ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Daniel Osorio (derecha) es parte importante de los éxitos de Juan Miguel. Foto: Rodolfo Blanco

Después de ganar el salto de longitud en el Mundial bajo techo de Birmingham, hace solo dos meses, y de estampar luego una de las mejores marcas del año al aire libre, Juan Miguel Echevarría es la figura central del atletismo cubano en la actualidad.

Hasta agosto próximo no cumplirá 20 años, pero su juventud no ha sido un obstáculo para asumir con mucha calma el rol de estrella. Como es lógico, no ha tocado la gloria solo y, cuando conversa de su ascenso, no olvida a ninguno de los que lo han apoyado.

Pese a que no recuerda su apellido, Juan Miguel tiene presente a Luis, el hombre que lo descubrió en La Guernica (barrio camagüeyano donde nació), y también a Iván Izaguirre, Tomás Hernández y Juan Gualberto Nápoles, entrenadores que lo condujeron durante las categorías inferiores hasta los juveniles.

Justamente, una de las personas que más reconoce todo este proceso de formación es Daniel Osorio, el preparador actual del agramontino, quien asegura que Juan Miguel no salió de la nada. «Es rápido, potente, explosivo, tiene cualidades innatas para practicar el deporte. Llevaba tres años en la selección nacional juvenil, había participado en mundiales y había saltado 8,28 metros, es decir, ya se estaba explotando su potencial».

Sin embargo, lagunas sicológicas, mal manejo de la ansiedad competitiva y problemas con la concentración de la atención retrasaron su despegue definitivo. «Hemos trabajado en los últimos meses para solucionar todas esas dificultades, y ahora él tiene más confianza, está plenamente enfocado en sus metas, desde los Centroamericanos de Barranquilla en julio hasta los Juegos Olímpicos del 2020», precisó Osorio en exclusiva con Granma.

El entrenador, además, destacó que, en su nuevo camino, el saltador debe mantener la sencillez y la humildad. «Tiene una línea a seguir. Nuestra misión es darle las herramientas, educarlo, guiarlo e inculcarle valores para que afronte todos los cambios que vendrán en su vida, ya sea desde el punto de vista material, espiritual y de reconocimiento social».

Para Osorio, esta misión no es nueva, pues ya tuvo bajo su tutela a Yargelis Savigne, Mabel Gay e Ibrahim Camejo, medallistas mundiales y olímpicos. «No veo a Juan Miguel como un nuevo reto en mi carrera, sino como la continuidad del trabajo que realicé anteriormente. Tener un atleta como él me hace crecer profesionalmente y mantiene mi motivación muy alta».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Juan Martinez ordoñez dijo:

1

11 de mayo de 2018

02:15:30


Sin lugar a dudas es un portento del salto largo,guiado por un entrenador muy capaz.lo tiene todo para brillar en el firmamento olímpico y mundial.Lo demás depende de el,la consagración al entrenamiento,la disciplina y humildad.

Edel Nuñez Cardentey dijo:

2

11 de mayo de 2018

06:02:06


Buena información.

Miguel Angel dijo:

3

11 de mayo de 2018

07:44:39


Excelente futuro parece tener este joven atleta, ojalá no se malogre como otros. El salto en Cuba tiene tradición. Adelante.

ale1973 dijo:

4

11 de mayo de 2018

11:00:58


En Saltos Cuba es una potencia. Cada año presentamos atletas de escala mundial y nos damos el lujo de desatenderlos y perderlos. Espero que se revierta esta situación con la nueva política hacia el deporte. saludos

Danyer dijo:

5

11 de mayo de 2018

11:28:43


Esperemos buenos resultados del muchacho ojala que logre todos sus sueños en la vida deportiva