ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: István Ojeda Bello

LAS TUNAS.— Luego de un partido de altas tensiones el pasado viernes, en el que Industriales atacó temprano y más tarde recibió el castigo implacable de los Leñadores, ambos conjuntos vieron truncada su semifinal por la persistente lluvia que azotó al territorio oriental durante casi 30 horas seguidas.

¿Qué pueden hacer los peloteros en todo este tramo de inactividad? ¿Cuánto afecta a los jugadores un bajón tan brusco de adrenalina? ¿Cuánto desespera una espera no anunciada? Las respuestas a dichas interrogantes las encontramos con los preparadores físicos de ambas novenas, encargados de mantener en forma a los protagonistas.

El Dr. Edecio Pérez, quien ocupa este puesto en la dirección de los Leñadores, no niega que para su conjunto hubiera sido mucho mejor salir a la grama el sábado, un día después de remontar un déficit de cuatro carreras en el tercio final para llevarse el primer triunfo en la semifinal contra los Leones de Víctor Mesa.

«Terminamos arriba, fue una gran victoria, y generalmente se dice que cuando hay demoras entre un juego y otro, el ganador enfría los ánimos y el perdedor toma un respiro, pero nosotros estamos tranquilos, enfocados en salir al siguiente juego a full», precisó el preparador físico de los Leñadores.

Tal criterio lo sustenta Leonardo Cebrián, psicólogo de Las Tunas, quien nos recuerda que el plantel oriental ha sido implacable después de suspensiones por lluvia durante el campeonato. «Cada vez que suspendemos, luego salimos mejor, pero de todas formas no hay que confiarse, porque esta etapa es muy diferente y frente tenemos a un rival de mucha experiencia».

Pero al margen de cuestiones mentales, desde el punto de vista físico los peloteros deben salirse obligatoriamente de sus rutinas, porque la lluvia impide saltar a la grama.

«En esta etapa que nos encontramos, solo hacemos ejercicios de coordinación especial, sin recargar los músculos, que ya han soportado mucha intensidad en una temporada larga. El agua nos limita de ensayar muchas variantes tácticas en el campo, pero buscamos variantes para practicar y mantener la coordinación del swing, mientras los lanzadores corrieron en la pista de atletismo y también soltaron el brazo», recuenta Edecio Pérez.

Su homólogo del Industriales, Gustavo Morales, tiene varios puntos de coincidencia, pues también explica que en la recta final de la competencia ya todas las cargas principales se asimilaron y solo se realizan ajustes en aras de que el pelotero rinda al máximo en los partidos más importantes de la contienda.

«Mientras ellos tengan un ritmo de juego van a permanecer aclimatados, con cierta estabilidad, que se puede romper, por ejemplo, con este impasse provocado por la lluvia. Cuando algo así ocurre, se corta un poco el ritmo, por ello es muy importante simular acciones y buscar las fortalezas individuales desde el punto de vista psicológico y mental, que los jugadores nunca piensen que la inactividad los va a afectar», precisa el preparador de los Leones.

«Aquí nos incorporamos a la jaula, hicimos trabajo de fuerza en el gimnasio, y en sentido general, el grupo se mantuvo arriba, sin pensar en la derrota del primer juego. Ese fue un choque digno de play off, digno de dos equipos que han estado arriba toda la Serie, pero al final es solo un partido, y la mejor manera de dejarlo atrás sin que nos afecte tanto es borrando por completo el disco duro antes de volver a pelear».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.