ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Cuba acogió en el mes de enero la Copa Mundial de Espada femenina. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Si un deporte evidencia los efectos del bloqueo de Estados Unidos a Cuba y las carencias del periodo especial, ese es la esgrima. La Isla, otrora potencia mundial en esta especialidad en los años 80 y principios de los 90 del pasado siglo, ha sufrido un notable descenso durante las dos últimas décadas, al punto de quedar desplazada de los lugares destacados por países en nuestra área geográfica.

Una historia pletórica de hazañas nos ubica hoy –pese al embate de naciones en franco ascenso– en el puesto 12 del medallero de los Campeonatos Mundiales, con seis preseas de oro, igual cantidad de plata y nueve de bronce. Aquella fue una época de gloria de este deporte que dista considerablemente de la actual realidad.       

Tras la celebración el pasado mes en La Habana de la Copa del Mundo de espada para mujeres, quedó evidenciado el largo trecho que aún queda por recorrer en pos de retornar a planos estelares. En el certamen, ninguna de las representantes locales logró siquiera avanzar a la ronda de las 64 mejores tiradoras, resultado poco alentador.

«La mayoría fueron atletas jóvenes que enfrentaron su primera competencia de nivel internacional. No obstante, lo más importante resultó que las atletas supieran lo que es participar en un evento de este nivel», manifestó a Granma Aljhadis Bandera, presidente de la Federación Cubana de Esgrima.

Yamilka Rodríguez, tiradora más experimentada en la selección nacional de espada, explicó que la escasa participación en los principales torneos del circuito mundial constituye una de las principales dificultades para el renacer de esta disciplina.

«Necesitamos mayor fogueo, la posibilidad de insertarnos en la élite es directamente proporcional a nuestra participación en las lides más importantes. También nos afecta que no tenemos la posibilidad de ver a muchas de las rivales ni siquiera en video, lo cual nos limita a la hora de desarrollar un correcto planteamiento táctico», subrayó Rodríguez.

En esa misma línea, Pedro Enríquez, principal timonel del conjunto de
espada, expresó que «por muy bien que se realice el modelaje competitivo en la sala de entrenamiento, nunca va equipararse al calor de una justa real».

El destacado entrenador recalcó que ello repercute además en la posición en el ranking global de nuestras atletas, quienes ocupan puestos rezagados y son desfavorecidas en los pareos iniciales al tener que enfrentar desde el principio a las oponentes de mayor calibre.

Si a lo anterior le sumamos la falta de implementos –altamente costosos– para la preparación y la desaparición de las instituciones que fomentaban la esgrima desde las categorías inferiores como las Escuelas Superiores de Perfeccionamiento Atlético (ESPA), entre otras causas, es comprensible la difícil empresa que constituye retomar el camino laureado.  

No obstante, desde el año pasado Cuba se ha propuesto acoger algunos de los torneos de mayor envergadura en el planeta, varios de ellos enfocados en las categorías más jóvenes, como es el caso del Campeonato Panamericano Juvenil de Cadetes y la Copa del Mundo de Florete Juvenil.

«Es nuestra intención continuar sirviendo de sede a certámenes de este tipo. En el 2018 arrancamos con la Copa del Mundo de espada para mujeres, justa en la que participaron 18 de las 20 primeras del ranking mundial. Nos sentimos satisfechos  y esperamos poder organizarla el próximo año», declaró Bandera.  

«En el mes de junio vamos a efectuar el Campeonato Continental clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Será un evento que contará con la participación del grueso de los atletas del hemisferio, incluidos Estados Unidos y Canadá, que viajarán hacia acá con sus equipos completos. Igualmente tendremos la posibilidad de observar a Venezuela y México, por lo que constituirá un momento para medirnos de cara a la competencia fundamental de este año: los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia», subrayó el directivo.

Cuba logró en el 2017 la clasificación de 18 esgrimistas hacia la justa regional en territorio cafetero durante el torneo centroamericano celebrado en Puerto Rico. «El primer objetivo será aportar sustancialmente para cumplir el anhelo de nuestro movimiento deportivo de liderar el medallero por naciones. Esa es nuestra tarea fundamental», concluyó el federativo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

comav dijo:

1

7 de febrero de 2018

09:07:35


pienso que tenemos que empesar compitiendo dentro para el desarrollo de los atletas de categorias inferiores, hoy en nuestro pais un atleta se presenta a los juegos escolares o juveniles sin alguna conpetencia, los atletas no cuentan con un arma a la hora de su preparacion pasan meses haciedo preparacion fisica , lo tecnico tactico donde queda. tenemos la posibilidad de una copa juvenil en el patio y solo participan 2 atletas por sexo cuando debiamos llevar el mayor numero de atletas con posibilidades de un futuro llegar a nuestra seleccion nacional. no hay motivacion en la base en formar solo se piensa en el ipotetico resultado . a los atletas soolo se

MARIA EMILIA dijo:

2

13 de febrero de 2018

16:07:44


estoy de acuerdo con comav y le añado que hay que dar mejor atencion a los entrenadores de las EIDE,ya que hay mucha fluctuacion de esos compañeros.hay que ganar en conciencia y en trato para con ellos