ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Christian Taylor no dio espacio a las dudas. Foto: IAAF

Habíamos dicho que si nuestros tres representantes del triple salto clasificados a la final de la especialidad competían en el estadio Olímpico de Londres tan seguros como lo hacían aquí en La Habana podían sorprender con una presea en el Campeonato del Mundo de la capital británica.

Y precisamente eso estuvo a punto de suceder, pero la tensión se mantuvo por las nubes y pasó factura al novel trío que por vez primera en sus carreras afrontaban un reto de tal magnitud.

Fue Cristian Nápoles quien tuvo la oportunidad de «acariciar» el podio, pero su brinco de 17,16 metros se quedó a solo tres centímetros del portugués Nelson Évora (17,19) a la postre medallista de bronce. El cubano ancló en cuarto escaño igualado con el antillano nacionalizado azerí Alexis Copello y el estadounidense Chris Benard, quinto y sexto, respectivamente, avalado por un segundo salto superior al de estos dos que lo situó por delante.

El evento lo dominó otro Christian, de apellido Taylor, quien se ajustó al guion precompetencia y encabezó el 1-2 estadounidense con sus 17,68 metros, ligeramente por encima de su compatriota Will Claye (17,63).

A Nápoles, campeón mundial de cadetes en Cali 2015, se le vio ansioso y solo marcó un par de saltos válidos en seis oportunidades. Prácticamente estuvo a punto de irse en blanco en el evento al fallar en sus dos primeras rondas, pero en el tercer turno se estiró hasta los 17,16 y se coló entre los ocho punteros. Tras otros dos fouls salió por un resultado que lo catapultara hacia el podio, pero nuevamente puso sus pinchos en la misma marca (17,16) y con ella quedaron sus aspiraciones de colgarse una medalla mundial a sus 18 años.

«La competencia fue buena, me sentí bien. Tras dos fallos iniciales tomé calma y alcancé el 17,16. Volví nuevamente a cometer dos fouls, pero en la última oportunidad salí a ‘guapear’, hice las dos primeras zancadas muy bien, pero tuve una imprecisión en la tercera y no pude rebasar la marca. Este es mi primer mundial y ha sido una gran experiencia para mí. El resultado se lo dedico a la memoria de mi abuela», manifestó Nápoles a la colega Eyleen Ríos, de la publicación Jit, al término de la competencia.   

Algo parecido le sucedió a Andy Díaz (21 años), quien luego de marcar 17,13 en la primera vuelta erró en cuatro oportunidades y renunció a otra. Díaz, igualmente se metió en el pelotón de los ocho primeros, sin pasar del séptimo escalón.  

Tanto Cristian como Andy arribaron a territorio inglés con marcas superiores a las alcanzadas en esta final. Nápoles se acercó a su mejor resultado de por vida y de la temporada (17,27), mientras que Díaz, quien traía como aval el quinto escaño del escalafón universal, quedó un poco lejos del 17,40 que lo situaba en tal posición.

Las actuaciones de Nápoles y Díaz aportaron siete unidades a la causa antillana por lo que ahora nuestra delegación ascendió al décimo puesto de la tabla general con 23 unidades.

El otro cubano en la justa, Lázaro Martínez (19 años), finalizó duodécimo con 16,25, por debajo incluso de su marca en la clasificación de 16,66 metros.

La actuación cubana en esta séptima fecha mundialista fue completada por la ochocentista Rose Mary Almanza, quien avanzó a las semifinales de hoy tras culminar segunda en su heat (2:01.43) detrás de la campeona olímpica Caster Semenya (2:01.33), de Sudáfrica.

En los 200 metros planos, el turco Ramil Guliyev (20.09 segundos) ganó el oro en lo que se esperaba fuera un duelo entre el sudafricano Wayde van Niekerk, plata con 20.11 y el botsuano Isaac Makwala, sexto (20.44). Jereem Richards, de Trinidad y Tobago, logró el bronce (20.11). En los 400 metros con vallas, la estadounidense Kori Carter se llevó el oro (53.07 segundos) tras sorprender a su compatriota y favorita al título, Dalilah Muhammad (53.50), medallista plateada, con la jamaicana Ristananna Tracey (53.74) en el tercer lugar.  

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Xenia dijo:

1

11 de agosto de 2017

02:49:45


Taylor sigue mandando en el triple salto en el mundo,lejos, y pregunto,que posibilidad hay de que Ivan regrese a Cuba a entrenar a nuestros triplistas?

Ramon dijo:

2

11 de agosto de 2017

04:13:38


Mientras la carrera de impulso de los norteamericanosTaylor etc, Y del portuguese Evora que entrena Ivan Pedroso, es como debe hacerse, o sea sin a mitad de la misma ponerse a cambiar ritmo ni dar pasos que la hagan perder velocidad ritmo etc haciendo pasos o saltos antes de llegar a la tabla de despegue como hacen los nuestros, y por demas que hacer eso les provoca como ayer se vio el calcular mal y cometer FOUL en la mayoria de los intentos. No hace falta ser un experto, para saber que en todos los saltos la cosa mas importante es la Carrera de Impulso y si esta se hace mal ya desd el mismo inicio la prueba y los saltos salen mal y mas cortos respecto a lo que los mismos atletas pudieran dar si lo hicieran como se debe. Yo nunca vi a nuestro ex Campeon Mundial Yoelbis Quesada hacer o tener una carrera donde a mitad cambiaba paso ara dar saltos alterando el ritmo, no por gusto en el Mundial de Atenas'97 gano el titulo con 17.89 mts. Creo que excepto Lazaro Martinez que trata de volver a ser el de antes, los otros dos atletas nuestros los traiciono un poco el no tener calma en los momentos claves y querer lucirse creando Fouls uno detras de otro. Napoles como bien se lee en el articulo debe saber que las cosas no se resuelven con "salir a guapear" solamente, sedebe ser muy calculador e inteligente para sacarle el maximo a cada esfuerzo y obviamente hacerlo bien cada vez. Los nuestros tienen juventud y como es de suponer de cada derrota se saca mas experiencia y lecion que de la victoria, esperemos que para el proximo Mundial dentro de dos años hayan cambiado el modo de ejecutar la carrera de impulso y con mas velocidad entonces hagan saltos mas largos.

Dieudome dijo:

3

11 de agosto de 2017

06:55:26


Cada persona tiene derecho a emitir su opiniòn. Pero si eres periodìsta, debes poner màs atenciòn en lo que escribes. Hace unos dìas le señalè al autor del artìculo que por favor, los cubanos nacimos y crecimos con e depote que nuestro Fidel tanto impulsò. Por lo tanto y como el conocimento deportivo de la poblaciòn es de un nivel aceptable, lo pedì que no nos tratara como estùpidos, pues escribiò un artìculo en el que elevaba al olìmpo de la gloria a algunos que no habìan hecho màs que empezar una tarea. Con este comentario no quiero poner en la picota a los atletas, pues lo que les sucediò puede ocurrirle a cualquiera. Para eso se compite, para ganar o perder. Pero el autor ya los daba como lo ganadores de las medallas y yo le tratè de decir que el hecho de llegar a la final con tantos candidatos, no nos aseguraba la alegrìa, pues en su euforia ya daba la clasificaciôn de los muchachos como una alegrìa mayor. Ahora tenemos los resultados que me temìa, pues quedaron entre el cuarto y el octavo. En la competencia no importa la cantidad de atletas que llevas a la final, sino quien gana las medallas. Nuestros comentaristas deportivos a veces parecen juglares tratando de hacer sonreir a los que leemos la prensa, pues tienden a otorgarle epìtetos grandilocuentes a quienes todavìa no han hecho algo digno de tal encomio. Eso sucede en el baseball fundamentalmente y en muchos otros deportes que son de gusto masivo, pero hay otros deportes en los que Cuba tiene mejores resultados y a penas si se los menciona. Pero volvamos al atletismo. No se como planifican nuestros entrenadores, pero hace añosquee los cubanos hacen las mejores marcas de mundo antes de la competencia grande y cuando llega èsta, sus tiempos y marcas dejan mucho que desear. Repito que hace muchos años los atletas tenìan menos medios de preparciòn y obtenìan mejores resultados internacionales. No habìa medios,pero habìa amor a la camiseta y coraje. Habrà que analizar mejor el trabajo de los entrenadores y psicòlogos.

Dieudome dijo:

4

11 de agosto de 2017

07:07:47


Ahora vienen las justificaciones. (MINJUSTI, especial de Cuba). Resulta que ahora son novatos, que bla bla bli, que bla bla bla. A un campenato mundial se va a ganar, ni a acumular experiencias ni a hacer experimentos. ( en el boxeo,quedò claro esto). Antes de ayer era una gran alegrìa que mostraba el poderìo de los saltadores cubanos y la"gran escuela cubana del triple salto". Hoy pisamos nuevamente la amarga realidad: nuestros atleltas hacen las mejores marcas precompetencia, pero cuando èsta llega sus registros bajan mucho. Hace unas dècadas a esto se lo llamaba "amarillamiento". No se como se lo llama ahora. Solo se, que el tabajo de los tecnicos y psicòlogos no alcanza ni la media estrella. El talento lo tienen. El desperdicio de este talento, tambièn les corresponde. Què triste!

enrique15 dijo:

5

11 de agosto de 2017

08:02:28


Bueno, son jóvenes, pero no me puedo conformar pues si Taylor se acogió al guión precomeptencia como dice el articulista, ellos también, se acogieron a lo que ha sido el guión de nuestros triplistas en los últimos años: Muy buenos saltos en la temporada y a la hora buena, lejos. Anoche en el NTV Pavel Otero criticaba que no habíamos llevado al reciente campeón del Mundial Sub-18 y argumentaba que los 17,30 m del muchacho en aquel mundial, hubiesen sido plata en este. Debo decir que no estoy de acuerdo con Pavel, ese muchacho tiene apenas 16 años, le queda mucho tiempo, no hay que apurarlo, pero y además, si Nápoles y Díaz tiran sus respectivos 17,27 y 17,40 (logrados este año) pues hubiesemos tenido Plata y Bronce.