ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Guillermo Corzo (al centro) fue uno de los puntales del plantel triunfante en Barranquilla. Foto: Ricardo López Hevia

Uno de los deportes en que Cuba despertó más atención en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, fue el balonmano, específicamente en la rama varonil, la cual el conjunto dirigido por Luis Enrique Delisle ganó invicto.

Por tierras cafeteras se corrió la voz de que el plantel cubano, ese que trajo de regreso a la Mayor de las Antillas la corona regional esquiva desde 1993, era un dream team, criterio que reprodujeron diversos medios de prensa, en gran medida por el dominio abrumador de una selección que incluyó varios hombres con experiencia en ligas europeas.

En honor a la verdad, los cubanos pasaron como un rodillo por las canchas barranquilleras, con arrollador paso de 172 goles anotados y solo 85 permitidos, además de un nivel de juego muy superior  a sus contrarios, que quedaron sin argumentos ante la calidad técnica y la envergadura física, detalle que impresionó particularmente, pues todos los miembros del elenco miden al menos seis pies y, en su gran mayoría, pesan más de 85 kilogramos.

LAS DUDAS DEL ¿EXPERIMENTO?

Sobre este plantel existió cierto «halo misterioso» en Barranquilla, justamente por la convocatoria de un grupo de jugadores firmados en diversas escuadras profesionales del Viejo Continente. De algunos de ellos se rumoró que no estaban bajo la política de contratación del Inder, lo cual creó una especie de «ruido» y hasta se llegó a hablar de un «experimento», aspectos aclarados por autoridades cubanas en el propio certamen regional.

«Los contratos de todos los muchachos han sido aprobados por el Inder. Es cierto que en un momento existió un distanciamiento, una especie de vacío en la relación con los clubes, lo cual complicó el estatus de los jugadores y la posibilidad de que pudieran defender a la selección nacional, pero nosotros llegamos a tiempo para hacer las cosas correctamente», sentenció a nuestro diario Franklyn Guevara, presidente de la Federación Cubana de Balonmano.

El dirigente enfatizó que no existe ahora ninguna irregularidad y que se ha llegado a un clima de estabilidad, en gran medida gracias a la labor de la Dirección Jurídica del Inder y a la actitud de los propios jugadores, quienes en todo momento expresaron sus deseos de defender los colores patrios y su compromiso con Cuba, el balonmano y el deporte del país en su cruzada regional en Barranquilla.

LA BANDERA POR DELANTE

Dicha tesis la confirmaron, precisamente, algunos de esos contratados en Europa que arrasaron en la urbe colombiana. Por ejemplo, Pedro Veitía, lateral izquierdo de 24 años que se desempeña en Portugal, destacó a Granma que este es solo el primero de muchos triunfos.   

«Estuvimos un tiempo separados, pero individualmente todos hemos crecido en los últimos cuatro años, y eso tiene un impacto directo en los resultados del balonmano cubano en la actualidad. Ahora nos juntamos antes de la competencia, realizamos una preparación interna excelente, estudiamos bien a los rivales y ganamos con diferencia.

«Creo que estamos preparados para enfrentar un nivel superior, y en los Panamericanos de Lima 2019 tendremos esa oportunidad. Sabemos que el ámbito continental no es sencillo por la calidad de Brasil, Argentina y Chile, pero podemos dar un salto», precisó Veitía, quien defenderá los colores del Sporting de Portugal en el venidero circuito europeo.

Por su parte, el meta Alejandro Romero, crucial con sus atajadas en la definición del oro frente a Puerto Rico en Barranquilla, sentenció que la unión resultó determinante en el rendimiento del plantel. «No hubo ninguna diferencia entre los que juegan fuera de Cuba y los que no. La relación entre todos fue magnífica y no se notó ese tiempo que estuvimos sin reunirnos como equipo.

«En realidad, como nos conocemos desde hace tantos años, fue bastante sencillo acoplarnos a la perfección en todos los órdenes. Por ejemplo, se puede hablar de las paradas que hice, pero nada de ello hubiera sido posible sin el apoyo de la defensa, el mérito es colectivo. Nos comportamos muy bien, con gran responsabilidad, sin relajarnos, muy concentrados en el objetivo, que era ganar», afirmó Romero.

Otro de los puntales del conjunto, tanto por su aporte en la cancha como por su liderazgo en el vestuario, es el experimentado Guillermo Corzo (37 años), quien se ha cansado de marcar goles en Italia, Rumania, Catar y España, donde fue líder anotador (199 dianas) en la campaña 2015-2016 con el club valenciano Fertiberia Puerto Sagunto.

El matancero, que ahora se desempeña en el Benidorm, también en el país ibérico, respondió a todas las expectativas generadas antes de la cita de Barranquilla, en la cual se presentó en su temporada de vacaciones.

«Esto es lo más grande que me pudo pasar. Gracias a los entrenadores y a la comisión nacional por darme la oportunidad. Ahora toca disfrutar con la familia y con todo el pueblo», precisó Corzo en Colombia antes de partir rumbo a su natal Martí, en Matanzas, donde solo pudo celebrar por unas horas, pues el 6 de agosto debía incorporarse a la disciplina de su club.

«Dediqué mi etapa de descanso tras la Liga Asobal en estos Juegos, y es un sueño, nunca pensé tener la oportunidad de volver a vestir la camiseta. Ahora debemos mirar al futuro, pues contamos con una excelente combinación de maestría y juventud. Muchos nos conocemos de diferentes etapas en el país. Hay muchachos con gran talento y que tendrán la posibilidad de aumentar su nivel en las ligas profesionales», enfatizó Corzo.

MÁS LUCES EN EL HORIZONTE

Más allá de todos los contratados que defendieron la camiseta de las cuatro letras en Barranquilla, hay muchos otros jugadores de excelente nivel que podrían considerarse para una futura incorporación al plantel, mirando a retos superiores como Lima 2019 y el proceso de clasificación olímpica a Tokio 2020.

Uno de ellos es el pívot de 26 años Alexis Hernández Borges, quien también triunfó en el Porto y recientemente, en calidad de cedido, lo hizo en el Barça Lassa, el club más laureado de España y uno de los mejores de Europa.

Además, están los casos de Yosdany Ríos, lateral izquierdo de 28 años firmado por el Union sportive d’Ivry de Francia, tras su paso por equipos de Portugal, Suecia y Catar; o su coequipero en el club galo Yoel Cuni, quien hizo carrera en el Porto luso.

«Otros jugadores han tenido algunas irregularidades en sus clubes, no con la Federación ni con el Inder. En esos casos estamos trabajando para que puedan incorporarse también a la selección nacional», precisó Guevara, quien confirmó el incremento de la cifra de contratados.

«Tenemos una cantera de muchachos y muchachas talentosos, y eso despierta el interés de las organizaciones más fuertes del mundo en el deporte. Sin duda, con nuestro potencial, se abrirán más puertas en el futuro y eso nos ayudará a desarrollar más el balonmano en Cuba», añadió el Presidente de la Federación.

Estos contratos y las adiciones de hombres ya consolidados ciertamente darían un toque más universal a la selección cubana, pues hablamos de jugadores con experiencia en el máximo nivel, donde han desarrollado múltiples habilidades. Como es lógico, esto nos colocaría en una mejor posición para convertirnos en uno de los tres primeros equipos del mundo de cara al ciclo 2020-2024, tal cual aseguró el entrenador Luis Enrique Delisle al colega Abelardo Oviedo.

La meta es ambiciosa, sin discusión, pero la tradición de este deporte en Cuba nos invita a soñar, y no solo en la rama varonil, pues también algunas chicas se han insertado en clubes de Turquía, España y Portugal, donde tendrán la oportunidad de superarse, sobre todo en aspectos tácticos, toda vez que los detalles físicos y técnicos se trabajan con bastante efectividad en nuestro país.

Queda un gran trecho por andar, pero a nuestro favor tenemos una cantera con capacidades innatas para jugar, las cuales se pueden pulir con el correcto roce y ritmo competitivo. Dichos detalles la Federación Cubana no los deja de la mano, como tampoco la formación de entrenadores, árbitros y el crecimiento del deporte en la base, aspectos cruciales para seguir conquistando lauros.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramon dijo:

1

16 de agosto de 2018

19:48:36


Excelente esta noticia sobre el futuro de nuestro Balonmano, pues si se reunen todas esas figuras de las cuales se habla, de verdad que tendremos el primer Dream Team en deportes colectivos en nuestro pais, con reales posibilidades de medallas a cualquier nivel. Entonces ya empezamos a recuperar terreno en el area centroamericana, luego llegara en el 2019 la panamericana y de ganar alli el Oro obtendriamos la clasificacion a la Olimpiada de Tokio 2020, con el Trabuco que formaremos reuniendo a mas jugadores consacrados en las mejores Ligas europeas sera dificil arrebatarnos la plaza olimpica. Esperemos que el seleccionado femenino logre para Tokio 2020 la plaza que no pudo obtener para Rio 2016 en los Panamericanos de Toronto 2015, si como en el masculino se reunen las figuras que juegan en Europa. Nuestro Balonmano finalmente va por el camino correcto, esperemos que otros deportes colectivos tambien puedan sumar atletas contratados en el viejo continente que aumenten la calidad de deportes como el Baloncesto, Polo Acuatico , Hockey sobre Cesped y Voleybol.

diego cordoba dijo:

2

17 de agosto de 2018

03:43:11


Felicitaciones a todos y cada uno tanto deportistas como dirigentes por el logro alcazando, esperamos que lleguen muchos mas.

Yordani dijo:

3

17 de agosto de 2018

07:56:12


Provechosa experiencia de la que hay que sacar las necesarias lecciones. Realmente esto es lo que le hace falta al deporte cubano en general. Realizar contrataciones en clubes internacionales a través del Inder. Accediríamos al necesario fogueo internacional, conoceríamos otros esquemas y sistemas de juego, así como un pensamiento táctico-estratégico diferente y, en muchos casos, superior al nuestro, además de los beneficios económicos que trae consigo tanto a la institución como al propio jugador.

Agustin Navarro Rivera dijo:

4

17 de agosto de 2018

11:08:17


Que bueno ya se rompió una barrera faltan las demás ojalá en un tiempo no muy lejano veamos renacer el deporte colectivo en hora buena

josel dijo:

5

17 de agosto de 2018

12:54:35


Ya era hora...creo que esta alternativa puede ser valida para todos los deportes colectivos y no solo con los atletas que sus contratos en ligas foráneas sean responsabilidad del INDER también con los otros que estén dispuestos a defender su bandera a pasar de las circunstancias en que hallan salido del País siempre y cuando no sea por problemas políticos.. hay otros deportes en los que podríamos formar sino un Dream team un equipo capaz de codearse con los mejores del mundo sobre todo en el Voleibol y el Béisbol, Atletas de calidad tenemos por doquier y no solo en EEUU.