ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Jorge Jhonson. Foto: Ricardo López Hevia

Por lo visto, esta ha sido la mejor de las 14 series nacionales en que se ha visto inmerso Jorge Jhonson Dixon. El jardinero de los Leñadores de Las Tunas ha campeado por su respeto a lo largo de todo el campeonato, con un cierre espectacular en la segunda fase.

Su average de 408 (126 inatrapables en 309 turnos) lo proclama campeón de bateo, una primacía que los bateadores derechos extendieron por casi una veintena de años, desde que el zurdo guantanamero Roberquis Videaux se agenció la corona ofensiva en 1998, con promedio de 393 (110 jits en 280 turnos).  

La alegría por ese resultado brilla en sus ojos, porque sabe que muchos estelares nunca ganaron un título de bateo. «Es una satisfacción enorme, en una pelota como la nuestra, caracterizada por su bateo y donde hay tan buenos jugadores, llevarse ese trofeo es algo bien difícil. Deben conjugarse varios factores y estar uno en excelente forma»,
Jhonson, devoto de los Van Van y proveniente de una familia de deportistas (su abuelo José Dixon fue un destacado boxeador), es natural del municipio de Jesús Menéndez, donde dio sus primeros pasos en la pelota.

«Tenía unos seis años de edad cuando me llevaron por primera vez al estadio. Me llamó la atención el uniforme de los peloteros y quedé enganchado por todo ese ambiente que se genera en un juego de pelota. Poco tiempo después, durante unas vacaciones en Puerto Padre, los muchachos del barrio donde vivía mi abuela me embullaron y así fue como empecé a practicar pelota. Jugábamos todo el día, desde las siete de la mañana hasta las ocho de la noche, a veces sin almorzar. Fueron mis mejores vacaciones», recuenta Jhonson, hoy una de las piezas claves en los Leñadores.

Pero su camino hasta la titularidad no ha sido cómodo, pues durante cinco años compitió con otros jardineros de mucha calidad en su equipo, hasta que logró convertirse en habitual en las alineaciones. Fue un inicio muy duro para él y las personas más allegadas, comenta, y por eso, en momentos de felicidad, suele pensar en la familia, sobre todo en su abuela, esposa y sus dos hijos pequeños.

Entre los peloteros que más admira están Omar Linares («lo más grande que he visto en un terreno»), Antonio Pacheco, Ermidelio Urrutia, Danel Castro («excelente como atleta y como persona, el hermano mayor que todos quisieran tener»), Andrés Quiala, Joan Carlos Pedroso y Osmani Urrutia.

Sobre su excelente paso, que incluye récord en imparables para un tunero, con 126 hits, asegura que se debe al esfuerzo personal y al trabajo de los entrenadores. «Soy un jugador que depende mucho de la preparación, y esta vez hicimos un entrenamiento muy duro, durante varios meses, y eso sin dudas rindió sus frutos».

Su condición de zurdo, de conectar bien por todas las bandas del terreno, le otorga cierta ventaja, aunque apunta que no tiene ninguna fórmula preestablecida. «Yo me paro en el home a batear, a pegarle bien a la bola, así de sencillo. Además, no soy superrápido, pero sé correr las bases».    

Jhonson vive sus mejores horas como bateador y como pelotero. Es lógico entonces que le dé riendas sueltas a sus aspiraciones de ganar con los Leñadores e integrar el Cuba, su gran sueño. «Llevo muchos años intentándolo, trataré de estar bien preparado por si me llaman a la preselección. En Las Tunas hay mucho entusiasmo entre los aficionados tuneros y optimismo entre los jugadores. Ganar es una meta difícil, ambiciosa, pero no imposible».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

yordanis dijo:

1

29 de diciembre de 2017

00:24:33


Felicitaciones por el logro, al fin ganó un bateador sin ser derecho.

Julio Cesar dijo:

2

2 de enero de 2018

14:53:40


Muy buen bateador Las Tunas CAMPIONNNNN....

Carlos Rafael dijo:

3

4 de enero de 2018

12:56:52


Felicitaciones. Merece un reconocimiento público ante el pueblo y los amantes del beisbol.