3109     560      180 
Juan Pérez Pérez          4578     881      192
Roberto Valdés             3552     692      195
Manuel Alarcón             2176     428      197
Santiago Mederos          6604    1149     197
Rigoberto Sánchez         2318     460     198
Manuel Hurtado            4289     851      198
Jesús Torriente             2371     487      205
Antonio Jiménez           3024     625      207


GRANDES LIGAS
Nombre                         VB           H       AVE
Nolan Ryan                   22575     3923      204
Sandy Koufax                9497       1754     205
Clayton Kershaw            8252       1570     207
Andy Messermith           9120       1719     212
Pedro Martínez             11304      2221     214
Sandy McDowell            10567      1948      215
Hoyt Wilhem                 9164       1757     216
Ed Walsh                      11417      2346     218
Randy Johnson              17066      3346     221
Max Scherzer                8585        1729     222

Estadísticas: Carlos del Pino, www.beisbolcubano.com y www.mlb.com

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Delvis dijo:

1

9 de noviembre de 2018

06:49:47


Recordarle a Sifrido que hizo comentarios de todos los lanzadores de mejor promedio de average, pero se olvidó del héroe de Cartagena, segundo de todos los tiempos. Lo puso en la estadística, pero no lo comentó.

enrique15 dijo:

2

13 de noviembre de 2018

13:03:18


Era un niño pero tuve la dicha de ver lanzar a Pérez Perez, impresionante su velocidad. Recuerdo un chiste que salió publicado en Palante (con motivo de unos juegos regionales, no recuerdo cuáles) donde en un terreno de beisbol había dos jugadores del equipo Cuba jugando ajedréz en medio del juego mientras estaban a la defensa y uno le decía al otro: No te preocupes, está lanzando Pérez Pérez, jajaja. Realmente para dar tres no hits en aquellas SNB no era fácil y además dio dos más en su carrera. Qué no hubiese hecho ese gran lanzador en la MLB con aquella aterradora velocidad, su control y la capacidad para tirar juegos completos, que era normal en aquella época.