ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Roberto Morejón

Ciudad de Panamá acogerá dentro de cuatro años, en 2022, los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe. Este viernes, acá, recibieron la bandera de Odecabe y ofrecieron a la prensa algunas consideraciones preliminares de la preparación del magno evento.

Un video promocional dio inicio al encuentro sostenido en el Auditorio del Centro de Prensa, ubicado en el moderno complejo Puerta de Oro. Hotelería de lujo, eficiente transporte aéreo y urbano, facilidades migratorias, alimentación variada y un amplio dispositivo de seguridad sobresalieron entre las promesas lanzadas por el comité organizador.

«El momento es ahora» será el lema de la justa, un argumento que resalta los instantes en que se logra un gran resultado deportivo, y que intenta llamar la atención sobre la oportunidad que esta fiesta representará para los atletas panameños, para su sistema deportivo y para la floreciente urbe centroamericana.

El presupuesto de la lid se estima en 200 millones de dólares, 120 dedicados a crear nuevas instalaciones y revitalizar otras; 40 millones para el alistamiento de los atletas locales y el resto para las cuestiones de la organización.

Todos los deportes convocados se disputarán en la ciudad anfitriona, excepto el surf que se realizaría en una subsede.

Ya es un hecho que no habrá Villa Centrocaribeña, debido a la necesidad de abaratar los costos y potenciar la industria hotelera de la urbe.

En ese sentido, el presidente del Comité Olímpico Panameño, Camilo Amado, aseguró que la alimentación y el transporte de los atletas demandará mucha atención y rigor, pero se mostró confiado sobre la profesionalidad de las empresas a contratar.

Se conoció que los gobiernos nacional y municipal (Ciudad) asumirán los presupuestos necesarios para hacer realidad el compromiso contraído con Odecabe, respecto a lo cual el alcalde José Blandón reconoció que la transición presidencial del venidero año es un momento crucial de cara a la continuidad de las acciones preparatorias.

El titular del comité organizador, Henry Pozo, afirmó que se ha venido trabajando en los proyectos generales y en la rehabilitación de instalaciones que están incluidas en un plan gubernamental de 219 en todo el país.

Sobre las dimensiones de los Juegos, Amado admitió que sostendrán análisis con Odecabe, pues hay un grupo de deportes que no se practican lo suficiente en la región y que resulta difícil lograr la participación mínima de cinco países. «No puede ser más complicado organizar unos Centrocaribes que unos Juegos Olímpicos. Los deportes que hemos puesto en la agenda deben estar en consonancia con su desarrollo», comentó.

A la par de la generación de nueva infraestructura, las autoridades del deporte panameño prevén desarrollar un plan metodológico que eleve el nivel de sus deportistas y permita conseguir un mejor botín que el cosechado ahora (3-3-5).

Pozo consideró que los Juegos del 2022 marcarán un cambio de ruta en la política del estado panameño hacia el deporte, poniendo a éste en alto y mirando sobre todo hacia los jóvenes.

El alcalde concluyó diciendo: «Barranquilla nos pone un gran reto. La organización acá ha sido muy positiva. Para Panamá el 2022 es un reto y una oportunidad a la vez. De un lado tendremos que regenerar nuestra infraestructura, elevar la calidad de los atletas y superar la actuación de esta vez. Del otro está tremenda chance de desarrollar el deporte nacional, presentar la ciudad a la región y el mundo, disfrutar no solo de los juegos, sino de una urbe en permanente transformación».

Las justas se prevén entre abril y mayo, pues en ese periodo el clima es el más adecuado. (Tomado de JIT)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.