ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Yosbani Veitía (derecha), archiva tres coronas mundiales, una de cada color. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Yosbani Veitía es de esos boxeadores que no destaca por hacer un trabajo explosivo sobre el ring, tampoco por ser una habitual «máquina» de tirar golpes. El espirituano, en cambio, sobresale por su buena defensa, paciencia y estudio del rival para atacar sus fallos con rápidas entradas y salidas al torso y rostro de sus adversarios.

La principal figura cubana en los pesos moscas (52 kg) acaba de obtener su séptima corona nacional (tres en los 49 kilogramos) en el recién concluido 56 Torneo Nacional Playa Girón, y fue incluido entre los mejores atletas del año en Cuba en un 2017 que puede definirse como su año consagratorio, aunque este joven del municipio de Fomento está
consciente de que ahora, más que nunca, necesita pelear en un boxeo de mayor nivel.

Sobre los nuevos retos que le deparan al espirituano y sus principales rivales, el titular mundial de Hamburgo 2017 dialogó con Granma, en medio del accionar del Playa Girón en su tierra, donde dijo sentirse más motivado porque a los yayaberos les ha dedicado su primera corona universal.

—¿Sentiste que el Campeonato Mundial del 2017 era el ahora o nunca?

—«Es cierto que en los mundiales del 2013 y 2015 obtuve medallas de bronce y plata por ese orden, así que tenía que prepararme muy bien para la cita en Hamburgo. Si alcancé mi metal de oro se lo debo en buena medida a Julio César La Cruz, porque siempre me dio ánimos y buenos consejos sobre cómo tenía que desarrollar mis combates. Eso me permitió llegar al evento con gran seguridad en que las cosas saldrían asalto por asalto sobre el cuadrilátero. También los entrenadores hablaron conmigo sobre los aspectos motivacionales en que tenía que enfocarme para alcanzar este resultado que llevaba años buscando».

—La final en el Campeonato Mundial ante el peleador de Uzbekistán fue muy cerrada, ¿cómo valoras ese combate?

–«Ya le había ganado anteriormente en la Serie Mundial al uzbeco Jasurbek Latipov y tenía seguridad para ese combate.

Él también se preparó para enfrentarme, por eso se dio un pleito tan reñido. Desde mediados de año alcancé una óptima forma deportiva, enfocado en ganar el oro. El segundo asalto fue la clave de mi victoria, porque lo superé con buenos golpes. Para el tercer round combatí desde la larga distancia porque tenía una herida en el rostro y no deseaba que me detuvieran la pelea».
—A pesar de la derrota colectiva ante Kazajstán en la final de la VII Serie Mundial tu victoria en esa instancia no era esperada.

—«Creo que el éxito individual mío en la final se debió en buena medida a que logré estabilizar el peso corporal y afronté correctamente la preparación. El kazajo Olzhas Sattibayev es el rival más difícil que he tenido en mi carrera deportiva.

Estaba en su casa, y ya él me había ganado. Me propuse que no podía vencerme otra vez.

«Fue un combate muy duro, tuve que hacer una gran defensa para neutralizar sus golpes y encontrar los espacios en su cuerpo por donde le pudiera pegar limpiamente. Así salió el éxito, nadie esperaba eso de mí, pero yo me sobrepuse.

Hubiera querido que los Domadores nos lleváramos la corona, pero no se pudo. Había que seguir hacia adelante ya que el Campeonato Mundial estaba al doblar de la esquina».
—¿Cómo valoras el desempeño de los púgiles Frank Klejer y Jorge Griñán?

—«Ambos son espirituanos como yo y competimos en la misma categoría divisional. Klejer es un boxeador inteligente que lleva unos cuantos años trabajando muy bien para superarse día a día. Griñán, por su parte, es un joven que va en ascenso, tiene todas las condiciones para en un futuro a largo plazo sustituirme, pero necesita alcanzar y luego mantener los resultados nacionales e internacionales. A Griñán no le podemos presionar, ya que no sobrepasa los 20 años de edad. Sus triunfos llegarán».

—¿Qué le depara el futuro a Yosbani Veitía?

—«El futuro dependerá de la forma deportiva en que llegue a cada combate. No me confío porque ya soy campeón del mundo. Queda mucho trabajo y sacrificios personales que hacer en mi carrera boxística. Mi objetivo siempre está en la próxima competencia, no pienso más allá, porque nunca se sabe si una lesión o cualquier otro contratiempo te puede sacar del cuadrilátero».

—¿Esperabas ser elegido entre los mejores atletas del año en Cuba?

—«Es una sorpresa para mí que la prensa y la afición me seleccionaran entre tantos buenos deportistas que hay en Cuba. Creo que me gané ese lugar por los resultados alcanzados en el año 2017. Salir en la lista de los diez mejores del año me compromete a seguir mejorando en el boxeo porque esa confianza que depositaron sobre mi persona no la puedo defraudar».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.