ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El 27 de diciembre del 2012 se jugó por última vez un partido de la serie nacional en el Palmar de Junco. Foto: Rodríguez Robleda, José Raúl

Esteban Bellán, el mambí Emilio Sabourín, Ernesto Guilló y otro nutrido grupo de peloteros, hace 143 años,
desandaron fatigados por los senderos del matancero parque Palmar de Junco hasta que ya el sol se escondió y la oscuridad no dejó más opción que terminar un juego de pelota de 60 corridas.

El 27 de diciembre de 1874, los equipos de La Habana y Matanzas se enfrascaron en un partido mítico –ganado 51-9 por los citadinos–, que pasó a la historia del béisbol cubano como el primero reseñado en la prensa, aunque diversas pruebas demuestran que desde antes ya se practicaba con bates y pelotas en otros rincones del archipiélago.

Sin embargo, nadie puede dudar que el Palmar de Junco es cuna y centro de culto del pasatiempo nacional. Allí jugaron Martín Dihigo y José de la Caridad Méndez, leyendas vivas de los diamantes, y también Esteban Bellán, pionero de la pelota cubana y primer latino que firmó un contrato con la National Association of Professional Base Ball Players, primera liga profesional de las bolas y los strikes del mundo, como nos recuerda el colega holguinero Reynaldo Cruz.

Estos argumentos le confieren un valor especial, unido al hecho de que es Monumento Nacional desde 1991 y, a su vez, uno de los estadios de béisbol en activo más antiguos del planeta, superando a los centenarios Fenway Park (Boston-1912) y Wrigley Field (Chicago-1914).

DE PUEBLO NUEVO PARA EL MUNDO

Al Palmar de Junco, enclavado en la barriada yumurina de Pueblo Nuevo, lo rodean la concurrida calzada de Esteban, y las calles San Ignacio, Tenaza y Monserrate, esta última siempre ocupada por cocheros y bicitaxis que se apostan en la entrada del recinto esperando pasaje.

Cada día, decenas de muchachos con bates y pelotas caminan por esas arterias hasta el terreno del Palmar, donde entrenan los miembros de la Academia Provincial de béisbol. Pero el movimiento en los alrededores, desde inicios del 2016, es mucho mayor, con la llegada de Elena González Méndez, responsable de una Iniciativa Municipal de Desarrollo Local que ha cambiado la cara al recinto.

De este proyecto se viene hablando en Matanzas desde hace seis años, cuando se realizaron en la centenaria instalación talleres e intercambios entre glorias deportivas, historiadores y periodistas, y también se jugó por última vez, el 27 de diciembre del 2012, un juego de la serie nacional, entre los equipos Matanzas y Mayabeque.

No obstante, la idea como tal del proyecto no cobró vida hasta el 2016, cuando comenzaron las labores de mantenimiento constructivo para recuperar una Sala de Historia y otras áreas que rodean las gradas. «Entendemos que el Palmar es un paradigma, no solo del deporte, sino también de la cultura, cuya ubicación, además, es privilegiada, cerca de la capital y de Varadero, uno de los centros turísticos más importantes del país, por lo que puede ser un productivo atractivo para difundir nuestra rica historia», explica Elena González, quien ha estado al frente del trabajo desde el primer momento.

«Desde el triunfo de la Revolución, nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, habló de la importancia de rescatar este lugar, y aunque nunca estuvo en el Palmar, marcó el camino para que no desapareciera. Hoy solo queremos dar continuidad a esa idea con una apuesta de desarrollo local, mediante la cual ya restauramos en su totalidad una Sala de Historia y recuperamos zonas comunes», destaca González Méndez.

De acuerdo con sus palabras, el proyecto fue aprobado y se solicitó el correspondiente crédito bancario para echarlo a andar, y desde el comienzo de las tareas se han invertido más de 300 000 pesos, cifra que, se prevé, puede crecer hasta los dos millones con el objetivo de completar la totalidad de las obras.

«Realizamos remodelaciones en varios puntos, comenzamos a funcionar y damos los pasos necesarios para crecer en el futuro. Actualmente tenemos salida al turismo, aunque introducirnos en el mercado no ha sido fácil porque no contamos con las suficientes herramientas de promoción y comercialización. No obstante, hemos tenido una gran afluencia de varios países, interesados en visitar la Sala de Historia e intercambiar en el terreno con Rigoberto Rosique, Pepe Estrada y Fernando Sánchez, glorias de la provincia que nos han apoyado», relata Elena González.

Además, el proyecto se ha dirigido a la ciencia, en aras de establecer vínculos con universidades e investigadores interesados en indagar sobre el béisbol, desde los temas de la formación de entrenadores y atletas, hasta la preparación técnica.

«El Palmar es un lugar idóneo, porque muchos investigadores con el
potencial científico para abordar un tema desde la teoría, después no pueden materializar una aplicación práctica, y eso aquí lo podemos hacer, pues contamos con el material humano en la Academia provincial, que radica en el propio estadio. Todo esto puede aportar resultados e ideas al país en lo que a béisbol se refiere», argumenta González Méndez.

La creación de una Galería de la Fama realza el valor histórico del Palmar. Foto: Aliet Arzola Lima

UNA GALERÍA PARA LA FAMA

En más de una ocasión se ha discutido la posibilidad de establecer en el Palmar de Junco el Museo y Salón de la Fama del béisbol cubano, idea que no se ha concretado. De hecho, muy cerca estuvo de perderse todo el patrimonio de la instalación.  

«Nuestro primer objetivo fue rescatar una Sala de Historia donde estén representadas todas las figuras que han contribuido al béisbol matancero. Eso lo logramos, y entonces dirigimos nuestros esfuerzos a la creación de una Galería de la Fama de la pelota en la provincia, en la cual estarían incluidos todos los yumurinos que ya integren Salones de la

Fama en otros países», nos cuenta Elena González, quien se ha apoyado en historiadores, periodistas y glorias del territorio para el diseño de la Galería.   

Precisamente, estas personalidades, miembros del Comité de Selección y el Consejo Director, escogieron en la primera exaltación a Silvio García, uno de los jugadores más completos de la década del 30 y 40, así como a Rigoberto Rosique y Gaspar «Curro» Pérez, estelares de nuestras series nacionales.

De cara a la próxima selección, se ampliará a 13 el número de premiados, entre los cuales se incluirán un director, un árbitro, un periodista y un historiador, pues resulta muy importante reconocer a todas las personas que, de una manera u otra, han aportado al béisbol.

IDEAS, REALIDADES… SUEÑOS

Más allá del béisbol, el Palmar de Junco, como parte de la Iniciativa Municipal de Desarrollo Local, cuenta hoy con gimnasios y ofrece cursos de masaje avalados por la Facultad de Ciencias Médicas y el Instituto de Medicina Deportiva. Además, se inauguró una cafetería temática llamada Los Tres Mosqueteros, perteneciente a la Sucursal Artex Matanzas.

«El que conoció el Palmar como estaba, sin dudas se dará cuenta de que ha mejorado, pero tenemos deseos de continuar. Queremos trabajar en el frente y los muros del parque, todavía deteriorados, y pretendemos que el proyecto integre todas las zonas aledañas al estadio», expresa Elena González.

La aspiración es convertirse en un centro que genere cultura, que sea escenario de grandes acontecimientos más allá del béisbol, como sucedió con las antiguas Ferias de Canarios del siglo XIX o la presentación de Alicia Alonso el 28 de julio de 1962. Lograr eventos de tal magnitud es un sueño, como nos cuenta Elena González.  

«Todavía los proyectos de desarrollo local no se valoran lo suficiente en los propios territorios, y precisamente deben verse como una oportunidad de desarrollo para las provincias. Aquí hemos contado con apoyo, pero nos golpea la escasez de recursos y de financiamiento, solo que eso no ha lacerado nuestros deseos de trabajar. Por eso, vamos a esforzarnos por mantenerlo saludable, pues, como nos dijo Esteban Lazo el 27 de diciembre del 2012, este proyecto puede significar la garantía de vida del Palmar».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

jrm dijo:

1

27 de diciembre de 2017

09:06:14


¨En más de una ocasión se ha discutido la posibilidad de establecer en el Palmar de Junco el Museo y Salón de la Fama del béisbol cubano, idea que no se ha concretado¨. Y que es lo que puede impedir que eso suceda, creo que ninguna otra instalación en el país reúne los requisitos del Palmar del Junco. por otra parte , es una idea que se puede incluso financiar a través de la colecta pública, se ha hecho para otras cosas. suerte a los matanceros en ese empeño

Agustin Navarro Rivera dijo:

2

27 de diciembre de 2017

09:06:49


Bien por Elian El Palmar es histórico y debe cuidarse al máximo, mi papá lanzo en contra de Martin Dhigo ahí en ese Estadio creo fue en el año 27 o un poquito antes donde perdió mi padre un juegazo 2 x 1 este centro deportivo tiene mucha historia de tantas glorias que pasaron por ahí en hora buena Elian

Luis Lima dijo:

3

27 de diciembre de 2017

10:02:41


Sin dudas una gran tarea pendiente es crear el salón de la fama del bésibol cubano en este lugar. Así como acometer un proyecto que abarque la investigación y el desarrollo del nuestra pelota cubana. Es un lugar paradigmático que podría constribuir a cambiar la cara y los resultados de nuestro deporte nacional. Un amigo matancero como yo preocupado por este tema que llevamos en la sangre me manifestó que si el Plamar de Jundo estuviera en la Habana otro gallo cantaría. Ojalá que nos acabemos de dar cuenta que la Pelota Cubana y parte importante de nuestras vidas.

enrique15 dijo:

4

27 de diciembre de 2017

15:54:37


Mientras algunos andan enfrascados en una "bronca" por el tema del Salón de la Fama del beisbol, no se ponen de acuerdo en cuanto al lugar y los integrantes, Matanzas hizo lo más sensato: Ya que no quieren reconocer su historia al Palmar, pues la misma provincia se decidió a honrar a las muchas glorias beisboleras que ha tenido, con un Salón de la Fama de la provincia, idea que deberían adoptar todas las provincias del país, sobretodo si la tozudez de los que dirigen la pelota sigue impidiendo que se le haga ese honor a los grandes de nuestra pelota.

ada dijo:

5

27 de diciembre de 2017

16:00:38


Creo que seria muy acertado que en el Palmar de Junco se establesca el Museo y Salón de la Fama del béisbol cubano, si un lugar merece eso es ese estadio, como también los cocodrilos merecen ganar la serie nacional, a ellos mis más calidos saludos.