ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En un deporte riesgoso y traumático como el béisbol, la preparación física y la atención médica son cruciales. Foto: Ricardo López Hevia

La Serie Especial de preparación del béisbol rumbo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, ha generado dudas y críticas entre aficionados y periodistas por el prolongado periplo de entrenamientos y el desgaste físico que el mismo puede provocar.

A simple vista, los reclamos tienen sentido, porque los jugadores deben estar volcados en los terrenos durante tres meses con sesiones de bullpen, carreras, ejercicios en el gimnasio y movimientos orientados en el campo para corregir deficiencias.

Este programa, sin embargo, no se basa en una mera experimentación sobre bases improvisadas; detrás de cada ejecución hay un colectivo de preparadores físicos y especialistas médicos que controlan la efectividad de las tareas y velan por que no haya ninguna sobrecarga.

«El rigor del entrenamiento es alto, pero hay tiempo para el reposo tras los ejercicios y los juegos. Es decir, la relación trabajo-descanso es aceptable, y permite soportar la carga a la que están sometidos los atletas», precisó en diálogo con Granma Humberto Guevara, al frente de la preparación física de la preselección de más de 70 peloteros.

«A pesar de que parece que es mucho entrenamiento y juego, los equipos pueden tener hasta tres días de descanso en una semana. Además, hemos realizado una caracterización individual en aras de trabajar sobre bases objetivas con ellos. Por ejemplo, el plan de los veteranos no se parece al de los muchachos jóvenes porque no todos tienen que asimilar las mismas cargas», añadió Guevara.

«Ya para el tramo final de la preparación, el trabajo será más específico, con objetivos bien definidos respecto a cuestiones tácticas, velocidad y fuerza explosiva, cuestiones importantes antes de afrontar el reto competitivo», apuntó el especialista.

El doctor Francisco Montesinos, al frente del cuerpo médico del equipo Cuba, explicó que todas las estrategias elaboradas tuvieron en cuenta el volumen de competencia de los atletas en los últimos meses.

«Algunos llegaron a la Serie Especial con mucho rodaje porque participaron en todos los torneos nacionales e internacionales, otros se presentaron tras jugar en la etapa conclusiva de la 57 Serie, y algunos sí llevaban meses con un nivel de exigencia menor, pues solo se desempeñaron en lides provinciales», reveló.

El doctor recalcó que, en los últimos años, los peloteros cubanos han arrastrado deficiencias en la forma deportiva, con problemas físicos y de sobrepeso, cuestiones que poco a poco se han ido limando con los jugadores ahora convocados. «Se ha mejorado respecto a otras preparaciones, en las que habían atletas, incluso, con mayor nivel técnico-táctico. Parámetros como el consumo de oxígeno y la respuesta ante elementos de fuerza y velocidad ahora arrojan resultados superiores.

«De los lanzadores, contamos con varios talentos de alta talla que hace poco tiempo costaba encontrar, y con ellos se debe realizar un seguimiento serio. Algunos pueden arrastrar lesiones ecográficas asintomáticas, pero con riesgo de que salgan, por lo que el trabajo preventivo es crucial», abundó Montesinos.

Sobre las lesiones que ahora mismo golpean al colectivo, destacó las molestias en el pie izquierdo de Juan Carlos Torriente, que le dificultaban apretarse el spike y las pisadas en un césped muy duro. «Decidimos infiltrarlo y que realizara un proceso de rehabilitación sin violar ningún eslabón. Debe incorporarse el 22 de abril.

«También está fuera del grupo el lanzador José Ramón Rodríguez, quien se resintió de una vieja lesión en el codo del brazo de lanzar. Estuvo bajo tratamiento con células madre, pero es posible que ya los plazos no le permitan regresar a la Serie Especial. Por último, Osvaldo Vázquez sufre una bursitis en el hombro derecho y en unos diez días evaluaremos su respuesta cuando tome algunos swines en prácticas de bateo», detalló Montesinos.

Por último, el doctor reconoció que el monitoreo de los atletas contratados es complejo, pues se basa, casi siempre, solo en la retroalimentación a través de las redes sociales. «Excepto con Japón, que sí tenemos una comunicación más estable y detallada, con el resto es más difícil. Por ejemplo, de Italia no hemos tenido referencias y se deben buscar vías para saber en qué medida los jugadores han cumplido el plan que se llevaron de Cuba.

«Con los que se van a Canadá hemos podido trabajar aquí, pues todavía no han viajado, mientras Yoanni Yera y Yosvany Alarcón sabemos que enfrentan niveles de preparación bien altos. Sobre Yurisbel Gracial, que mucha gente nos ha preguntado, pasó por un periodo de molestias en Japón, pero ya está de vuelta al terreno; es un atleta fuerte, con muy bajo por ciento de grasa y de gran capacidad de recuperación, superior a la media», concluyó.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

joe martinez dijo:

1

13 de abril de 2018

21:37:08


es un despilfarro de recursos por parte del estado cubano,me pregunto,es necesario esto?

Jorge Alfonso dijo:

2

14 de abril de 2018

09:30:55


y bla bla bla, nada de eso tiene mucho que ver con los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no hay relación con las necesidades de los equipos Cuba. Fuerza, velocidad y picheo, ademas los que jugaran están y se irán contratados fuera del país. Y si es para un futuro más lejano, debía buscarse nuevos talentos. mala inversión que debió colocarse en las Series provinciales más supervisadas.

Pedro Hernández Soto dijo:

3

14 de abril de 2018

09:52:22


En la MLB tengo entendido que la preparación pretemporada para un torneo de 162 juegos es de 45-60 días. Incluso, según un reporte de Ronald Blum, de Associated Press, el tiempo de preparación este año 2018, se redujo a 43 días para los peloteros lesionados, lanzadores y catchers. Con todo respeto hacia nuestros especialistas y aclaro que no me gusta imitar pero me parece demasiada dilatada esta preparación -empezó con el tope contra Nicaragua- para jugar una corta serie. No es esta nuestra experiencia de Centroamericanos. anteriores.

gilberto dijo:

4

14 de abril de 2018

12:25:34


lo que estan es gastando recursos

jun carlos ruiz Respondió:


16 de abril de 2018

08:07:46

veo positivamente este serie triangular, en algunos casos nuevos incorporados como el de la foto, este con mucha calidad y por ser de Gtmo nunca habia pasado la primera etapa de la SN.

Eddy Cruz dijo:

5

15 de abril de 2018

12:15:25


La serie especial , como en otros tiempos ,la selectiva ,debe mantenerse de forma regular como techo del béisbol cubano , pero resulta contraproducente que la misma se realice como preparación para una competencia en un largo y extenuante camino de 3 meses , obligando a los atletas a mantener un nivel de juego al tope de su potencialidad, por que en realidad se están jugando la opción de hacer el equipo Cuba, lo cual provoca lesiones y aceleración del estrés al querer lograr un resultado estable en cada juego por mucho tiempo, como resultado de esta errónea estrategia , llegara un equipo Cuba a los C.A mas cansado y mas presionado que el resto de los concursantes , de los cuales ninguno realiza semejante disparate para ir a estos juegos y ni siquiera al clásico mundial , otro concepto erróneo de la dirección técnica de nuestro béisbol es querer enseñar a jugar béisbol y corregir errores que deben enseñarse en la EIDE , en las areas especiales o al menos en la sub 23. Otro aspecto que reclamamos los aficionados es la poca información de la prensa de los resultados de los juegos y las estadísticas de ambos torneos (especial y sub 23) , dedicando los reducidos espacios de la prensa a emitir comentarios y entrevistas que no dejan de ser interesantes pero dejan al lector con el deseo de conocer lo que realmente esta sucediendo en el béisbol. Finalmente nadie se explica como la dirección del país y especialmente del INDER , mantiene inamovible una Comisión Nacional del Béisbol que desde hace muchos años perdió el rumbo de como dirigir el béisbol en los tiempos actuales.