ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Cuba no pasó apuros para marcarle a Islas Turcas y Caicos. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Toda victoria en el deporte tiene que ser disfrutada al máximo por jugadores y aficionados, esa es una verdad inconfundible, pero cuando se obtiene un triunfo de forma tan abultada ante un rival en extremo débil, esa sonrisa puede ser un arma de doble filo, muy peligrosa de cara al futuro.

Lo sucedido este sábado en el estadio nacional Pedro Marrero fue un ejemplo inequívoco de la afirmación anterior, pues la selección cubana de fútbol nunca sintió la presión por parte de sus adversarios, situación que les permitió jugar con placer y con total relajación. La estruendosa goleada por 11-0 propinada a Islas Turcas y Caicos no fue otra cosa que cumplir con un resultado esperado, más allá del número de goles que se podían facturar.

El equipo visitante ocupa el último lugar (206) en el ranking mundial de la FIFA y como dijo su propio entrenador Matthew Barnes en conferencia de prensa una vez finalizado el partido, «las tres semanas de preparación para un grupo de jugadores muy jóvenes no es suficiente para desarrollar una apuesta sólida».

Los 11 goles marcados por Cuba le permiten al plantel que dirige Raúl Mederos ganar en confianza de cara al próximo compromiso de visitantes ante Granada el 13 de octubre y que forma parte del calendario de la Liga de Naciones de la Concacaf.

En líneas generales Cuba jugó bien –atendiendo al adversario de turno–, incluso pudo tener un rendimiento superior de haber concretado en la cabaña foránea tres o cuatros remates más. El portero cubano Sandy Sánchez no tuvo que «ensuciarse» los guantes y la línea defensiva apenas sintió el rigor del ataque contrario. Solo el delantero Marco Fenelus logró, a golpe de potencia física, inquietar a la zaga local por unos segundos.

No hubo batalla en el centro del campo, los representantes de Islas Turcas y Caicos se mostraron inamovibles e inocentes en el marcaje a presión. Los volantes Daniel Luis Sáez y Andy Baquero distribuyeron la pelota a su antojo y cuando no la tenían en su poder la recuperaron sin grandes complicaciones.

Sin embargo, ello no significa que Cuba tenga todos sus problemas resueltos luego de conseguir un excelente resultado. Este grupo de hombres necesita seguir trabajando en mejorar sus carencias tácticas, pues en el futuro le tocará enfrentar a oponentes de mayor nivel.

Para el entrenador Mederos quedó la satisfacción de la goleada, pero supo reconocer ante diversos medios de prensa nacionales que todavía tiene, junto al cuerpo técnico, que corregir ciertas lagunas en el accionar de sus discípulos sobre la cancha, como dar una mayor movilidad al balón en el centro del campo.

«Contra Islas Turcas y Caicos nos faltó ritmo y un juego colectivo más eficiente. El rival nos regaló mucho y por eso no podemos medir el resultado que obtuvimos de la forma más realista. Ahora hay que enfocarse en Granada, conjunto que tiene mayor calidad y que nos exigirá más. Seguiremos trabajando seriamente para darle un alegró a la afición cubana», resaltó el estratega villaclareño.  

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

reynierb dijo:

1

12 de septiembre de 2018

09:32:19


¿La FCF no tendrá una pinturita para cambiar la imagen de la pizarra al menos? Cuando niño fui bastante al Pedro Marrero porque un tío mío era entrenador de Ciudad Habana y después de la Selección, y creo que era ese mismo dibujo al estilo Bolek y Lolek.