ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Ramón Peña fue uno de los jóvenes lanzadores que sorprendió en la primera fase con el staff de Industriales. /
Foto: Ricardo López Hevia

Y digo hasta cierto punto porque todavía Granma, Guantánamo, Camagüey y Las Tunas se encuentran muy por debajo de sus posibilidades (exceptuando los lanzadores tuneros, punteros del torneo), por lo que deben ponerse el listón más alto y mejorar en los indicadores de juego de mayores problemas, algo que si alcanzaron Holguín y Santiago de Cuba, quienes hace un año exhibieron pobre balance de 18 victorias y 27 derrotas en los 45 duelos iniciales.

Ahora elevaron sus prestaciones y junto a Artemisa forman el trío de nuevos invitados a la ronda elite, en detrimento de Sancti Spíritus, Cienfuegos y Ciego de Ávila, tres escuadras que afrontaron diversas dificultades y a la postre pagaron con la eliminación.

Por ejemplo, los Tigres de Roger Machado, sin saberlo, firmaron su propia sentencia de muerte entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre, cuan-do perdieron sendos duelos particulares con indómitos y Cazadores, los que definieron su ubicación en la tabla al concluir empatados.

Resulta complicado entender el adiós de los avileños, pues tuvieron un diferencial de carreras (relación de anotadas y permitidas) muy superior a santiagueros y artemiseños, pero un pésimo balance en la carretera (cinco éxitos en 21 salidas) los lastró definitivamente, sin obviar que Vladimir García, su incansable as —llegó a mil entradas de por vida el domingo— solo ganó dos partidos en 12 aperturas a pesar de su excelente efectividad (1,58).

Por su parte, Elefantes y Gallos, notablemente afectados por las múltiples ausencias, así como por lesiones de sus activos, arrancaron con mal paso y nunca dieron muestras de poder reponerse, colistas en todos los renglones con promedios inferiores a la media del campeonato.

En este punto resulta llamativo el caso de Artemisa, cuyo histórico avance en el octavo puesto lleva el sello de su cuerpo de lanzadores, pues se ubicaron últimos en ofensiva con indicadores bien bajos en average (228), slugging (314) y anotadas (157), además de concluir solo por delante de los espirituanos en defensa, con 54 errores y 969 de promedio.

La Isla también es un caso sui géneris, pues con un diferencial de carreras negativo ancló cuarta, sobre todo por trabajar cohesionados y aprovechar al máximo los partidos en el Labra, un bastión inexpugnable en el que alcanzaron 17 de sus 27 sonrisas.

Lo cierto es que cada una de las ocho naves clasificadas tuvo su fortaleza. En el caso de Santiago de Cuba, su pitcheo relevo no fue tan caótico como la anterior lid y redujo de 5,96 a 3,93 su efectividad, además de la inyección ofensiva y anímica que representó la vuelta del estelar Héctor Oli-vera, quien en poco más de cien veces al bate produjo 23 carreras y registró promedio de embasado de 403.

Holguín y Pinar del Río también se apoyaron en sus serpentineros para cubrir el camino de manera exitosa, mientras Villa Clara y Matanzas son los vivos ejemplos del equilibrio, parejos en pitcheo, defensa y bateo y con firme tendencia al alza.

Por último, Industriales, a falta de tres juegos suspendidos, escaló a la cima de manera sorpresiva, pues su staff de pitcheo, compuesto por nueve elementos con un mínimo de dos años de experiencia, no ofrecía muchas garantías al inicio de la contienda.

No obstante, el mentor Lázaro Vargas, de conjunto con los entrenadores José Elosegui, Luis Felipe Díaz y Juan Rafael Despaigne, confió en un grupo que no le hizo quedar mal, tanto sus abridores (2,44 de efectividad, primeros igualados con Pinar del Río) como sus relevistas, que lograron la segunda mayor cantidad de salvamentos (15), solo por detrás de Artemisa (18).

Estos hombres sostuvieron durante buena parte de la contienda al plantel, que enfrentó un profundo slump ofensivo, aunque ya en el tercio conclusivo se vio más ajustado con 93 carreras anotadas, a razón de 6,2 por encuentro, sobre todo por el despertar de Yasmani Tomás, Rudy Reyes, Lisbán Correa, Alexander Malleta (llegó a 200 cuadrangulares de por vida) y Yulieski Gourriel, líder de la novena en jits (44), extrabases (18), impulsadas (35), anotadas (31) y slugging (462).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.