ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Cirelys Martínez regaló una de las medallas doradas más sorpresivas para la delegación cubana. Foto: Roberto Morejón, ESPECIAL PARA GRANMA

BARRANQUILLA, Colombia.–La hallé escapada para descansar en la salita de calentamiento del karate. Estaba dormida como una piedra sobre el tatami, con la cabeza apoyada en la mochila y los pies recogidos. Estaba ida del mundo en medio de la algarabía de la sala Marymount, en un sueño reparador de tensiones, como si escalara al cielo.

Dos veces le toqué por el hombro y, en su letargo, Cirelys Martínez lanzó una sonrisa de sorpresa y temor, porque «no estoy acostumbrada a las entrevistas», dijo la medallista dorada de Cuba en la división de -68 kilogramos.

–¿Qué le agradeces a la vida?

–Haberme dejado saborear esta medalla de oro, porque en el Centroamericano del deporte, el año pasado en Curazao, me eliminaron en el primer combate. Siempre estás a prueba en la vida y, si no te sobrepones a los fracasos, difícilmente saldrás adelante.

¿Cómo imaginas que te recibirán en el barrio?

–¡Ah!, mira, allí en Párraga muchos me conocen, algunos no sé cómo saben mi nombre y que soy deportista, pero preguntan, hablan y me saludan dondequiera que voy. Es algo muy bonito, aunque a veces no recuerdo la cara de alguien, pero saber que aprecian tu esfuerzo, reconforta.

–Dice tu profesor Francisco García que siempre estás sonriendo.

–Es verdad, soy una joven de 26 años alegre, realizada, y disfruto junto a mis compañeros de la preselección, pero a la vez soy la capitana de ambos elencos, de hembras y varones. Parece que la risa no tiene nada que ver con la responsabilidad, ¿no crees?

Como capitana, ¿discutes mucho con el Sensei Francisco García?

–La total unanimidad no existe, mucho menos en la convivencia de un grupo tan grande y, cuando representas los intereses de tantos jóvenes, se producen desacuerdos, pero el profe es abierto a las sugerencias y, aunque partamos de divergencias, tratamos de entendernos.

–Llevado por lo que dices, pienso en una muchacha tenaz.

–Bueno, tenaz y, si quieres, bastante caprichosa. Soy de las que insisten sin cesar por cumplir un deseo o una meta y, hasta que no la consigo, no estoy quieta.

¿Te gusta pensar sobre tus propósitos en soledad?

–Si te refieres a que comparto o no mis añoranzas, lo hago, o mejor dicho, aparte de hacerlo con mis compañeros, las discutía con mi pareja un tiempo atrás. Ahora recapacito después de terminar aquella relación y no miento si te digo que la separación contribuyó a una mayor concentración en los entrenamientos. En medio de ese descanso en los amores, no me ha ido mal, ahí está esa peleada medalla de oro.

–Cuéntame, aparte de ser una mujer bella, ¿qué ves cada mañana en el espejo?

–No tengo tiempo para detenerme ante el espejo, pero siento que soy una joven muy afortunada. Tengo una familia unida, madre, padre y dos hermanas menores que yo, muy amorosos, al punto de malcriarme por aquello de haber sido la deportista y mantenerme alejada de la casa. Cada vez que llego de los entrenamientos o de un evento, se deshacen por atenderme y cocinarme lo que me gusta. Ese calor ha sido fuente de inspiración en mi carrera.

–El karate debutará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020...

No precisas peguntarme mi añoranza en relación con esos Juegos, ¿qué deportista no sueña con ganar una medalla allí?

–¿Qué has encontrado en el deporte?

–La disciplina imprescindible para ir por el mundo, la perseverancia y, hoy mis valores éticos y morales se los debo a haberme encontrado en este deporte con personas dedicadas a mi crecimiento como ser social.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.