ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El + de 91 kg, Erislandi Savón (izquierda ), competirá en este peso en el 2018. Foto: Ariel Cecilio Lemus

El boxeo cubano tuvo un brillante año 2016, mientras el 2017 igualmente puede calificarse de exitoso para un deporte que tiene en el presente 2018 un amplio calendario de eventos, lo que le permitirá, probablemente, revivir las alegrías que se vienen alcanzando de forma sostenida y en aumento desde el 2011.

Contrario a la creencia popular, que cataloga el primer año del ciclo olímpico como el de menos nivel, para el boxeo cubano se trató de 12 meses durante 2017 de grandes rivalidades y excelente nivel competitivo, tanto en la VII Serie Mundial (WSB), el Torneo Panamericano, como en el Campeonato Mundial de la disciplina.

El 64 kilogramos, Andy Cruz (izquierda), quedó invicto en el 2017 en todas las competencias nacionales e internacionales en las que tomó parte. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Los pupilos del jefe de entrenadores, Rolando Acebal, bajo la franquicia Domadores de Cuba, tuvieron un camino escabroso en la WSB, al enfrentar a varios boxeadores medallistas olímpicos de Río 2016, como los casos del espirituano Yosbani Veitía ante el bronce venezolano de los 52 kilogramos Yoel Finol; el pinareño Roniel Iglesias frente al plateado olímpico de Uzbekistán en los 69 kg Shakhram Giyasov o el choque de los 81 kg entre Julio César La Cruz y el también uzbeko Bektemir Melikuziev, subtitular en la ciudad carioca en los 75 kilogramos.

Estos son solo tres ejemplos de peleadores de gran calidad que le dieron el visto bueno a la Serie Mundial y cruzaron guantes con los púgiles de la Mayor de las Antillas. Para los Domadores, fue una prueba de fuego que, de modo general, vencieron a pesar de varias derrotas como visitantes. Sin embargo, en su fortaleza del coliseo de la Ciudad Deportiva los cubanos fueron imbatibles, consolidando su camino hacia la gran final ante los Astaná Arlans de Kazajstán.

El 56 kg Robeisy Ramírez (izquierda) regresó tras un año alejado de los cuadriláteros en el 2017. Foto: Ariel Cecilio Lemus

A pesar de no retener la corona de 2016, el segundo puesto en la WSB destaca a Cuba como la única nación que llegó a finales en sus cuatro participaciones de forma consecutiva. Este hecho debe ser visto como sinónimo de firmeza y estabilidad en los resultados dentro de la escuadra cubana, más allá de la calidad incuestionable de varias figuras. El trabajo en equipo ha posibilitado en cuatro incursiones en la Serie Mundial la captura de dos coronas y dos subtítulos.

En el mes de junio, los boxeadores cubanos tomaron parte en el clasificatorio continental de Honduras, donde se obtuvieron ocho medallas de oro, dos de plata y la totalidad de los diez cupos para cada hombre rumbo al Campeonato Mundial de Hamburgo, Alemania, evento cumbre del año 2017.

En suelo teutón se firmó una actuación sobresaliente, con cinco títulos mundiales y dos medallas de plata, para preservar la Corona Mundial por equipos obtenida en la cita de Catar 2015, además sirvió de aliciente ya que en Río 2016 la representación de Uzbekistán tomó el cetro por naciones del boxeo olímpico.

En Alemania también dijeron presente hombres de un boxeo excepcional como el 49 kg Hasanboy Dustmatov, de Uzbekistán, dueño del oro en Río de Janeiro. Un fuera de serie como el monarca olímpico y mundial, el ruso Yevgueni Tishchenko (91 kg), también llevó la fuerza de sus puños a Hamburgo. Por su parte, el francés Sofiane Oumiha (60 kg), subcampeón olímpico, tomó parte en el Campeonato Mundial en busca de la gloria absoluta. Ante figuras de esta categoría se enfrentaron los cubanos y, como se reflejó en el certamen, los antillanos llevaron la voz cantante en emparejamientos al máximo nivel.

El 2018 acaba de hacer su estreno, y una nueva versión de la WSB se perfila para romper hostilidades este 2 de febrero, cuando los Domadores reciban en La Habana a los Heroicos de Colombia. La meta para la franquicia es, como mínimo, asistir a su quinta final en línea.

Además de la WSB, se realizará en México la competencia regional clasificatoria rumbo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, ciudad esta última donde el boxeo cubano tiene la meta de capturar la casi totalidad de las coronas y contribuir así al primer lugar de Cuba en el medallero de la cita regional, una situación que será muy reñida para materializarla, pues se espera gran rivalidad con los dueños de casa, Colombia y la representación de México.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jorge dijo:

1

11 de enero de 2018

12:08:32


México ni México, no hablen más de México, la pelea dura será con Colombia, que está en condiciones de sacarle el 1er lugar a Cuba, de verdad que está requetecomplicado.