ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El fútbol para todos es uno de los programas que convoca a la comunidad a la realización de ejercicios físicos. Foto: Miguel Febles Hernández

Pedrito no va a clases de Educación Física, un certificado médico por asma lo exime de esos 45 minutos. Tampoco Yoandry sale al patio de la escuela, porque un documento similar testifica un problema ortopédico. Lo que no saben ni ellos ni sus padres, es que están condenando su futuro a la pena máxima.

A ninguno de los dos lo piden en el fútbol callejero, son torpes con el balón; en un pitén de pelota se quedan mirando a los demás y cuando le dan un chance, o se ponchan o les cuesta llegar a primera quieto; por demás, el círculo de amigos se les cierra. Son niños muy aplicados en el resto de las asignaturas, lo que hace presagiar que mañana serían como los científicos que hoy han convertido al país en una potencia del conocimiento. Entonces, ante las extenuantes jornadas en pos de dotar a la humanidad de un medicamento tan efectivo como el Heberprot-P o algunas de las vacunas, que inmunizan ante un grupo de enfermedades, sentirán un cansancio horrible o dolores en toda su geografía humana, que le impedirían un mayor aporte a la sociedad.

Ningún niño debería dejar de hacer Educación Física y la escuela, desde el director hasta el claustro profesoral, y la familia, son responsables. Sobran argumentos para cumplir con esta actividad, pero el primero de ellos pasa porque ella es una herramienta por excelencia pedagógica, que prepara el asiento del desarrollo de las cualidades básicas del ser humano como unidad biosicosocial.

No hay que olvidar que estamos compuestos fundamentalmente por líquido y así como el agua que se estanca termina por descomponerse, igual sucede con los fluidos del organismo. Una práctica regular de la actividad física blinda nuestra anatomía y permite enfrentar cada exigencia, sea laboral, profesional o cualquier otra encomienda, con más vitalidad y energía, lo cual aporta estabilidad emocional, diligencia y perseverancia. Y esos atributos tributan otros tres muy importantes ante cualquier misión: seguridad, espíritu de colectivo y responsabilidad.

Cuando disfrutamos y nos emocionamos con una hazaña deportiva, detrás están esos elementos; el orgullo que sentimos por el papel de la ciencia en el país o por contar con unas Fuerzas Armadas Revolucionarias que garantizan la invulnerabilidad militar de la nación, pasa también por la manera en que moldeamos y preparamos la coraza que forman cuerpo y mente. Pero, ¿por dónde comienza el camino? Por la clase de Educación Física, a la que bien pudiéramos llamar la célula básica o cimiento del edificio humano.

Allá por el siglo XVI, en pleno Renacimiento, el filósofo Michel de Montaigne, a quien se le atribuye la paternidad del Ensayo como género literario, dejó como sentencia que «no es una mente, no es un cuerpo lo que educamos, es un hombre, y no debemos hacer dos partes de él». Dos centurias después, Jean Jacques Rousseau afirmaba que la mente y el cuerpo son una entidad indivisible, y sostuvo que «un cuerpo débil debilita la mente».

Desde que lanzamos el primer grito, con el cual anunciamos la llegada al mundo, comienza un proceso evolutivo, que de manera lógica y, claro está biológica, llega hasta un punto en el cual inicia uno de involución. Para ser más diáfano empezamos a envejecer. Y llegado ese momento, lo que no hicimos en la clase del patio de la escuela, en el aula más grande, la única al aire libre, es irrecuperable.

La educación física, en cualquiera de sus expresiones, es la única alternativa eficaz para mantener las potencialidades fisiológicas, la capacidad física de trabajo y conservar el estado óptimo de salud. Es ella la que retarda la aparición de los efectos negativos del envejecimiento y eleva la calidad de vida.

Mientras más temprano se comience con la educación física, mayor será el beneficio que se reciba en la etapa de adulto mayor.

Cuba tiene las opciones para que niños como Pedrito y Yoandry no queden sin la Educación Física. Profesores de esa asignatura en las áreas terapéuticas atienden a estudiantes que por problemas de salud no pueden incorporarse a la enseñanza curricular, para los cuales existen 28 programas en los municipios del país que se especializan en igual cantidad de enfermedades crónicas no transmisibles. Además, un sistema integral de promoción y salud con esos mismos profesionales, incluye la atención a personas de la tercera edad, embarazadas, lactantes, grupos de gimnasia aerobia en la comunidad y la gimnasia básica para la mujer. Es una de las pocas naciones del planeta que tiene la Educación Física establecida desde el primer ciclo de la enseñanza primaria, es decir, de primero a cuarto grados.

Pero aun cuando la solidez de los argumentos ilustra la importancia, sin el profesor, no hay Educación Física. Es él quien propicia un ambiente ecuménico, no excluyente, ni por chiquito ni por gordito; el que favorece la participación y la exige, el que ha de convencerse de que en su área lo mismo hay un futuro campeón olímpico que un Doctor en Ciencias. Si no tiene los medios, y muchas veces no los hay, debe saber que, como pedagogo, es también un creador. Es el primero que tiene que prestigiar y hacer conocer lo imprescindible de su clase, que ningún repaso u otra actividad la reemplace.

Del vasto legado de Fidel, cual si fuera uno de esos profes –por cierto, de los más queridos en la escuela— retomemos su pensamiento. El 4 de septiembre de 1964, valoraba que «se había podido observar que ciertas deficiencias en nuestros atletas eran consecuencia de la falta de educación física a la edad en que, precisamente, deben comenzar a desarrollarse los músculos y las condiciones físicas del ser humano, es decir, desde niño... La educación física es parte esencial de la educación integral de los niños...».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

CRFH dijo:

1

4 de abril de 2018

08:28:07


Es correcto, aunque tenemos excepciones. Stephen Hawking tenía su cuerpo destruido pero una mente muy buena.

Jorge Jimenez Respondió:


5 de abril de 2018

12:10:32

Stephen, fué no una exepcionfué único e irrepetible , o es que vas a negar todo lo que aportado la EF, en el decursar historico de la sociedad, me parece su alusion un poco reduccionista, por favor desde la antiguas civilizaciones se ponderaba el vinculo de la activida fisica con el dearrollo del intelecto

JEER dijo:

2

4 de abril de 2018

10:08:01


Los docentes y en particular el profesor de Educación Física deben sentir la necesidad de profundizar y fortalecer la educación en valores a través de las acciones docentes y extradocentes, tomando como figuras a imitar los atletas cubanos participantes en citas mundiales y estivales, seleccionando como elementos fundamentales las razones que han llevado a un grupo de ellos a escalar el podio de premiación. Muchas de nuestras glorias deportivas salieron de las manos del profesor de esta asignatura. El profesor de EF está muy relacionado con el proceso de formación y apropiación de valores, porque constituye un trabajo esencialmente educativo, teniéndolo como orientador en las actividades relacionadas con el deporte. Tomando como paradigmas las figuras de alta competición donde sus éxitos son el resultado de un conjunto de valores formados, desarrollando encuentros que propicien un ambiente educativo favorable, con disciplina, orden, amistad, defensa de sus símbolos, alta motivación y estén identificados con sus equipos y con la victoria. La identidad es un valor necesario que se forma en esta disciplina. Los profesores de EF deben estar preparados para detectar y corregir problemas físicos, para trabajar junto a los especialistas de Salud con un basamento científico. Este es uno de los docentes más importantes de cualquier institución, pero debe ganarse con su desempeño, ejemplo y profesionalidad la autoridad.Su personalidad debe estar ajustada a la activividad que realiza y debe amar la profesión. Darle una pelota a los alumnos para que jueguen, no es EF, la clase debe tener un fin y cumple principios pedagógicos. Me alegro mucho que en los últimos días se estén tratando estos temas que ya estaban olvidados.

Miguel Angel Respondió:


4 de abril de 2018

14:27:42

Sr JEER, Ud tiene mucha razón en lo que expone. La EF es una disciplina importante, como lo son otras del programa de estudio. Educa, forma valores de toda índole, fortalece el carácter, patriotismo, integridad, fidelidad, trabajo en grupo, amor por el colectivo, establece relaciones humanas, etc, etc. Los profesores de EF deben poseer una adecuada formación pedagógica y dominar los diferentes tipos de clases y su correcta aplicación. Saludos fraternales.

Aracelys dijo:

3

4 de abril de 2018

11:16:48


Llega este tema como anillo al dedo como solemos decir, atravieso por ese problema, mi hijo de siete años no se motiva a ir a Educación Física y muchas veces se ha quedado en el aula con pretextos diversos, lo descubrí, indagué, y exigí al maestro que lo enviara al área pero la pregunta es: ¿Por qué nunca me dijo nada su profesora? ¿Acaso no le importa la asistencia a sus clases? Temo que mi hijo haya sido víctima de burlas porque no es muy diestro pero ?Y qué hizo la Profe? ¿Constribuyó a enajenarlo? La EF no es solo para futuros atletas, como bien aquí se ha explicado, pero los profesores deben saber motivar y lograr que su clase sea un espacio de recreación, incentivo y de feliz participación.

Gualterio Nunez Estrada dijo:

4

4 de abril de 2018

14:51:57


Esta comprobado cientificamente que lo que primero alimenta y le da energia al cerebro es hacer ejercicios al aire libre, con la luz solar y el sudor, sobre todo en espacios verdes y esto se cumple mas aun con personas mayores. Sobre todo comenzar a hacer los ejercicios con la banda azul del sol a partir de las cinco am hasta las 9 am (que es una menor exposicion al espectro que da cancer de piel) incrementa las hormonas femeninas y masculinas que de paso interconectan las neuronas cerebrales. En alimentos, lo ultimo que se ha descubierto es que la ensalada de vegetales con huevo hervido energiza el cerebro, luego, la carne de cangrejo en segundo lugar. Pero sin ese ejercicio al aire libre no hay nada, no valen pastillas, ni nada. El ejercicio es basico si quieres ser inteligente.

frank tejas paz dijo:

5

4 de abril de 2018

16:00:12


Excelente escrito de Oscar, como los demás criterios de algunos foristas, en muchos lugares o escuelas no se le presta la atención adecuada si partimos de esa máxima martiana de que en cuerpo sano mente sana pero es cierto también que el profesor debe estar mejor preparado cada día, actualizarce sobre métodos y estilos de enseñanzas de estos tiempos, hay mil formas de hacer ciencia sobre la importancia de la educación física desde edades tempranas y así usted escucha con frecuencia a jóvenes universitarios en algunas provincias que no debería haber eduicación física en los planes curriculares, de qué planeta serán? qué papel han jugado los profesores d esos centros educacionales para cambiar ese criterio tan fuera de tiempo. Hace 23 años imparto esa asignatura y es un caudal de salud y bienestar para alumnos y profesores.