ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Juvenal Balán, enviado especial

PANAMÁ.—En reconocimiento al papel que las Universidades han desempeñado en la historia de nuestro continente como agentes de cambio, quedó inaugurado hoy en Panamá, previo a la VII Cumbre de las Américas, el Foro de Rectores, celebrado por primera vez en la historia de estos eventos.

Movilidad académica, tecnología e innovación y desarrollo económico sostenible son los tres ejes temáticos que mueven la cita, que congrega a más de 400 académicos y empresarios y constituye una oportunidad histórica por el número y la calidad de las autoridades universitarias que estarán presentes.

Al ser inaugurado el Foro, el presidente panameño, Juan Carlos Varela, afirmó que la educación universitaria y la capacitación laboral y técnica resultan claves para erradicar las desigualdades sociales del continente debido a su fuerte contenido e impacto económico. “Para alcanzar este propósito es necesario garantizar el acceso y la permanencia de todos los jóvenes en una educación de primer nivel, en la que se elimine cualquier tipo de discriminación”, sostuvo.

Justamente, en medio de un contexto educativo regional aún con inequidades, Cuba —con más de un millón de graduados universitarios— posee elevados indicadores en materia de educación y ciencia que podrá exponer en las sesiones de hoy y mañana, a las que asiste en representación de la Isla el rector de la Universidad de La Habana, Gustavo Cobreiro.

En declaraciones a la televisión cubana, el rector de la Casa de Altos Estudios reafirmaba que el mayor desafío de la región es darle a la formación universitaria su justo valor y reconocer su contribución al avance socioeconómico de los países.

Para Cuba, decía, la educación superior debe ubicarse en el centro del desarrollo de las naciones latinoamericanas, para lo cual es imprescindible lograr un acceso más equitativo y brindarle la preparación suficiente a los claustros.

“El reto está en impulsar las investigaciones científicas que aporten a la producción con un alto valor agregado y, para eso, es necesario incrementar el financiamiento que reciben las universidades y los centros dedicados a la investigación”, apuntó.

Concertar una mayor cooperación entre los países del área en el campo de la educación superior, y promover iniciativas específicas como el reconocimiento de títulos entre las diferentes naciones y la implementación de sistemas de acreditación comunes para validar la calidad de las instituciones, son algunas de las propuestas de la agenda cubana en la cita. Asimismo, desarrollar proyectos de investigación comunes en los que se articulen los esfuerzos de la región.

En la apertura del encuentro, el mandatario de Panamá sostuvo que según cifras de las Américas, la cobertura universitaria representa un gran desafío debido a la deserción que se registra en la matrícula, pues solo uno de cada 10 estudiantes de esa enseñanza termina sus estudios.

En ese sentido puntualizó que “la educación universitaria y la capacitación laboral y técnica es clave en este proceso de erradicación de las desigualdades sociales que existen en nuestro continente, porque tienen un fuerte contenido e impacto económico directamente relacionado con la actividad productiva”.

“Espero que este foro inaugurado sea el abono fundamental que ayude a los presidentes en su enorme responsabilidad de tomar las mejores decisiones en educación superior”, dijo, al tiempo que señaló que hoy se está haciendo historia en nuestro continente.

“Los aportes que se generen en este encuentro serán de mucha importancia para alcanzar los objetivos de crecimiento con desarrollo humano y sostenibilidad”, refirió Varela.

Los desafíos en el campo de la educación superior para la región incluyen la formación ética de los futuros profesionales, de modo que puedan ver la instrucción recibida como una vía para contribuir al mejoramiento de las condiciones de los pueblos.

El jefe de Estado expresó que la educación es la base del desarrollo económico, social y democrático de los países y la misma contribuye al fortalecimiento de las libertades ciudadanas y es la única herramienta que puede sacar a nuestros pueblos de la pobreza, la desesperanza y la marginación por lo cual debemos entenderla como un derecho básico de las personas.

Varela manifestó que en las aulas universitarias se construye el futuro de los países. “La calidad y pertinencia de la enseñanza que en ellas se comparta con mentes jóvenes, ávidas del conocimiento, es lo que garantizará que nuestros países se beneficien con profesionales y técnicos capaces, emprendedores e investigadores incansables, que estén dispuestos a servir al desarrollo de la sociedad a la que pertenecen”.

“El conocimiento es un factor de cambio social y la vocación universitaria debe estar orientada a aportar a ese cambio, a través de la investigación, la enseñanza y la proyección social de ese conocimiento”, remarcó.

En América existen 7,434 universidades, de las que el 46 % están ubicados en Estados Unidos de América y Canadá, el otro 54 % está en América Latina y el Caribe.

Foto: Juvenal Balán, enviado especial
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.