ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: István Ojeda Bello

LAS TUNAS. — A golpe de batazos, justo como ganaron casi 60 choques en la temporada regular de la 57 Serie, los Leñadores tuneros desarticularon la puesta en escena de los Leones de Industriales en el primer combate semifinal en la historia del elenco oriental.

A continuación, repasamos las aristas más relevantes del pleito.

Lo mejor: Cuando Víctor Mesa era director de Villa Clara hace más de una década, decía que Industriales era un equipo abusador cuando tenía ventaja, porque sabía jugar muy bien con las emociones del contrario.

Sin embargo, en su primer asalto de esta postemporada frente a los Leñadores tuneros, los Azules no supieron aprovechar la superioridad al término del primer tercio y terminaron pagando contra una artillería que, sin dudas, se lleva el galardón como lo mejor del partido.

Salvo Rafael Viñales y Yunior Paumier, todos los baluartes del line -up tunero anotaron o impulsaron al menos una carrera, con gran protagonismo de Alexander Ayala y Andrés Quiala, quienes produjeron ocho de conjunto.

Lo más llamativo de este ataque es que se desencadenó en el séptimo episodio, luego de que el pitcheo capitalino retirar a seis bateadores en fila. Su capacidad para salir del letargo justo a tiempo merece todo el reconocimiento, porque gracias a ese despertar Las Tunas sale con ventaja en el primer duelo semifinal.

Lo peor: Sin discusión el relevo de Industriales acapara los cintillos en este apartado. Si antes de comenzar la postemporada el mentor de los citadinos mencionó que el principal problema de su equipo era la producción de carreras, debe ahora enfocar también la mirada al bullpen, que hizo aguas y echó por tierra una apertura efectiva de Freddy Asiel Álvarez.    

José Pablo Cuesta, Eddy Abel García y Vladimir García, los apagafuegos de los Leones, permitieron cinco jits en diez turnos, mientras regalaron un boleto y un pelotazo, labor deficiente que esfumó las posibilidades de un primer triunfo como visitantes.

Lo inesperado: Luego de tomar como refuerzo a Yosimar Cousín y pasar al bullpen al también camagüeyano Yariel Rodríguez, pensé que Pablo Civil apostaría por uno de ellos como su primer relevo si los abridores no caminaban lo suficiente, pero el mentor tunero, en el primer acto semifinal, se decantó por Diego Granado. Los números respaldan su decisión, porque los capitalinos solo le promediaron 212 en 20 episodios de labor, aunque no hubiera sido mi opción de cabecera frente a un elenco que conecta muy bien los envíos laterales.

Lo más preocupante: La suerte es un factor subjetivo en el deporte, de hecho, muchos atletas prefieren obviarla y no hablar de ella. Pero cuando se trata de Freddy Asiel Álvarez, no podemos ocultar su mala fortuna, recurrente en la presente campaña.

Solo en la segunda ronda, el derecho de Sierra Morena realizó seis aperturas, y en cinco de ellas Industriales terminó perdiendo, aunque no necesariamente por su culpa. De esos seis juegos dejó dos ganando y otro par con diferencia mínima, mientras solo explotó en uno, frente a Artemisa.

Su mala suerte se ha extendido a la postemporada, pues solo así se puede entender la debacle de los Leones tras la salida del tirador, quien mereció la victoria.

Como detalle preocupante adicional, se retiraron del campo lesionados Yohandry Urgellés y Jorge Luis Barcelán, dos piezas de peso en el orden ofensivo capitalino. Si bien es cierto que la profundidad le permite a los Leones mover sus piezas constantemente, estos son hombres de experiencia, capaces de marcar la diferencia en choques de presión. Habrá que ver cuál es el alcance de sus respectivas molestias, aunque no pintan bien, sobre todo en el caso de Barcelán.

Lo imperceptible: Hubo dos pinceladas en el partido que pasaron casi inadvertidas, pero que resultaron cruciales en la victoria tunera. En primer orden, cuando Industriales atacaba con todo y amenazaba con sacar del juego a los Leñadores, llegó el joven diestro Yosimar Cousín, quien frenó a los visitantes durante dos episodios.

Su labor no fue hermética, porque embasó a cuatro contrarios, uno de ellos por boleto, pero forzó a hombres de gran experiencia como Stayler Hernández y Orlando Acebey a conectar para doble play, sin que le pudieran anotar. Esta faena de contención dio un respiro a los anfitriones, que después sacaron los cañones. 

Por su parte, Andrés Quiala, además de bateo oportuno, aportó defensa de alto calibre en el bosque derecho y sus dos asistencias resultaron determinantes en el desenlace del encuentro. En el primer episodio, el patrullero puso fuera de circulación a Joasán Guillén en la antesala y frustró una primera carrera azul, porque después el veloz hombre proa capitalino hubiera anotado con elevado de sacrificio de Alexander Malleta.

Más tarde, el propio Malleta fue enfriado en la goma por otro tiro de Quiala, quien le negó de esta forma dos carreras a los Industriales en un partido definido, justamente, por dos de diferencia.

La previsión: Tanto Yoelkis Cruz como Freddy Asiel Álvarez tenían buenos números contra sus respectivos rivales, por lo que se esperaba un pleito sin tantas carreras, pero el panorama fue bien distinto con 16 anotaciones y 24 cohetes.

Entonces, no sería descabellado vaticinar que Erlis Casanova y Yudiel Rodríguez se enfrascarán este sábado en un cruento duelo de lanzadores, a pesar de que el diestro pinareño aceptó 15 carreras y regaló 14 boletos contra los Leñadores en 19 capítulos de temporada regular, mientras el zurdo oriental permitió cinco jonrones y 16 limpias en pocos más de 20 entradas contra los Azules.      

   

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.